A son de sal­sa

Notitarde - - Ciudad - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

Co­mu­ni­can des­de Pa­la­cio y por los me­dios ve­ne­zo­la­nos-, ma­ni­pu­la­dos por La Ho­ji­lla y el otro por un mi­li­tar, gri­tón él, mal edu­ca­do él, y mi­só­gino, pa­ra com­ple­tar pues de vez en cuan­do la tie­ne co­gi­da con la se­ño­ra Ma­ría Co­ri­na de Ven­te Ve­ne­zue­la. Y ra­ro que el gru­po de fé­mi­nas re­vol­to­sas no lo ha de­nun­cia­do, que se apo­ya y so­ba con de­lec­ta­ción el ma­zo de Tru­cu­trú.

Aho­ra el go­bierno le ha su­ma­do a la ca­de­na de ra­dios y te­le­vi­so­ras, una ra­dio más, pe­ro no es una ra­dio co­rrien­te, es la ra­dio del que man­da! Ra­dio “Pa­la­cio”, ¡El pa­la­cio de la sal­sa!, to­do lo que cau­sa­ría en­vi­dia al pro­pio Ne­rón, que ape­nas po­día mo­ver el fun­di­llo, con mú­si­ca de ci­ta­ras y ar­pas de mano, pues no exis­tían otros ins­tru­men­tos; pe­ro la si­mi­li­tud va en­tre las ca­la­mi­da­des que ja­más ni en la cuar­ta re­pú­bli­ca se ha­bían oí­do, que el pri­mer ma­gis­tra­do se da a las delicias de la sal­sa, su­po­ne­mos que con la First Com­ba­tient ca­len­tan­do los pi­sos de “pa­la­cio” so­la­dos con las fi­nas ma­de­ras im­por­ta­das por Cres­po. ¡Y Mi­re Ud. que allí no se bai­ló ni en tiem­pos del Ca­bi­to, a quien le gus­ta­ba me­ter­le al bam­bu­co ta­chi­ren­se o cu­cu­te­ño, que am­bos tie­nen si­mi­li­tu­des rít­mi­cas, so­bre to­do cuan­do se mue­ve el ravelo, con un que­brai­to, de­bi­do al pis­to­lón que tie­nen en el bol­si­llo. La mú­si­ca su­po­ne­mos que de ori­gen cu­bano, pues no se­rán los Lan­ce­ros, es­tos úl­ti­mos que eran en­se­ña­dos en Va­len­cia por Don Os­wal­do Feo Ca­ba­lle­ro, quien con tan­ta ele­gan­cia anun­cia­ba en el sa­lón: Gu­sano de Da­mas!!, Gu­sano de Ca­ba­lle­ros ¡Re­tour­nee!...... Mien­tras el pi­có sol­ta­ba las no­tas de “Cas­tro In­vic­to”, ja­más he­mos oí­do que un man­da­más, se de­di­que dos o tres ho­ras dia­rias a ejer­ci­tar la cin­tu­ra, apro­ve­chan­do los ai­res pa­ya­ses­cos, pa­ra ata­car a la gen­te se­ria, Dí­ga­me si en la Asam­blea po­nen una ro­co­la pa­ra con­tes­tar con mú­si­ca a “pa­la­cio”, a lo me­jor po­nen un dis­co que se lla­ma “Ra­ta de dos pa­tas”, (Pa­qui­ta del Ba­rrio https://www.youtu­be.com/watch?v=9obV__MFMaY)

muy de mo­da en Mé­xi­co. Así, Ve­ne­zue­la se­ría el pri­mer país del mun­do don­de un cau­di­llo cu­bano le me­te dia­ria­men­te a la sal­sa, y el Con­gre­so le con­tes­ta.

Que di­rán las ma­dres, cu­yos hi­ji­tos, los en­ca­jo­nan en los hos­pi­ta­les, en cu­yas ca­sas no se ve la co­mi­da, to­do fal­ta, pe­ro Ra­dio Pa- la­cio le me­te al son, ya co­men­zó la Na­vi­dad!! Na­vi­dad que aun­que el man­da­más di­ga que es una na­vi­dad re­vo­lu­cio­na­ria to­dos sa­be­mos que se­rá una na­vi­dad peo­rra (Drae) con mu­cha lá­gri­ma mu­cho muer­to en to­dos los ba­rrios de Ve­ne­zue­la. por fal­ta de me­di­ci­nas. Que vai­na, aho­ra le dio por la me­nea­de­ra. Po­bre gen­te de ese par­ti­do, al vi­ce­pre­si­den­te le dio por el ma­zo, y aho­ra al je­fe le dio por la me­nea­de­ra!, pa­ra to­do hay una ex­pli­ca­ción, vino el en­via­do de Nues­tro Pa­pa Fran­cis­co, y otros acó­li­tos, y con­jun­ta­men­te co­men­zó la Na­vi­dad. Los ve­ne­zo­la­nos muer­tos de ham­bre, so­lo la mú­si­ca es gra­tis, so­lo pren­der el apa­ra­to y sin­to­ni­zar a Mi­ra­muer­tos co­mo di­ce el Pro­fe­sor Blan­co Mu­ñoz.

Y lo peor de to­do es que el psi­quia­tra per­so­nal, psi­quia­tra de pa­la­cie­go, sien­te la bai­la­de­ra, y de vez en cuan­do se da su bai­lai­ta, en vez de so­me­ter­lo a exá­me­nes se­rios y re­ce­tar­le una me­di­ci­na que se­rá be­ne­fi­cio­sa pa­ra to­dos. Si su des­tino es la sal­sa, que se va­ya a Cu­ba a ce­le­brar los bai­les y a to­car­le la cha­rras­ca a Fi­del pa­ra ver si es­tá vi­vo, pues la úl­ti­ma vez que lo vie­ron ha­blan­do fue cuan­do el Su­pre­mo Ge­ne­ral, el uni­for­ma­do más po­ten­te de Amé­ri­ca y por si aca­so Pa­drino, se le arro­di­lló, pa­ra oir los con­se­jos que aho­ra nos es­tán apli­can­do a no­so­tros……..!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.