Que­mar las na­ves

Notitarde - - Deportes - Gus­ta­vo Fernández Co­lón

La des­apa­ri­ción fí­si­ca de Hu­go Chá­vez y su su­ce­sión por Ni­co­lás Ma­du­ro en la pre­si­den­cia de Ve­ne­zue­la, pre­ci­pi­tó un vi­ra­je ines­pe­ra­do en la evo­lu­ción po­lí­ti­ca de la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na. Sin el ca­ris­ma del di­fun­to lí­der y en me­dio de la con­trac­ción eco­nó­mi­ca más se­ve­ra del úl­ti­mo me­dio si­glo, el re­cha­zo a la ges­tión pre­si­den­cial ha al­can­za­do ni­ve­les de has­ta un 80 por cien­to del elec­to­ra­do.

El des­con­ten­to de un pue­blo cas­ti­ga­do por el des­abas­te­ci­mien­to, la es­pe­cu­la­ción, la hi­per­in­fla­ción, la im­pu­ni­dad del ham­pa, la co­rrup­ción y el de­te­rio­ro de los ser­vi­cios pú­bli­cos, se tra­du­jo en un con­tun­den­te “vo­to cas­ti­go” en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 6 de diciembre, en las que re­sul­ta­ron ven­ce­do­res los par­ti­dos de opo­si­ción agru­pa­dos en la MUD.

La nueva ma­yo­ría par­la­men­ta­ria in­ter­pre­tó es­te triun­fo co­mo una ex­pre­sión del de­seo de sus elec­to­res de po­ner­le fin al man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro. Por ello Henry Ra­mos Allup, en su pri­me­ra alo­cu­ción co­mo pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, se apre­su­ró a pro­me­ter­le al país que cum­pli­ría es­te ob­je­ti­vo en un pla­zo de seis me­ses. A con­ti­nua­ción, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal del TSJ, con­tro­la­da por un nú­me­ro pre­do­mi­nan­te de ma­gis­tra­dos afec­tos al go­bierno, anu­ló prác­ti­ca­men­te to­das las ac­tua­cio­nes del Po­der Le­gis­la­ti­vo has­ta de­cla­rar­lo en desacato.

En­tre­tan­to, la ini­cia­ti­va opo­si­to­ra de so­li­ci­tar la ac­ti­va­ción de un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio en con­tra del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fue pa­ra­li­za­da por el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, cu­ya di­rec­ti­va es­tá con­for­ma­da tam­bién, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, por re­pre­sen­tan­tes del bo­li­va­ria­nis­mo. Tam­bién fue­ron sus­pen­di­das, has­ta nue­vo avi­so, las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res y al­cal­des, cu­ya ce­le­bra­ción es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra diciembre de es­te año, con el ar­gu­men­to de la fal­ta de pre­su­pues­to. Por úl­ti­mo, el Pre­si­den­te Ma­du­ro de­ci­dió ob­viar el re­qui­si­to cons­ti­tu­cio­nal de so­me­ter a con­si­de­ra­ción del Par­la­men­to el pro­yec­to de Pre­su­pues­to Na­cio­nal pa­ra el año 2017, y op­tó por so­li­ci­tar su apro­ba­ción di­rec­ta­men­te al TSJ.

El Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo se acu­san mu­tua­men­te de que­bran­tar las nor­mas de la Cons­ti­tu­ción. El en­fren­ta­mien­to ha lle­ga­do a tal ex­tre­mo que tan­to el go­bierno co­mo la opo­si­ción han acep­ta­do el acom­pa­ña­mien­to del Va­ti­cano y va­rios ex-pre­si­den­tes de paí­ses her­ma­nos, co­mo me­dia­do­res en un diá­lo­go en­tre las par­tes que per­mi­ta apla­car la con­flic­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y evi­tar que la vio­len­cia se des­bor­de, con im­pre­de­ci­bles con­se­cuen­cias.

En el mar­co de es­ta ten­ta­ti­va de ne­go­cia­ción, que al­gu­nos sec­to­res de la opo­si­ción han per­ci­bi­do co­mo una tác­ti­ca del Go­bierno pa­ra ga­nar tiem­po y es­ta­bi­li­zar­se en el po­der, el Pre­si­den­te Ma­du­ro ha de­cla­ra­do que per­ma­ne­ce­rá al fren­te del Eje­cu­ti­vo has­ta el ven­ci­mien­to de su man­da­to en 2018; lo que ha­ce pa­ten­te su in­ten­ción de no acep­tar la rea­li­za­ción del re­fe­rén­dum. Asi­mis­mo ha di­cho que, de con­ti­nuar la em­bes­ti­da “gol­pis­ta” de la opo­si­ción, pro­fun­di­za­rá la Re­vo­lu­ción has­ta lle­var­la a un gra­do de ra­di­ca­li­za­ción nun­ca an­tes vis­to, ni si­quie­ra en la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que ni la Cu­ba­na.

To­do ello su­gie­re que an­tes de co­rrer el ries­go de per­der el po­der, el pre­si­den­te Ma­du­ro pa­re­ce es­tar dis­pues­to a di­fe­rir o sus­pen­der las con­sul­tas elec­to­ra­les o re­fren­da­rias que es­tá obli­ga­do a aca­tar por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal. De in­cu­rrir en es­te desa­tino, es­ta­ría “que­man­do las na­ves”, co­mo Her­nán Cor­tés, de la más im­por­tan­te con­quis­ta his­tó­ri­ca de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na con­tem­po­rá­nea: la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va ins­tru­men­ta­li­za­da no só­lo me­dian­te la elec­ción de car­gos pú­bli­cos, sino so­bre to­do me­dian­te las Asam­bleas de Ciu­da­da­nos, los re­fe­ren­dos y de­más me­dios de par­ti­ci­pa­ción y pro­ta­go­nis­mo po­pu­lar, con­sa­gra­dos en el Ca­pí­tu­lo IV de la Cons­ti­tu­ción Bo­li­va­ria­na.

Pe­ro el pre­si­den­te no es el úni­co ac­tor cla­ve en es­te jue­go po­lí­ti­co. La opo­si­ción tam­bién es­tá obli­ga­da a mo­ver sus pie­zas con sa­bi­du­ría, pa­ra que el país no re­sul­te arras­tra­do por una es­pi­ral de vio­len­cia fra­tri­ci­da don­de to­dos re­sul­ta­ría­mos per­de­do­res. Ro­gue­mos a Dios pa­ra que el diá­lo­go ini­cia­do con la me­dia­ción de la Igle­sia y los ex-pre­si­den­tes, con­tri­bu­ya al lo­gro de una so­lu­ción pa­cí­fi­ca, de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal, al gra­ví­si­mo dra­ma por el que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.