¿Se­rá po­si­ble un acuer­do ge­ne­ral?

3/19

Notitarde - - Deportes - Je­sús Puer­ta

os con­flic­tos tie­nen so­lu­cio­nes pa­ra­dó­ji­cas. Es­to re­su­me la dia­léc­ti­ca de las si­tua­cio­nes. En cues­tión de ho­ras, el cho­que inevi­ta­ble de dos au­to­mó­vi­les cu­yos con­duc­to­res me­tían a fon­do sus ace­le­ra­do­res, uno con­tra el otro, se trans­for­mó en un apre­tón de ma­nos. Las ba­rras to­da­vía aplau­dían y azu­za­ban a sus gla­dia­do­res en la are­na pa­ra que ani­qui­la­ran de una vez a sus res­pec­ti­vos ad­ver­sa­rios cuan­do, de pron­to, al­guien di­jo “há­ga­se el diá­lo­go” y el diá­lo­go se hi­zo. El cam­bio de se­ñas aga­rró a mu­chos fue­ra de ba­se. To­da­vía que­dan res­tos de adre­na­li­na en la san­gre. Ecos del ya su­pe­ra­do clí­max de agre­si­vi­dad se es­cu­chan to­da­vía en el tono de las de­cla­ra­cio­nes, los in­sul­tos, ame­na­zas y con­vo­ca­to­rias. Mu­chos re­fun­fu­ñan frases “re­vo­lu­cio­na­rias” o “re­vo­ca­to­rias” cuan­do al­guien ha­bla de to­le­ran­cia, de­mo­cra­cia y has­ta de cons­ti­tu­ción. El ho­nor del gue­rre­ro, enar­de­ci­do por las im­pre­ca­cio­nes, se re­sis­te a ser des­pla­za­do por la as­tu­cia, la di­plo­ma­cia y la ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra que gus­ta del si­len­cio y los eu­fe­mis­mos.

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro men­cio­nó al­go so­bre al­can­zar un “con­sen­so ge­ne­ral”. Ahí es­tá el meo­llo. Por­que la cons­ti­tu- ción, que de­bie­ra cum­plir esa fun­ción de “con­sen­so ge­ne­ral” en me­dio de la lu­cha de cla­ses o del en­fren­ta­mien­to a muer­te de los po­de­res fác­ti­cos, es­tá en sus­pen­so des­de que los dos prin­ci­pa­les ac­to­res po­lí­ti­cos só­lo la men­cio­nan a su con­ve­nien­cia. Ca­da uno usa co­mo ex­cu­sa, el des­pre­cio a la cons­ti­tu­ción del otro. Lo com­pli­ca­do es que tres ca­pas de dis­cur­sos se yux­ta­po­nen: la “rea­lis­ta” que ex­pli­ca que la cons­ti­tu­ción, ade­más de “bur­gue­sa”, es só­lo el re­sul­ta­do de una co­rre­la­ción de fuer­zas, una es­pe­cie de bar­niz ilu­so­rio, y por ello lo im­por­tan­te es apli­car fuer­za “de ca­lle” o “de ar­mas”; otra, la que di­ce asu­mir la le­ga­li­dad y la le­gi­ti­mi­dad y acu­sa al otro de co­me­ter “vio­la­cio­nes” que jus­ti­fi­can las pro­pias. La ter­ce­ra ca­pa de dis­cur­sos alu­de a lo co­rrec­to, un “de­ber ser” que pre­ten­de alec­cio­nar en la to­le­ran­cia a una fa­na­ti­ca­da se­dien­ta de vic­to­rias ab­so­lu­tas.

Pe­ro, in­sis­ti­mos, los con­flic­tos tie­nen so­lu­cio­nes pa­ra­dó­ji­cas. Es lo que cier­to fi­ló­so­fo ale­mán lla­ma­ba “la as­tu­cia de la ra­zón”. Pre­ci­sa­men­te por­que nin­guno de los dos con­trin­can­tes res­pe­ta de­ma­sia­do a la cons­ti­tu­ción, pre­ci­sa­men­te por­que só­lo con­fían en su pro­pia fuer­za (de ca­lle, mi­li­tar, in­ter­na­cio­nal, me­diá­ti­co) y no en unas re­glas que im­pli­can siem­pre al­gu­na tram­pa, de­be­rá lle­gar­se a al­gu­na for­ma de “con­sen­so ge­ne­ral” y allí es­tás la cons­ti­tu­ción pa­ra dar el mar­co ne­ce­sa­rio.

Hay otros fac­to­res que, apar­te del he­cho cier­to de que nin­guno pue­de ani­qui­lar o ex­ter­mi­nar al otro, sino que de­be con­vi­vir con él, de­ter­mi­nan el desen­la­ce del acuer­do. El pri­me­ro, la eco­no­mía. El Par­ti­do-Go­bierno-mi­li­ta­res in­sis­te, una y otra vez, en lla­mar a los ca­pi­ta­les trans­na­cio­na­les a in­ver­tir en el país, ofre­cien­do las fa­ci­li­da­des de las Zo­nas Es­pe­cia­les, pa­ra que ex­plo­ten nues­tra ri­que­za mi­ne­ra y pe­tro­le­ra. Cla­ma por re­fi­nan­ciar las deu­das y ad­qui­rir otras, ro­gan­do por una ac­ti­tud más com­pren­si­va y “jus­ta” al mer­ca­do fi­nan­cie­ro glo­bal, pre­ci­sa­men­te ese que se ca­rac­te­ri­za por su in­jus­ti­cia. Bus­ca so­lu­cio­nes ne­go­cia­das a plei­tos di­ri­mi­dos en tribunales y or­ga­nis­mos trans­na­cio­na­les. Con­vo­ca reunio­nes a los “sec­to­res pro­duc­ti­vos”, nom­bre bo­ni­to pa­ra la misma bur­gue­sía fea cuan­do exi­ge ga­ran­tías po­lí­ti­cas. Di­gá­mos­lo de una vez; es­ta­mos jo­di­dos en lo eco­nó­mi­co ¿Gue­rra eco­nó­mi­ca? Los ex­per­tos en lu­cha de cla­ses no de­bie­ran sor­pren­der­se de que ha­ya tal co­sa, no só­lo du­ran­te el pe­río­do de Ma­du­ro, sino des­de siem­pre, por­que nun­ca he­mos sa­li­do del ca­pi­ta­lis­mo y me­nos del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal. En él y ba­sa­dos en la bús­que­da del pro­pio be­ne­fi­cio, exis­ten has­ta las co­mu­nas, la fis­ca­li­za­ción mi­li­tar de la dis­tri­bu­ción y esa pro­duc­ción pa­ra la sub­sis­ten­cia que se pre­ten­de so­cia­lis­ta, cuan­do es só­lo eso, pro­duc­ción pa­ra el con­su­mo in­me­dia­to, pa­lia­ti­vo de una irre­mi­si­ble po­bre­za. Es en él por don­de am­bos con­ten­dien­tes quie­ren “sa­car ade­lan­te el país” (di­go, es un de­cir).

La pug­na se re­du­ce aho­ra a cues­tio­nes de “ho­nor”, apa­rien­cia, ima­gen, pan- ta­lla y tono de voz. Las vo­ces de la in­to­le­ran­cia, Ma­ri­pi­li, son só­lo ges­tos pa­ra ga­nar pun­tos en vis­tas de pró­xi­mas elec­cio­nes. Los ex­tre­mos cum­plen fun­cio­nes ca­tár­ti­cas. La po­la­ri­za­ción tie­ne que ver más con Sta­nis­lavsky y Pi­ran­de­llo, que con Marx y Bo­lí­var. Hay un con­sen­so de fon­do que ser­vi­rá de fun­da­men­to al “con­sen­so ge­ne­ral” de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro: ha­cen fal­ta ca­pi­ta­les y re­glas ge­ne­ra­les pa­ra que la pug­na po­lí­ti­ca no toque los po­de­res fác­ti­cos, en pri­mer lu­gar, el con­trol de las ar­mas y el de los ca­pi­ta­les. Ya hay ele­men­tos in­me­dia­tos pa­ra tal acuer­do: li­be­ra­ción de pre­sos, importaciones con fa­ci­li­da­des de pa­go, elec­cio­nes ( cam­bio re­vo­ca­to­rio por ade­lan­to de elec­cio­nes ge­ne­ra­les, por ejem­plo), rea­jus­te con­cer­ta­do de la com­po­si­ción de los Po­de­res Pú­bli­cos (via­ble si eli­gen los dipu­tados de Ama­zo­nas y la AN reasu­me sus fa­cul­ta­des ple­nas). Y, so­bre to­do, man­te­ni­mien­to de la Cons­ti­tu­ción, la misma que to­dos usan a su con­ve­nien­cia y to­dos res­pe­tan an­te las cá­ma­ras.

Por su­pues­to, si al­go que­da por exi­gir, es que se ac­ti­ve la so­be­ra­nía po­pu­lar, ba­se de le­gi­ti­mi­dad de la cons­ti­tu­ción misma. QUE LOS ACUER­DOS VA­YAN A RE­FE­REN­DO. ESA ES LA CON­SIG­NA QUE NOS QUE­DA. Des­pués, por su­pues­to, se­gui­rá la lu­cha po­lí­ti­ca, de cla­ses, co­mo quie­ras lla­mar­la. La úni­ca po­la­ri­za­ción inad­mi­si­ble pa­ra al­guien con tres de­dos de fren­te, es la de los bue­nos bue­ní­si­mos con­tra los ma­los ma­lí­si­mos. Al­go te­ne­mos que apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.