#He­roí­nas sin ba­rre­ras

Notitarde - - Deportes - Da­lia Co­rrea

“Por un mun­do don­de sea­mos so­cial­men­te igua­les, hu­ma­na­men­te di­fe­ren­tes y to­tal­men­te li­bres.” Ro­sa Lu­xem­bur­go

Mien­tras una par­te del país po­lí­ti­co se debate en­tre sen­tar­se o no en la “me­sa de diá­lo­go”, la ma­yo­ría de quie­nes ha­bi­ta­mos Ve­ne­zue­la vi­vi­mos nues­tra co­ti­dia­ni­dad con las an­gus­tias pro­pias de las per­so­nas co­mu­nes y corrientes que tie­nen que li­diar con la com­ple­ja si­tua­ción y ha­cer ma­la­ba­res pa­ra re­sis­tir no só­lo los em­ba­tes eco­nó­mi­cos sino los in­ten­tos de “gua­rim­bas” en nom­bre de una fu­la­na lu­cha con­tra la “dic­ta­du­ra”.

Y en ese mar de an­sie­da­des en el que se ha con­ver­ti­do el día a día de la ma­yo­ría, se ha­cen es­fuer­zos por se­guir cons­tru­yen­do pro­pues­tas, te­ji­do so­cial y res­pues­tas a di­ver­sos pro­ble­mas de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na; de allí, que des­de di­fe­ren­tes es­pa­cios se par­ti­ci­pe pa­ra apor­tar so­lu­cio­nes en pro­ble­má­ti­cas que mu­chas ve­ces se sub­su­men e in­vi­si­bi­li­zan a cau­sa de la lu­cha po­lí­ti­ca.

A la ho­ra de es­cri­bir mi co­lum­na siem­pre hay un te­ma del in­ten­so debate po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano que prác­ti­ca­men­te me obli­ga a pos­po­ner dis­cu­sio­nes so­bre im­por­tan­tes as­pec­tos de la vi­da na­cio­nal y prác­ti­ca­men- te ter­mino pre­sa de la dic­ta­du­ra de la ins­tan­ta­nei­dad y de la “ten­den­cia”, eso que lla­man es­tar en el “tren­ding to­pic” co­mo cual­quier “so­cial me­dia ma­na­ger”.

Pe­ro can­sa­da de los mal­cria­dos, de los que pa­tean me­sas, de los que ar­man be­rrin­ches, de los que se di­cen cris­tia­nos y ca­tó­li­cos pe­ro que mal­di­cen al Pa­pa Fran­cis­co por me­diar en el lla­ma­do “diá­lo­go” (aun ha­bién­do­le pe­di­do su par­ti­ci­pa­ción), de­ci­dí no ha­blar de las “idas y ve­ni­das” de un sec­tor po­lí­ti­co y mu­cho me­nos de las y los vio­len­tos agru­pa­dos en VP y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas si­mi­la­res.

Mien­tras ese fes­tín me­diá­ti­co trans­cu­rre, y los de siem­pre ca­be­cean pa­ra ver cuál sa­le más en TV y se apro­pia del “li­de­raz­go” opo­si­tor, hay un mun­do de mi­llo­nes de per­so­nas apos­tan­do por la vi­da y por me­jo­rar las con­di­cio­nes de esa vi­da. Un gru­po de esos tan­tos mi­llo­nes es la gen­te que im­pul­sa pro­gra­mas co­mo el de “He­roí­nas sin ba­rre­ras”.

“He­roí­nas sin ba­rre­ras” na­ce de un mo­vi­mien­to so­cial de mu­je­res vin­cu­la­das a la dis­ca­pa­ci­dad o co­mo sue­len lla­mar­lo aho­ra “di­ver­si­dad fun­cio­nal”, que pre­ten­de la in­cor­po­ra­ción ple­na a la so­cie­dad de per­so­nas con es­ta con­di­ción. Pa­ra es­ta pla­ta­for­ma el he­cho de que se ten­ga una dis­ca­pa­ci­dad, no im­pli­ca au­to­má­ti­ca­men­te que no se pue­da lle­var una vi­da den­tro de los lí­mi­tes nor­ma­les.

Vanesa Sa­lo­món, com­pa­trio­ta con una con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad, ma­ni­fies­ta que “mu­chas ve­ces des­co­no­ce­mos y nos cohi­bi­mos a par­ti­ci­par en los pro­ce­sos de al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. Co­mo per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad te­ne­mos el de­re­cho de in­vo­lu­crar­nos en ca­da ac­ti­vi­dad que se reali­ce en la co­mu­ni­dad, no de­be­mos ser ob­ser­va­do­res pa­si­vos sino ac­ti­vos de to­dos los pro­yec­tos que se or­ga­ni­cen”.

Por su par­te, Ludyt Ra­mí­rez, vo­ce­ra de es­te mo­vi­mien­to y quien com­par­te con no­so­tros en Ca­ra­bo­bo, ex­pre­sa que “gra­cias al co­man­dan­te Chá­vez y al pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en­con­tra­mos ca­mi­nos de ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción”. No só­lo las mu­je­res, tam­bién com­pa­ñe­ros hom­bres acom­pa­ñan es­te pro­ce­so de sen­si­bi­li­za­ción y com­pro­mi­so con la lu­cha de las mu­je­res vin­cu­la­das a la dis­ca­pa­ci­dad.

Es­tos tes­ti­mo­nios, más allá del sen­ti­mien­to ma­ni­fes­ta­do por mu­je­res en con­di­ción de di­ver­si­dad fun­cio­nal, son la ex­pre­sión ob­je­ti­va de di­ver­sos mo­vi­mien­tos so­cia­les que lu­chan por la in­clu­sión so­cial pro­pul­san­do la apli­ca­ción de las le­yes y re­gu­la­cio­nes que ri­gen la ma­te­ria.

En el ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal exis­ten mar­cos legales que ga­ran­ti­zan el de­sa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ta­les co­mo la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la (1999), la Ley Pa­ra Las Per­so­nas Con Dis­ca­pa­ci­dad (2007) y la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (2006). De igual for­ma, en Ve­ne­zue­la exis­ten or­ga­nis­mos co­mo el Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar pa­ra la Mu­jer y la Igual­dad de Gé­ne­ro, el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer y la Unión de Mu­je­res, que im­pul­san pro­gra­mas co­mo el de He­roí­nas sin Ba­rre­ras.

Por cier­to, es­te 9 de no­viem­bre se con­me­mo­ran 98 años de la lla­ma­da “re­vo­lu­ción de no­viem­bre” en Ale­ma­nia, don­de tu­vo gran pro­ta­go­nis­mo Ro­sa Lu­xem­bur­go (po­la­ca de nacimiento), quien a los cin­co años de edad pa­de­cie­ra una en­fer­me­dad de la ca­de­ra que le pro­du­jo una dis­ca­pa­ci­dad al ca­mi­nar que la acom­pa­ñó du­ran­te to­da su vi­da, pe­ro que no fue ba­rre­ra pa­ra ser una im­por­tan­te ideó­lo­ga y lu­cha­do­ra de mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios ale­ma­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.