¿Ca­sa­dos en el cie­lo?

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro ¿Có­mo se­re­mos al re­su­ci­tar? www.bue­na­nue­va.net

Una vez le hi­cie­ron una pre­gun­ta si­mi­lar a Je­sús ( cf. Lc.

20, 27- 38). Le pre­sen­ta­ron el ca­so de una mu­jer que fue viu­da con­se­cu­ti­va­men­te de sie­te her­ma­nos. Y le pre­gun­ta­ron: des­pués de la re­su­rrec­ción, “¿ de cuál de ellos se­ría es­po­sa la mu­jer, pues los sie­te es­tu­vie­ron ca­sa­dos con ella?”.

Je­sús res­pon­de: “En es­ta vi­da, hom­bres y mu­je­res se ca­san, pe­ro en la vi­da fu­tu­ra - los que sean juz­ga­dos dig­nos de ella y de la re­su­rrec­ción de los muer­tos- no se ca­sa­rán ni po­drán ya mo­rir, por­que se­rán se­me­jan­tes a los Án­ge­les. Y se­rán hi­jos de Dios, pues Él los ha­brá re­su­ci­ta­do”.

¿Qué con­clu­sio­nes po­de­mos sa­car de es­ta res­pues­ta de Je­sús?

1. Hay una vi­da fu­tu­ra. La ver­da­de­ra Vi­da co­mien­za des­pués de la muer­te. Es­ta vi­da es só­lo una pre­pa­ra­ción pa­ra esa otra Vi­da.

2. To­dos es­ta­mos lla­ma­dos a esa Vi­da del mun­do fu­tu­ro, en el que vi­vi­re­mos “re­su­ci­ta­dos”, en una vi­da dis­tin­ta a la del mun­do pre­sen­te. Pe­ro ¡ OJO! No to­dos lle­ga­re­mos a esa Vi­da. Nos di­ce Je­sús que só­lo “los que sean juz­ga­dos dig­nos de ella y de la re­su­rrec­ción de los

muer­tos”. La vo­lun­tad de Dios es que to­dos los se­res hu­ma­nos nos sal­ve­mos y lle­gue­mos a esa Vi­da del mun­do fu­tu­ro. Pe­ro vea­mos lo que Cristo nos ad­vier­te so­bre el mo­men­to de la re­su­rrec­ción de los muer­tos: “Lle­ga la ho­ra en que to­dos los que es­tén en los se­pul­cros oi­rán la voz del Hi­jo de Dios y sal­drán los que ha­yan he­cho el bien pa­ra una re­su­rrec­ción de vi­da, pe­ro los que obra­ron mal re­su­ci­ta­rán pa­ra la con­de­na­ción” ( Jn. 5, 28- 29). ¿ En­ton­ces? To­dos re­su­ci­ta­re­mos, pe­ro unos re­su­ci­ta­rán pa­ra la Vi­da y otros pa­ra la con­de­na­ción.

3. En el Cie­lo no ha­brá ma­tri­mo­nios: “en la vi­da fu­tu­ra no se ca­sa­rán”. Es cier­to que es­ta­re­mos jun­to con los de­más sal­va­dos, in­clu­yen­do nues­tros se­res que­ri­dos sal­va­dos, pe­ro la esen­cia del Cie­lo es vi­vir en la ple­ni­tud de Dios.

4. Lle­ga­re­mos a ser in­mor­ta­les: “no po­drán ya mo­rir y se­rán se­me­jan­tes a los Án­ge­les”.

La vi­da en el mun­do fu­tu­ro no sig­ni­fi­ca que vol­ve­re­mos a es­ta vi­da te­rre­nal. Tam­po­co sig­ni­fi­ca que va­mos a re- en­car­nar; es de­cir, vol­ver a na­cer en otro cuer­po que no es el nues­tro. La re- en­car­na­ción, ade­más de ser im­po­si­ble, es un mi­to ne­ga­do en la Bi­blia y he­ré­ti­co pa­ra los cris­tia­nos. Más bien se­re­mos co­mo los Án­ge­les, que son be­llos, in­mor­ta­les, re­ful­gen­tes, etc. Al re­su­ci­tar ten­drá lu­gar la reuni­fi­ca­ción de nues­tra al­ma in­mor­tal con nues­tro cuer­po mor­tal, pe­ro és­te se­rá glo­ri­fi­ca­do en ese mis­mo mo­men­to... co­mo el de Cristo des­pués de re­su­ci­tar, co­mo el de la San­tí­si­ma Vir­gen, asun­ta al Cie­lo en cuer­po y al­ma.

5. Se­re­mos ver­da­de­ra­men­te “hi­jos de Dios, pues Él nos ha­brá re­su­ci­ta­do”. Y ¿es que no so­mos ya hi­jos de Dios? To­dos so­mos crea­tu­ras de Dios. Pe­ro

“son hi­jos de Dios los que se de­jan guiar por el Es­pí­ri­tu de Dios” (Rom. 8, 14). Y “los que lo re­ci­bie­ron, que son los que creen en su Nom­bre, les con­ce­dió ser hi­jos de Dios” (Jn. 1, 11-12). En­ton­ces, so­mos hi­jos de Dios si es­ta­mos en gra­cia. Pe­ro a par­tir del mo­men­to de nues­tra re­su­rrec­ción lo se­re­mos ple­na­men­te, pues se­re­mos co­mo Él, ya que es­ta­re­mos pu­ri­fi­ca­dos to­tal­men­te del pe­ca­do y de to­das sus con­se­cuen­cias. A es­to se re­fie­re San Juan cuan­do nos ha­bla de nues­tra nue­va con­di­ción: “Ama­dos: des­de ya so­mos hi­jos de Dios, aun­que no se ha ma­ni­fes­ta­do lo que se­re­mos al fin ... se­re­mos se­me­jan­tes a Él, por­que lo ve­re­mos tal co­mo es” (1 Jn. 3, 2).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.