Pre­gun­tas de tri­bu­na

Notitarde - - Opinión - Si­món García @gar­cia­sim

La ne­ce­si­dad de con­fiar en un co­lec­ti­vo di­ri­gen­te nos obli­ga a mi­rar a los par­ti­dos de opo­si­ción re­pre­sen­ta­dos en la Asam­blea. Cuen­tan con le­gi­ti­mi­dad. Va­rios de sus lí­de­res tie­nen el mé­ri­to de ha­ber fun­da­do nue­vos par­ti­dos o ha­ber car­ga­do con otros en fa­se men­guan­te. Una prue­ba que po­cos han po­di­do su­pe­rar.

Ellos crea­ron a la MUD. Cuan- do se lla­ma a su uni­dad, en reali­dad se pi­de cohe­ren­cia, efi­ca­cia y al­tu­ra de mi­ras a quie­nes le han pues­to el pe­cho al con­flic­to. A ellos les co­rres­pon­de­rá asu­mir la ta­rea de reha­cer al país, cen­trán­do­se en la so­lu­ción de los pro­ble­mas con­cre­tos y ur­gen­tes que su­fre la po­bla­ción.

Son el nú­cleo de una al­ter­na­ti­va. Una que va a lle­gar al po­der con vo­tos, a pe­sar de que Ma­du­ro quie­ra per­pe­tuar­se con ba­las. Fren­te a un com­por­ta­mien­to dic­ta­to­rial, ellos pue­den con­ver­tir el diá­lo­go en una ba­rre­ra de con­ten­ción y un es­pa­cio pa­ra ama­rrar a la dic­ta­du­ra a un res­pe­to mí­ni­mo de la Cons­ti­tu­ción.

Pa­ra Ma­du­ro el diá­lo­go es una dis­trac­ción. Pe­ro es­ta vez exis­ten en el seno del ofi­cia­lis­mo sec­to­res que no com­par­ten su jue­go y se re­sis­ten a afe­rrar­se al po­der a cual­quier cos­to. Ma­du­ro de­be ser obli­ga­do a per­ma­ne­cer en la me­sa y apli­car sus acuer­dos. Lan­zar gra­na­das con­tra la me­dia­ción y las re­glas acor­da­das tie­ne un lí­mi­te y un cos­to.

La dic­ta­du­ra se va por­tar co­mo una dic­ta­du­ra. ¿No de­be­ría la MUD per­ma­ne­cer en el diá­lo­go pa­ra des­en­mas­ca­rar al au­tó­cra­ta, fren­te a quie­nes aun con­fían en él?

El diá­lo­go no es só­lo una co­mi- sión de me­sa. Sus pa­tas es­tán en la mo­vi­li­za­ción, en la ac­tua­ción de la Asam­blea Na­cio­nal y en re­for­zar la in­fluen­cia de go­bier­nos ami­gos en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal.

Diá­lo­go y lu­cha por la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción, por la so­lu­ción in­me­dia­ta de ca­la­mi­da­des que ma­sa­cran a los ciu­da­da­nos y por la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes blo­quea­das son dos la­dos del mis­mo pro­ble­ma. ¿ Pue­de la MUD re­for­mu­lar la ame­na­za, que me re­sis­to a creer, de re­ti­rar­se de la me­sa el 12 pa­ra qui­tar­le al go­bierno el ce­po del diá­lo­go?

¿ Pue­de la MUD te­ner ac­cio­nes sus­ti­tu­tas y con ob­je­ti­vos más cla­ros y se­gu­ros que la mar­cha a Mi­ra­flo­res? Es­pe­cial­men­te sa­bien­do que dic­ta­du­ra no re­ci­be car­tas y que ha­ce fal­ta dar­le más pi­so so­cial, lo­cal y sec­to­rial a la bús­que­da de so­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas? ¿ Alen­ta­ría la MUD ac­cio­nes que le abran par­ti­ci­pa­ción al cha­vis­mo di­si­den­te? ¿ Pue­de for­mu­lar un dis­cur­so cons­ti­tu­cio­nal ha­cia la Fuer­za Ar­ma­da co­mo ins­ti­tu­ción?

Oja­lá que la MUD ten­ga bien re­suel­tas es­tas in­te­rro­gan­tes y que la orien­ta­ción del Pa­pa nos ayu­des a to­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.