Bus­ti­llo es be­ca­da por la Vir­gen

Con su pri­mer óleo en­tró a la Bie­nal Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo

Notitarde - - Portada - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrie­ta

Yohe­li Bus­ti­llo es­ta­ba sen­ta­da en­tre el pú­bli­co, so­li­ta. Con aten­ción em­pe­zó a es­cu­char la lec­tu­ra del ve­re­dic­to de la 2º Bie­nal de Ar­te Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo, “Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia”. La ilu­sión de ga­nar “al­go” la te­nía al mí­ni­mo por­que en­tre los 52 ad­mi­ti­dos des­ta­can pro­fe­so­res de ar­te, pin­to­res de ca­rre­ra y ar­tis­tas po­pu­la­res con re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria, “en cam­bio yo -di­ce- no ten­go ex­pe­rien­cia, ape­nas ha­bía he­cho dos cua­dros, y el pri­me­ro no cuen­ta por­que era un en­sa­yo”.

Anun­cia­ron los tres primeros lu­ga­res, lue­go las menciones ho­no­rí­fi­cas. De pron­to, “me lan­zan esa bom­ba. Di­je­ron mi nom­bre”, di­ce en­tre ri­sas de emo­ción que to­da­vía le pro­du­ce re­co­dar el ins­tan­te en que su obra La Do­lo­ro­sa del

So­co­rro se al­zó con una Men­ción Ho­no­rí­fi­ca y una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas Ar­tu­ro Mi­che­le­na. Ése es su pri­mer cua­dro en óleo y con és­te al­can­zó el sue­ño de es­tu­diar ar­te.

Su fa­mi­lia la acom­pa­ñó. Ma­má, pa­pá, su her­ma­na me­nor, al­gu­nos tíos y una abue­la. Pe­ro cuan­do lla­ma­ron a Yohe­li, no los te­nía cer­ca. “¡No, mi amor! -vuel­ve a apa­re­cer su con­ta­gio­sa elo­cuen­cia-, no sa­bía a quién abra­zar, me die­ron ga­nas de llo­rar, de sal­tar, no lo po­día creer”, y re­cuer­da que so­lo de­cía: “¡Soy yo, soy yo!”.

Ese do­min­go 9 de oc­tu­bre em­pe­zó con aga­sa­jos y con­sen­ti­mien­tos so­lo pa­ra ella, la ra­zón: Yohe­li es­ta­ba ce­le­bran­do -ade­más- su 26 cum­plea­ños. “Ha­ber si­do ad­mi­ti­da en la Bie­nal ya era un ho­nor, con eso me sen­tí ga­na­do­ra. Fue muy im­pre­sio­nan­te, me aga­rró des­pre­ve­ni­da, nun­ca lo ima­gi­né, no lo es­pe­ré, por­que a ve­ces uno pe­ca de ser muy mo­des­to o hu­mil­de”.

“No me cos­tó na­da pin­tar­la”

Yohe­li su­po del con­cur­so por la con­vo­ca­to­ria pu­bli­ca­da en la re­vis­ta

Le­tra In­ver­sa que cir­cu­la los do­min­gos en es­te dia­rio. “No ten­go na­da que per­der”, pen­só. Mien­tras veía la fo­to­gra­fía de la Pa­tro­na de Va­len­cia en el afi­che de la Bie­nal, ima­gi­nó en una Vir­gen con un man­to azul y es­tre­lla­do. Ésa fue la ima­gen que desa­rro­lló, pe­ro “el tono de azul que me ha­bía ima­gi­na­do era más ver­do­so o ín­di­go, pe­ro no le lle­gué”.

Cuan­do pu­so el lien­zo en blan­co so­bre el ca­ba­lle­te, te­nía me­nos de 18

días pa­ra en­tre­gar la obra. Pin­ta­ba to­do el día. La hi­zo en el for­ma­to mí­ni­mo re­que­ri­do por te­mor a no ter­mi­nar­la a tiem­po. Ade­más, ape­nas es­ta­ba apren­dien­do el com­por­ta­mien­to del óleo, de he­cho, el cua­dro es­ta­ba hú­me­do cuan­do lo en­tre­gó.

En lo que más se con­cen­tró fue en el ros­tro por­que que­ría lo­grar la ex­pre­sión de do­lor de una ma­dre que aca­ba de per­der a su úni­co hi­jo y ase­gu­ra que “no me cos­tó na­da pin­tar a la Vir­gen”.

Des­cu­brien­do a So­co­rro

“Me da pe­na de­cir­lo -con­fie­sa-, aun­que na­cí en Va­len­cia, soy ca­tó­li­ca, muy cre­yen­te, pe­ro yo no co­no­cía la ima­gen Vir­gen del So­co­rro”. La pri­me­ra vez que la vio fue en la ex­po­si­ción de la Bie­nal. Sin em­bar­go, mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra pin­tar­la, fue a la Ca­te­dral de Va­len­cia, pe­ro la Vir­gen es­ta­ba pe­re­gri­nan­do.

Tam­bién in­ves­ti­gó por In­ter­net. Las imá­ge­nes que con­se­guía eran de la Vir­gen de la Do­lo­ro­sa, así su­po que Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro lle­gó a Va­len­cia por error y ori­gi­nal­men­te se tra­ta­ba de la ima­gen de la ad­vo­ca­ción que con­se­guía en la web, y lle­gó a la con­clu­sión de que la Pa­tro­na de Va­len­cia “es una Vir­gen con el nom­bre de otra”, por eso lla­mó a su obra La Do­lo­ro­sa del So­co

rro, “así la per­ci­bí”.

Pe­que­ñas con­fe­sio­nes

Yohe­li es­tu­dia Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en el Co­le­gio Uni­ver­si­ta­rio de Ad­mi­nis­tra­ción y Mer­ca­deo (Cuam), el 16 de es­te mes en­tre­ga su te­sis de pre­gra­do y es- ti­ma re­ci­bir su tí­tu­lo a me­dia­dos del año que vie­ne. “No soy co­no­ce­do­ra de ar­te -lo ad­mi­te- tam­po­co me ima­gi­né nun­ca que iba a pin­tar una Vir­gen”.

So­lo tie­ne tres cua­dros en óleo. El pri­me­ro es un abs­trac­to que hi­zo pa­ra co­no­cer las pro­pie­da­des del pig­men­to, el se­gun­do es la pin­tu­ra pre­mia­da, y el ter­ce­ro es un San An­to­nio de Pa­dua que em­pe­zó a pin­tar ha­ce tres se­ma­nas, jus­to des­pués de ter­mi­nar a So­co­rro y to­da­vía no ha ter­mi­na­do.

Bus­can­do su iden­ti­dad

Es la úni­ca con vo­ca­ción ar­tis­ta de su fa­mi­lia. Pin­ta des­de la ado­les­cen­cia. A to­do le bus­ca el sen­ti­do es­té­ti­co. No tie­ne una te­má­ti­ca es­pe­cí­fi­ca, pe­ro ha abor­da­do la abs­trac­ción, el na­tu­ra­lis­mo y el mis­ti­cis­mo, so­bre to­do le lla­ma la aten­ción lo re­la­cio­na­do con el Re­na­ci­mien­to y sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos son Leo­nar­do Da Vin­ci, Mi­guel Án­gel y Tie­po­lo. “Me gus­ta­ría pin­tar co­mo ellos”, di­ce. - ¿Te ves ha­cien­do ca­rre­ra co­mo pin­to­ra?

- Con el fa­vor de Dios, sí, na­da co­mo de­di­car tu vi­da y ga­nar di­ne­ro con lo que te gus­ta ha­cer. Pa­ra mí no se­ría un tra­ba­jo, por eso quie­ro es­tu­diar ar­te.

- Es­te 13 de no­viem­bre es el Día de Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro, ¿qué men­sa­je le di­rías a la fe­li­gre­sía? - Que no po­de­mos per­der la fe ni las es­pe­ran­zas an­te cual­quier si­tua­ción: Per­so­nal, eco­nó­mi­ca, de sa­lud o del país. Ésa es una de las en­se­ñan­zas más gran­des que me de­jó ha­cer es­te cua­dro. Yo no creí lle­gar ni si­quie­ra a la ex­po­si­ción, pe­ro mi­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.