Mien­tras más ha­bla, más re­cha­zo re­ci­be

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Garrido luir­garr@hot­mail.com.

“No me sub­es­ti­men, no me co­no­cen, no sa­ben de lo que soy ca­paz”. Con to­do lo ex­tra­ño que pa­rez­ca, es­ta es una reali­dad que vi­ve el ve­ne­zo­lano. La ma­jes­tad pre­si­den­cial ha si­do pi­so­tea­da por es­te per­so­na­je; la con­vir­tió en un ring de bo­xeo des­de don­de y co­mo cual­quier gua­pe­tón de ba­rrio, re­ta a sus ad­ver­sa­rios. Su in­com­pe­ten­cia y odio vis­ce­ral cons­ti­tu­yen el cal­do en­ve­ne­na­do que ha re­ga­do so­bre la na­ción.

Por si fue­ra po­co, apa­re­ce en el es­ce­na­rio quien lo vie­ne apa­dri­nan­do en sus mu­chos desafue­ros pa­ra dar­le se­ña­les de un su­pues­to apo­yo pro­ve­nien­tes de las fi­las cas­tren­ses. No es pre­ci­sa­men­te al Ar­tícu­lo 328 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la al que de­bía re­fe­rir­se el mi­nis­tro en su co­mu­ni­ca­do; pe­ro si ese fue su pro­pó­si­to, se­ría bueno re­cor­dar­le que sus acom­pa­ñan­tes no son el ejér­ci­to ve­ne­zo­lano; quie­nes sí lo con­for­man, no ha­cen alar­des de un so­cia­lis­mo con­ta­mi­na­do por la co­rrup­ción. En la­bios de la gran ma­yo­ría de nues­tro ejér­ci­to y por res­pe­to a su pro­pia fa­mi­lia -que tam­bién pa­de­ce el mie­do an­te la in­se­gu­ri­dad y los su­fri­mien­tos del ve­ne­zo­lano co­mún- no se es­cu­cha pro­nun­ciar esa fra­se hu­mi­llan­te: “Chá­vez vi­ve”. So­lo que­da pre­gun­tar­le cuá­les se­rán sus pró­xi­mas pos­tu­ras fren­te al inevi­ta­ble de­rrum­be de su apa­dri­na­do.

Los ve­ne­zo­la­nos no quie­ren ni un día más a Ma­du­ro en Mi­ra­flo­res; eso se ma­ni­fies­ta en la pro­tes­ta dia­ria, en el ma­les­tar ge­ne­ral. El pue­blo re­cla­ma de­re­cho al vo­to, li­ber­tad a los pre­sos po­lí­ti­cos, aten­ción a las víc­ti­mas de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y res­pe­to a los po­de­res. Le ce­rra­ron to­dos los ca­mi­nos al re­vo­ca­to­rio, pe­ro hoy tie­nen la in­dig­na­ción en las ca­lles ha­cien­do sen­tir el pe­so de la Cons­ti­tu­ción y dis­pues­tos a res­ta­ble­cer el or­den de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

El pue­blo, de la mano de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca y el co­ra­je ma­ni­fes­ta­do por sus dipu­tados en la Asam­blea Na­cio­nal en­fren­ta las cla­ras evi­den­cias de la par­cia­li­dad de los ór­ga­nos del Es­ta­do, agru­pa­dos a la ideo­lo­gía del go­bierno. Ma­du­ro tie­ne a la so­cie­dad en si­tua­ción de so­bre­vi­ven­cia y ac­túa con un des­me­di­do per­so­na­lis­mo que es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia. ¿Cuán­tos días fal­tan? No se tra­ta de im­pro­vi­sa­ción; pe­ro con un pue­blo en la ca­lle y dis­pues­to a po­ner­le fin a es­ta dic­ta­du­ra, más tem­prano que tar­de y al gri­to de ¡vi­va Ve­ne­zue­la! re­pi­ca­rán las cam­pa­nas anun­cian­do la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.