Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na y su le­gi­ti­mi­dad

Notitarde - - Ciudad - Thamara Al­ca­lá

Hoy qui­sie­ra ha­blar­les de las múl­ti­ples vi­sio­nes del sis­te­ma elec­to­ral en Ve­ne­zue­la pe­ro so­bre­to­do el tra­ta­mien­to me­diá­ti­co que se le da en nues­tro país.

La in­ten­ción es res­pon­der a quie­nes se han de­di­ca­do a men­tir al pue­blo ve­ne­zo­lano so­bre la le­gi­ti­mi­dad del lí­der de la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na, la úni­ca ver­dad es que Hu­go Chá­vez es el po­lí­ti­co que más ha si­do ele­gi­do ga­nan­do más elec­cio­nes li­bres y jus­tas que cual­quier po­lí­ti­co so­bre la faz de la tie­rra.

Lue­go de mu­chos aná­li­sis de ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les de nues­tros pro­ce­sos elec­to­ra­les, se ha lle­ga­do a la con­clu­sión y no por Thamara Al­ca­la, ni por un re­vo­lu­cio­na­rio, ni un ti­rano, sino por vo­ce­ros de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que no se iden­ti­fi­can con la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na, co­mo el Cen­tro Car­ter, que Hu­go Chá­vez y la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na, son las elec­cio­nes más per­fec­tas que ha­ya ob­ser­va­do y por su­pues­to mu­cho me­jor que las de los EEUU.

Hu­go Chá­vez, a quien hoy la de­re­cha ve­ne­zo­la­na de la for­ma más hi­pó­cri­ta y ras­tre­ra, in­ten­ta apro­bar y es­tar de acuer­do con su obra, pe­ro a quien du­ran­te to­dos sus años en el go­bierno de Ve­ne­zue­la nun­ca lo re­co­no­cie­ron co­mo pre­si­den­te, a quien le die­ron el gol­pe de es­ta­do en el año 2002, a quien no pa­ra­ron de rea­li­zar­le las gua- rim­bas en el 2004, a quien le hi­cie­ron el pa­ro y sa­bo­ta­je pe­tro­le­ro y por su­pues­to a quien le cri­ti­ca­ron la eje­cu­ción y crea­ción de to­das las mi­sio­nes y has­ta ce­le­bra­ron su muer­te.

A ese Chá­vez, de quien di­je­ron que no per­mi­tía en nues­tro país opo­si­ción ni li­ber­tad de ex­pre­sión, pues na­da más y na­da me­nos que du­ran­te to­dos los pro­ce­sos elec­to­ra­les en el que par­ti­ci­pó hu­bo la par­ti­ci­pa­ción de 30 par­ti­dos de opo­si­ción pa­ra apo­yar a un can­di­da­to Pre­si­den­cial y don­de esos can­di­da­tos de opo­si­ción no de­ja­ron de sa­lir en pan­ta­lla y me­dios di­fu­so­res de in­for­ma­ción y aun así, el pue­blo re­vo­lu­cio­na­rio de­mos­tró su de­ci­sión de ser li­bres y so­be­ra­nos me­dian­te el vo­to po­pu­lar.

Ta­les agre­sio­nes, ata­ques, men­ti­ras y bu­lling me­diá­ti­co se han di­rec­cio­na­do al Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, y es una des­gra­cia que el sec­tor de la cla­se me­dia al­ta vea con odio la ges­tión del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro a quien de igual ma­ne­ra han tra­ta­do de lla­mar­lo Ile­gi­ti­mo, a quien des­de que lle­gó a Mi­ra­flo­res por la vo­lun­tad po­pu­lar, han he­cho has­ta lo im­po­si­ble por tras­tor­nar el de­sa­rro­llo de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

En Ve­ne­zue­la los he­chos ver­da­de­ros ha­blan por sí so­los, Chá­vez y Ma­du­ro son con­si­de­ra­dos gran­des lí­de­res del ter­cer mun­do, don­de mu­chos nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos con ellos pues han lo­gra­do li­be­rar a mu­chos de la po­bre­za y le han da­do a mu­chos sec­to­res el re­co­no­ci­mien­to pleno co­mo ve­ne­zo­la­nos li­bres, dig­nos, in­de­pen­dien­tes y so­be­ra­nos, sien­do la re­vo­lu­ción su prin­ci­pal de­fen­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.