Vo­ca­ción sa­cer­do­tal des­de jo­ven y pro­fun­do ca­ri­ño por Va­len­cia

Notitarde - - Entrevista - Je­sús Ga­lea Ti­be­rio

Las pa­la­bras re­gias y con­tun­den­tes que se pa­sea­ban por la me­sa re­don­da fue­ron las pro­ta­go­nis­tas de la con­ver­sa­ción con el Pres­bí­te­ro, mien­tras és­te evo­ca­ba los re­cuer­dos de sus ini­cios en el sa­cer­do­cio y a ca­da pre­gun­ta res­pon­día con to­tal en­te­re­za; la con­no­ta­ción de la so­ta­na to­ca­ba los sen­ti­dos del pa­nel de pe­rio­dis­tas.

El párroco de la Ca­te­dral de Va­len­cia, Pe­dro De Frei­tas, tu­vo el pri­vi­le­gio de for­mar par­te de la pri­me­ra pro­mo­ción de sa­cer­do­tes del Se­mi­na­rio Ma­yor de Va­len­cia, ade­más de ser ins­trui­do por mon­se­ñor Luis Eduardo Hen­rí­quez.

El Pres­bí­te­ro siem­pre par­ti­ci­pó en las ac­ti­vi­da­des pa­rro­quia­les y con­si­de­ra que su vo­ca­ción se de­fi­nió des­de muy tem­prano, por lo que a lo lar­go de su ex­pe­rien­cia pas­to­ral ha ali­men­ta­do en ca­da fe­li­grés el in­te­rés de asis­tir a mi­sa y la fe en el Al­tí­si­mo.

No li­mi­tó sus fun­cio­nes en las ta­reas re­li­gio­sas, tam­bién se des­ta­có co­mo pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía y Teo­lo­gía. Mo­ti­va­do es­pi­ri­tual­men­te por los va­lo­res cris­tia­nos, el pa­dre Pe­dro De Frei­tas du­ran­te su vi­da se ha de­di­ca­do a en­se­ñar a to­dos los fie­les en ca­da ho­mi­lía.

El clé­ri­go, con más de 25 años de ser­vi­cio, no se ima­gi­na en otra pa­rro­quia que no sea la de la ca­pi­tal ca­ra­bo­be­ña, “mi ám­bi­to siem­pre se­rá la Ar­qui­dió­ce­sis de Va­len­cia”.

La Igle­sia tie­ne vi­da, y la misma es­tá acom­pa­ña­da de re­tos y sa­tis­fac­cio­nes an­te las que el ar­qui­dio­ce­sano se ha en­fren­ta­do sin va­ci­la­cio­nes, pues­to que la Ca­te­dral co­mo epi­cen­tro es la re- cep­to­ra de to­dos es­tos cam­bios, pe­ro la pre­pa­ra­ción y de­di­ca­ción han es­ta­do jun­to a él pa­ra asu­mir­los con el ca­rác­ter que lo iden­ti­fi­ca.

La fi­de­li­dad a Dios ha per­mi­ti­do que la gen­te si­ga yen­do a la Ca­te­dral; sin em­bar­go, ex­pre­só con nos­tal­gia que so­lo han cam­bia­do sus horarios por la ne­ce­si­dad de pro­te­ger al fe­li­grés pa­ra no de­jar de re­unir­se en es­te lu­gar sa­gra­do, que se ha con­ver­ti­do en el es­pa­cio es­pi­ri­tual pre­fe­ri­do por mu­chos va­len­cia­nos. “Yo cuan­do lle­gué en el año 95 las mi­sas eran a las 6:00 de la tar­de, pe­ro aho­ra ya es­tán a las 4:30 p.m.”.

Con­si­de­ró con año­ran­za en los años 70 cuan­do las mi­sas de agui­nal­do se rea­li­za­ban a me­dia no­che eran “apo­teó­si­cas”, uno de los mu­chos mo­men­tos que es­te fiel sa­cer­do­te vi­vió en la Ca­te­dral de Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.