Co­lap­so de aguas ne­gras per­sis­te en co­mu­ni­dad Las Vuel­tas de Ma­ria­ra

Lle­van años con el mis­mo pro­ble­ma

Notitarde - - Guacara-San Joaquín-Mariara -

Ma­ria­ra, no­viem­bre 4 (Pe­tra María Ji­mé­nez).- En­tre aguas ne­gras con­ti­núan vi­vien­do los ha­bi­tan­tes de la ca­lle Páez, sec­tor Las Vuel­tas, del mu­ni­ci­pio Die­go Iba­rra.

El des­bor­da­mien­to cons­tan­te de las cloa­cas ya se ha he­cho cos­tum­bre, pa­san los años y el pro­ble­ma nun­ca aca­ba.

Lis­nai­da Pe­ña, una de las afec­ta­das y ha­bi­tan­te del lu­gar, di­jo que des­de ju­nio el río de aguas ne­gras co­rre a lo lar­go y an­cho de la vía.

“Ni re­pre­sen­tan­tes de la Al­cal­día ni de Hi­dro­cen­tro se han acer­ca­do por la co­mu­ni­dad a re­pa­rar el gra­ve pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción que aquí vi­vi­mos”.

Lo más la­men­ta­ble es que en am­bos or­ga­nis­mos co­no­cen muy bien lo que ocu­rre con el co­lap­so de las tu­be­rías en Las Vuel­tas, pro­ble­ma que no só­lo se pre­sen­ta en la Páez, ca­lle prin­ci­pal del sec­tor, sino tam­bién en otras vías in­ter­nas.

Con­ta­ron los ve­ci­nos que se cons­tru­yó una plan­ta de tra­ta­mien­to, pe­ro no sa­ben cuá­les son las fun­cio­nes que ha­ce, pe­ro la si­tua­ción no ha si­do re­suel­ta de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

Ra­ras ve­ces de­jan de co­lap­sar, ma­yor­men­te te­ne­mos es­te mar­ti­rio que nos afec­ta el es­tó­ma­go y ge­ne­ra en­fer­me­da­des en la piel a ni­ños y adul­tos por los pes­ti­len­tes olo­res.

En épo­ca de in­vierno no ce­sa el des­bor­da­mien­to. Pa­ra po­der sa­lir de sus ca­sas de­ben sal­tar de un la­do a otro, in­clu­so son mu­chos quie­nes cru­zan en me­dio de es­tas aguas ne­gras.

Asi­mis­mo, de­nun­cian el de­te­rio­ro de las vías y la ma­le­za que exis­te en mu­chas de ellas gra­cias a las cons­tan­te rup­tu­ras de las tu­be­rías.

Hi­dro­cen­tro bus­ca­rá al­ter­na­ti­vas

Por su par­te, el in­ge­nie­ro Ri­chard Gon­zá­lez, je­fe de Dis­tri­bu­ción y Re­co­lec­ción de Hi­dro­cen­tro en el eje orien­tal de Ca­ra­bo­bo, in­for­mó que ha­rán una ins­pec­ción en el lu­gar pa­ra ve­ri­fi­car las con­di­cio­nes del ca­so.

Los ve­ci­nos de­ben so­por­tar dia­ria­men­te los pes­ti­len­tes olo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.