Es fun­da­men­tal dar­le un vo­to de con­fian­za al pro­ce­so de diá­lo­go

Se­ña­ló el pa­dre Pe­dro De Frei­tas, párroco de la Ca­te­dral de Va­len­cia

Notitarde - - Portada - Mar­le­ne Pi­ña Acosta -¿El Va­ti­cano sien­do el fa­ci­li­ta­dor pue­de acon­se­jar a los sec­to­res ra­di­ca­les de am­bas par­tes a de­po­ner al­gu­nas ac­ti­tu­des? -Tan­to la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na, así co­mo pre­la­dos, en­tre ellos, mon­se­ñor Rei­nal­do Del Pret­te, han u

El Sa­cer­do­te sos­tu­vo que la cla­se po­lí­ti­ca tie­ne un mo­do de vi­vir y de en­ten­der la reali­dad que, a ve­ces, dis­ta mu­cho del in­te­rés co­mún. Asi­mis­mo, pre­ci­só que los po­lí­ti­cos vi­ven su vi­da en to­das par­tes del mun­do, y Ve­ne­zue­la no es la ex­cep­ción. Ex­pli­có que ellos tie­nen sus pro­pios in­tere­ses y que el ta­ble­ro po­lí­ti­co es to­tal­men­te dis­tin­to al ta­ble­ro de la reali­dad co­ti­dia­na de las per­so­nas. “Los po­lí­ti­cos son ciu­da­da­nos y vi­ven en la co­mu­ni­dad, pe­ro tie­nen otra ma­ne­ra de me­dir y ver la reali­dad”. Por ello, pi­dió que de­be dár­se­le un vo­to de con­fian­za al pro­ce­so, por­que “no que­da de otra” y por­que to­das es­tas co­sas tie­nen sus al­ti­ba­jos.

El pa­dre Pe­dro De Frei­tas, párroco de la Ca­te­dral de Va­len­cia, con­si­de­ra im­por­tan­te que la ma­yo­ría per­ci­ba el ac­tual pro­ce­so de diá­lo­go na­cio­nal, aus­pi­cia­do por la Una­sur y el acom­pa­ña­mien­to del Va­ti­cano, co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra la so­lu­ción de los con­flic­tos en el país, al cual hay que dar un vo­to de con­fian­za y es­pe­rar los re­sul­ta­dos el día 11 de no­viem­bre.

“La pru­den­cia dic­ta que hay que es­pe­rar. El diá­lo­go tie­ne que sur­tir su efec­to. Hay que res­pe­tar las re­glas que las par­tes se die­ron pa­ra tran­si­tar ese ca­mino”, su­gi­rió el Pres­bí­te­ro de Va­len­cia, quien es del cri­te­rio de es­pe­rar que ha­gan su tra­ba­jo los ne­go­cia­do­res de la San­ta Se­de, de quie­nes di­ce son per­so­nas su­ma­men­te ca­pa­ci­ta­das.

“So­bre to­do mon­se­ñor Clau­dio Ma­ría Ce­lli. Es un pe­so pe­sa­do. Su cu­rrí­cu­lum abar­ca los más gran­des y te­rri­bles con­flic­tos a ni­vel mundial por par­te de la San­ta Se­de. De ma­ne­ra que sa­be lo que ha­ce, co­no­ce muy bien las re­glas del jue­go, y es­pe­ra­mos que pue­da, des­de su ex­pe­rien­cia, dar las he­rra­mien­tas a las par­tes en con­flic­to en Ve­ne­zue­la pa­ra que sol­ven­ten la si­tua­ción”.

Con las fes­ti­vi­da­des li­túr­gi­cas de la Vir­gen del So­co­rro, inau­gu­ra­das el pa­sa­do 30 de octubre, el pa­dre De Frei­tas pi­de en­co­men­dar­nos a la San­ta Ma­dre pa­ra que in­ter­ce­da por no­so­tros an­te lo que es­ta­mos vi­vien­do en el país. Es­te año se ce­le­bran en me­dio de un cli­ma na­cio­nal de cris­pa­ción y de ex­pec­ta­ti­vas con la ins­ta­la­ción de la me­sa de diá­lo­go en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción.

Las tra­di­cio­na­les fies­tas tie­nen una pro­gra­ma­ción re­li­gio­sa que ha­cen de las fes­ti­vi­da­des un pa­rén­te­sis pa­ra el re­en­cuen­tro, don­de la fe­li­gre­sía ma­ni­fies­ta su amor y fe ha­cia la pa­tro­na. Hay dos acon­te­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos: La so­lem­ni­dad de la Vir­gen del So­co­rro, el pró­xi­mo 13 de no­viem­bre, que coin­ci­de con la clau­su­ra del Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia, y el Ju­bi­leo por los 400 años de la Co­fra­día del Es­pí­ri­tu San­to y Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro.

So­bre es­tos te­mas ha­bló en el si­guien­te Desa­yuno en la Redacción, con la pre­sen­cia de Gus­ta­vo Ríz­quez, director de No­ti­tar­de; Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, sub­di­rec­tor; Hum­ber­to To­rres, edi­tor je­fe; Ka­rín Ri­ve­ro, editora de cie­rre; Jo­sé Al­fre­do Arias, edi­tor; Jhoany Gra­te­rol, editora de me­dios di­gi­ta­les; el pe­rio­dis­ta Je­sús Ga­lea Ti­be­rio, quien es­cri­be La Ven­ta­na; Junny Sán­chez, re­por­te­ra Gráfica, y Mar­le­ne Pi­ña Acosta, quien pre­sen­ta el fo­ro.

El pa­dre De Frei­tas ob­ser­va que el pro­ble­ma del diá­lo­go ac­tual es el mo­men­to en el que se rea­li­za. “Las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas en las que se “El Va­ti­cano fa­ci­li­ta el diá­lo­go, pe­ro no es el res­pon­sa­ble del diá­lo­go”, acla­ró el pa­dre Pe­dro De Frei­tas, quien su­gi­rió que se de­be es­pe­rar que los ne­go­cia­do­res de la San­ta Se­de ha­gan su tra­ba­jo, so­bre to­do mon­se­ñor Clau­dio Ma­ría Ce­lli. “Su cu­rrí­cu­lum abar­ca los más gran­des y te­rri­bles con­flic­tos a ni­vel mundial”. in­ten­tó abrir el diá­lo­go en un co­mien­zo, eran de ma­yo­res as­pi­ra­cio­nes an­te la cri­sis que se vie­ne vi­vien­do. Una cri­sis que no tie­ne pa­ran­gón en la his­to­ria de Ve­ne­zue­la. No se tra­ta so­lo de un asun­to po­lí­ti­co, te­ne­mos una si­tua­ción de ca­res­tía ali­men­ta­ria su­ma­men­te gra­ve, jun­to a lo que pue­de ser peor, co­mo son los me­di­ca­men­tos”.

A su jui­cio, es­tos dos ele­men­tos, au­na­do a pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que tie­nen que ver con la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia, ha­cen que el te­ma eco­nó­mi­co, es­té a flor de piel, y to­do el mun­do vea que se tra­ta de un pro­ble­ma que tie­ne que pa­sar por la so­lu­ción po­lí­ti­ca. “Pe­ro el jue­go es­tá tran­ca­do en lo po­lí­ti­co, de acuer­do a lo que di­cen ana­lis­tas, ya que las dos par­tes en con­flic­to tie­nen po­si­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas. El Go­bierno no quie­re de­jar el go­bierno, y la opo­si­ción quie­re que el Go­bierno se va­ya. En es­te es­ce­na­rio, des­pués de que se ha­bía so­li­ci­ta­do ha­ce se­ma­nas la me­dia­ción de la San­ta Se­de, es aho­ra, en es­te peor mo­men­to, que se lo­gra la par­ti­ci­pa­ción del Va­ti­cano. Evi­den­te­men­te ace­le­ró el toque técnico que el Pre­si­den­te hi­zo en Ro­ma al San­to Pa­dre. No se ha­bía lo­gra­do has­ta que el Pre­si­den­te tu­vo esas pa­la­bras con el Pa­pa Fran­cis­co. De ma­ne­ra que hay que es­pe­rar los re­sul­ta­dos. Re­cor­de­mos que dia­lo­gar no se tra­ta de ha­blar, es­ta­mos ha­blan­do de ne­go­ciar, y ne­go­ciar sig­ni­fi­ca que las par­tes tie­nen que ga­nar y per­der. No es una cues­tión fá­cil”.

“La cla­se po­lí­ti­ca tie­ne un mo­do de vi­vir y de en­ten­der la reali­dad, que a ve­ces, dis­ta mu­cho del in­te­rés co­mún. Los po­lí­ti­cos vi­ven su vi­da en to­das par­tes del mun­do, y Ve­ne­zue­la no es la ex­cep­ción. Tie­nen sus pro­pios in­tere­ses y el ta­ble­ro po­lí­ti­co es to­tal­men­te dis­tin­to al ta­ble­ro de la reali­dad co­ti­dia­na de los ciu­da­da­nos. Los po­lí­ti­cos son ciu­da­da­nos y vi­ven en la co­mu­ni­dad, pe­ro tie­nen otra ma­ne­ra de me­dir y ver la reali­dad. Es una si­tua­ción muy com­ple­ja, por­que cual­quier persona con cua­tro de­dos de fren­te hu­bie­se da­do los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra re­sol­ver los asun­tos que aque­jan al país, que no se ha lo­gra­do por la si­tua­ción de en­fren­ta­mien­to po­lí­ti­co. Los pro­ta­go­nis­tas po­lí­ti­cos tie­nen más res­pon­sa­bi­li­dad, por­que exis­te una par­ti­ci­pa­ción de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do que es­tán en ma­nos de una de las par­tes en con­flic­to, allí hay una ma­yor do­sis de res­pon­sa­bi­li­dad, in­clu­si­ve ten­dría que ha­ber ma­yor do­sis de ge­ne­ro­si­dad a la ho­ra de sol­ven­tar es­tos pro­ble­mas”.

No obs­tan­te, con­si­de­ra que la opo­si­ción tie­ne una on­da res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro siem­pre ha da­do de­mos­tra­cio­nes de su frag­men­ta­ción. “A pe­sar de que exis­te una es­truc­tu­ra que las agru­pe, no es su­fi­cien­te pa­ra po­der con­sen­suar to­das las opi­nio­nes que exis­ten con res­pec­to a las po­si­bles sa­li­das o so­lu­cio­nes que es­tos pro­ble­mas plan­tean”.

El pres­bí­te­ro se re­fi­rió al diá­lo­go na­cio­nal ini­cia­do el pa­sa­do 30 de octubre y en el vo­to de con­fian­za. “De­mos un vo­to de con­fian­za al pro­ce­so de diá­lo­go. Creo que es fun­da­men­tal. No nos que­da otra, em­pe­zan­do por allí, y lue­go por­que to­das es­tas co­sas tie­nen sus al­ti­ba­jos, sus tiem­pos y sus si­tua­cio­nes muy con­cre­tas. En al­gún mo­men­to que­da­rán pa­ra la his­to­ria los es­tu­dios de diá­lo­go en Ve­ne­zue­la. Sí pue­do de­cir que el Va­ti­cano fa­ci­li­ta el diá­lo­go, pe­ro no es el res­pon­sa­ble del diá­lo­go. Los res­pon­sa­bles son las par­tes en con­flic­to que no lo­gran­do po­ner­se de acuer­do pa­ra un diá­lo­go ins­ti­tu­cio­nal y nor­mal co­mo se re­suel­ven los pro­ble­mas a ni­vel mundial en cual­quier país ci­vi­li­za­do, ne­ce­si­tan de un ter­ce­ro que ven­ga a ayu­dar­los”.

“No de­be­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos que en el país ha­ya si­do ne­ce­sa­rio con­vo­car a un gen­tío pa­ra que ven­ga a me­ter su mano y bus­que la ma­ne­ra de po­ner a es­tas dos par­tes en la me­sa a ne­go­ciar la sa­li­da a la cri­sis. Sin em­bar­go, el Va­ti­cano no pue­de ne­gar­se an­te una lla­ma­da de es­te ti­po, por­que el bien co­mún y el bien, en es­te ca­so de las per­so­nas que ha­bi­ta­mos en es­te país, for­man par­te del in­te­rés de la San­ta Se­de. Pe­ro re­pi­to, es una to­tal y ab­so­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­ta­go­nis­tas, co­mo son los ex­tre­mos que es­tán dia­lo­gan­do en esa me­sa. Por muy bue­na vo­lun­tad y fa­ci­li­ta­ción que ha­ya, si las par­tes en con­flic­to no se po­nen de acuer­do, la­men­ta­ble­men­te no va a sur­tir efec­to el diá­lo­go”.

-Evi­den­te­men­te hay par­tes que es­tán su­ma­men­te cris­pa­das, y no en­tien­den las de­ci­sio­nes que se to­man. Pe­ro im­por­tan­te es que la ma­yo­ría tien­da a per­ci­bir el pro­ce­so de diá­lo­go co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra la so­lu­ción y es­pe­rar que dé fru­tos. Re­pi­to, el diá­lo­go no es ha­blar por sen­tar­se a ha­blar en una me­sa, se tra­ta de re­sol­ver, y hay una fecha pa­ra esas so­lu­cio­nes. El 11 de no­viem­bre tie­ne que ha­ber una res­pues­ta a las exi­gen­cias que la ma­yo­ría del país es­ta plan­tean­do. El diá­lo­go so­la­men­te ser­vi­rá en la me­di­da en que el 11 de no­viem­bre las par­tes anun­cien al país una se­rie de me­di­das a to­mar en el cor­to o in­me­dia­to pla­zo, que per­mi­ta ali­viar la ten­sión y re­sol­ver los pro­ble­mas que el país es­tá vi­vien­do. El con­flic­to ve­ne­zo­lano es uno de tan­tos otros que es ob­ser­va­do, es­tu­dia­do y me­di­ta­do por la San­ta Se­de. Por los me­nos los me­dia­do­res sa­ben dónde es­tán pa­ra­dos, lo cual per­mi­te po­der acon­se­jar a las par­tes que de­pon­gan las ac­ti­tu­des que pue­dan en­tor­pe­cer el en­cuen­tro pa­ra la so­lu­ción y que el 11 de no­viem­bre re­ci­ba­mos bue­nas no­ti­cias.

-Por su­pues­to. Hay que en­ten­der que del pro­ce­so de diá­lo­go tie­ne que na­cer un pac­to. Y los pac­tos hay que res­pe­tar­los co­mo lo di­ce la má­xi­ma an­ti­gua en la­tín. Las par­tes en con­flic­to tie­nen que asu­mir que de­ben cum­plir con lo pac­ta­do. Evi­den­te­men­te que se abre otra eta­pa del pro­ce­so. Es­pe­ra­mos que las par­tes cum­plan con lo pac­ta­do. De lo con­tra­rio, va­mos a vol­ver a una si­tua­ción que se­rá peor, co­mo es re­to­mar o re­lan­zar, por­que se va per­dien­do la esperanza y se cae en la de­ses­pe­ra­ción, se pier­de la cre­di­bi­li­dad con am­bas par­tes, y es­to pue­de des­en­ca­de­nar en un pro­ce­so te­rri­ble.

-Yo no pue­do sino ha­cer una afir­ma­ción de ca­rác­ter teó­ri­co, ba­sa­do en la doc­tri­na de la Igle­sia. La po­lí­ti­ca es un ser­vi­cio. El po­lí­ti­co es fun­da­men­tal­men­te un ser­vi­dor de la co­sa pú­bli­ca. Es­tá lla­ma­do a que des­de una vo­ca­ción es­pe­cí­fi­ca ha­ga po­si­ble la me­jor ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas a las que se de­be. En aque­llo que se lla­ma el bien co­mún. No to­do el mun­do mi­ra la po­lí­ti­ca así. Nor­mal­men­te se ha con­ver­ti­do en vez de un ser­vi­cio en un ser ser­vi­do. Ha­cer po­lí­ti­ca se con­vier­te fun­da­men­tal­men­te en un asun­to de que­rer te­ner po­der pa­ra que­rer te­ner re­cur­sos y ri­que­zas.

-Lo del diá­lo­go es una ex­pec­ta­ti­va, el áni­mo de la gen­te es­tá to­tal­men­te en­gan­cha­do en el día a día,

que es su­ma­men­te du­ro y di­fí­cil. Por ejem­plo, Va­len­cia en los úl­ti­mos me­ses es una ciu­dad prác­ti­ca­men­te de­sér­ti­ca. El cen­tro ha ve­ni­do de­ca­yen­do en su ac­ti­vi­dad a pa­sos agi­gan­ta­dos. Has­ta el me­dio­día tie­ne vi­da, por­que des­de las 2 de la tar­de pa­ra aba­jo se de­ser­ti­za. En­tre 5:00 p.m., y 5:30 p.m., to­dos los co­mer­cios es­tán ce­rran­do y la gen­te que es­tá ca­mi­nan­do, prác­ti­ca­men­te es­tá co­rrien­do pa­ra sa­lir rápido, con mie­do a que lo va­yan a asal­tar, por­que el ham­pa tie­ne sus mo­men­tos.

Ce­le­bra­cio­nes por fes­ti­vi­da­des de la Vir­gen del So­co­rro

En re­la­ción a las fies­tas li­túr­gi­cas de la Vir­gen del So­co­rro, el pa­dre De Frei­tas pre­ci­só que en el con­tex­to crí­ti­co que vi­ve el país, as­pi­ra que las fies­tas sean un pa­rén­te­sis a ni­vel lo­cal pa­ra que esa si­tua­ción no sea lo que pri­ve. “Por eso yo tra­to de ha­cer que las co­sas que tie­nen in­te­rés con la pro­gra­ma­ción re­li­gio­sa, las si­tua­cio­nes de con­flic­tos no en­tren, sino que to­dos apor­te­mos y ce­le­bre­mos co­mo una so­la fa­mi­lia”.

“Las fies­tas es­te año tam­bién tie­nen otras dos ca­rac­te­rís­ti­cas; la pri­me­ra que el pró­xi­mo 13 de no­viem­bre que es la so­lem­ni­dad de la Vir­gen del So­co­rro, se va a clau­su­rar el Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia. Hay que re­cor­dar que el Pa­pa Fran­cis­co con­vo­có un Ju­bi­leo del Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia des­de la Fies­ta de la In­ma­cu­la­da el 8 de diciembre pa­sa­do has­ta el 13 de no­viem­bre del pre­sen­te año, que es ex­tra­or­di­na­rio por­que los ju­bi­leos se ce­le­bran ca­da 25 años”.

Re­cor­dó que el pró­xi­mo do­min­go 13 de no­viem­bre, co­mo se ha he­cho en otras opor­tu­ni­da­des, la mi­sa so­lem­ne se rea­li­za­rá en el Fo­rum de Va­len­cia, a las 10:00 a.m., pre­si­di­da por el ar­zo­bis­po Rei­nal­do Del Pret­te, y lue­go se ten­drá la pro­ce­sión de la Vir­gen del So­co­rro por la ave­ni­da Bo­lí­var has­ta la Ca­te­dral, don­de se ten­drán los ri­tos fi­na­les de clau­su­ra del Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia”.

“La se­gun­da ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tas fes­ti­vi­da­des es que es­tá cul­mi­nan­do el Ju­bi­leo de los 400 años de la Vir­gen del So­co­rro, cu­yos ac­tos cen­tra­les se rea­li­za­ron en ma­yo, pe­ro que aún tie­ne una se­rie de ac­ti­vi­da­des. Las fes­ti­vi­da­des se ini­cia­ron el pa­sa­do do­min­go 30 de octubre con la lec­tu­ra del Pre­gón de las Fies­tas, a car­go del doc­tor Jo­sé Luis Be­lle­ra, y con­ti­nuó el Be­sa­ma­nos a la Vir­gen, que es una cos­tum­bre que se ha in­tro­du­ci­do en los úl­ti­mos años y se reali­zó has­ta el 3 de no­viem­bre”.

En re­la­ción al emo­ti­vo mo­men­to del Be­sa­ma­nos, ex­pli­có que la Vir­gen del So­co­rro re­ci­be la vi­si­ta de los fie­les en su ca­pi­lla. “Se pue­de con­tem­plar muy cer­ca, por­que es­tá al ras del pi­so en an­das, don­de cual­quie­ra pue­de ad­mi­rar­la ca­ra a ca­ra. Es un pri­vi­le­gio o una cir­cuns­tan­cia muy pe­cu­liar, que so­lo se da en los Be­sa­ma­nos. Es una opor­tu­ni­dad que los fie­les, te­nién­do­la más cer­ca pue­dan ve­ne­rar­la de ma­ne­ra más ín­ti­ma y per­so­nal. Se fa­ci­li­ta el he­cho de que ella pue­da re­ci­bir el ca­ri­ño de sus de­vo­tos”.

El 4 de no­viem­bre se ini­ció el ejer­ci­cio de la no­ve­na, se­gui­da de la mi­sa que ce­le­bran las pa­rro­quias agru­pa­das, me­nos hoy do­min­go que se­rá a las 10:30 a.m., y se in­cor­po­ran los nuevos co­fra­des.

-

-Fun­da­men­tal­men­te en­co­men­dar­nos a ella pa­ra que in­ter­ce­da por to­dos no­so­tros an­te lo que es­ta­mos vi­vien­do en el país. Te­ner­la en cuen­ta co­mo ma­dre e in­ter­ce­so­ra an­te su hi­jo Je­sús. Pi­dá­mos­le en pri­mer lu­gar por Ve­ne­zue­la, y lue­go en el mar­co de la Mi­se­ri­cor­dia que co­mo la Vir­gen misma lo ex­pre­sa, sien­do ella una estampa de Vir­gen Do­lo­ro­sa que acom­pa­ña a su hi­jo en el do­lor, que tam­bién en­ten­da­mos sus de­vo­tos que co­mo ras­go ca­rac­te­rís­ti­co de la de­vo­ción ha­cia ella, la cer­ca­nía a los po­bres o a los que lo ne­ce­si­ten es al­go ur­gen­te. Oja­lá que la de­vo­ción a la Vir­gen nos ayu­de a vi­vir jun­to con es­ta ce­le­bra­ción del Año San­to es­ta no­ta de cer­ca­nía o con­des­cen­den­cia pa­ra con los po­bres.

So­bre es­te as­pec­to, ra­ti­fi­có que la pa­rro­quia Ca­te­dral es­tá apo­yan­do la reaper­tu­ra de un co­me­dor en la zo­na pa­ra aten­der a per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

-La Co­fra­día es­tá muy aten­ta a esas no­ti­cias. Nor­mal­men­te es­tas imá­ge­nes que tie­nen el pa­tro­naz­go lo ha­cen co­mo una res­pues­ta pos­te­rior a una de­vo­ción que na­ce y la de­vo­ción sue­le ser efec­ti­va. Las per­so­nas que han acu­di­do a la Vir­gen del So­co­rro han lo­gra­do por su in­ter­ce­sión un mi­la­gro. Por eso es co­ro­na­da y de­cla­ra­da pa­tro­na. Aho­ra, el re­gis­tro co­mo tal pasa a ser al­go muy per­so­nal, y que de al­gu­na ma­ne­ra que­dan mu­chas de ellas en si­len­cio. Las per­so­nas es­tán muy aten­tas y acu­den to­dos los años a las fies­tas por­que la Vir­gen les hi­zo un mi­la­gro, pe­ro eso que­da den­tro de un pa­que­te di­ga­mos co­mún. Mi­la­gros des­ta­ca­dos hay, y la co­fra­día tra­ta de con­ser­var­los. Pe­ro con las imá­ge­nes ya es un le­ga­do, pue­de ser el mi­la­gro más lla­ma­ti­vo has­ta el más sen­ci­llo del mun­do, pe- ro si­gue sien­do la Vir­gen que in­ter­ce­de an­te su hi­jo por no­so­tros. El Be­sa­ma­nos fa­ci­li­ta más eso, no es lo mis­mo ver­la a ella des­de las re­jas de la ca­pi­lla, co­lo­ca­da arri­ba, que te­ner­la más cer­qui­ta. Por eso se ve a un gen­tío des­de la ma­ña­na cuan­do se abre su ca­pi­lla has­ta la tar­de. Con mon­se­ñor Gre­go­rio Adam se hi­zo una ré­pli­ca per­fec­ta de la Vir­gen del So­co­rro que es la que es­tá en el se­mi­na­rio, por­que la idea era que sa­lie­se a vi­si­tar las pa­rro­quias, no­so­tros des­de 2010, fui­mos mu­chí­si­mos más allá, por­que qui­si­mos que fue­ra la Vir­gen ori­gi­nal que vi­si­ta­ra las co­mu­ni­da­des o ca­se­ríos. La Vir­gen del So­co­rro ha ‘pe­da­lea­do’ el es­ta­do Ca­ra­bo­bo com­ple­to va­rias ve­ces. De­be ser la úni­ca ima­gen ori­gi­nal a ni­vel na­cio­nal que ha­ce es­to. Des­de ma­yo has­ta octubre esa vi­si­ta la lle­va a acer­car­se mu­chí­si­mo a las co­mu­ni­da­des, y lo que ocu­rre en el Be­sa­ma­nos ocu­rre en las pa­rro­quias, por­que to­do el mun­do se ha­ce fotos con ella. Re­vi­sen Fa­ce­book y ve­rán con la Vir­gen del So­co­rro”.

-Tra­di­cio­nal­men­te en la Igle­sia exis­ten dos lu­ga­res que se lla­man sa­gra­dos de­di­ca­dos al cul­to. El pri­me­ro son los tem­plos y el se­gun­do el ce­men­te­rio. La Ca­te­dral de Va­len­cia es un ce­men­te­rio, en el tiem­po de la co­lo­nia gen­te fue en­te­rra­da allí, y en los úl­ti­mos tiem­pos quie­nes han fa­lle­ci­do sien­do obis­pos de Va­len­cia, es­tán allí. El úl­ti­mo fue mon­se­ñor Luis Eduardo Hen­rí­quez, quien es­tá en­te­rra­do en la ca­pi­lla de la Vir­gen del So­co­rro. La idea es que la Igle­sia no es el lu­gar fí­si­co, sino los fie­les que la com­po­nen por el bau­tis­mo, y que de al­gu­na for­ma en las ce­le­bra­cio­nes se vi­sua­li­zan, in­clu­si­ve en las se­pul­tu­ras. Las ce­ni­zas son el pro­ce­so ace­le­ra­do de la des­com­po­si­ción del cuer­po y si­guen te­nien­do el mis­mo va­lor que el ca­dá­ver. La San­ta Se­de fi­jó po­si­ción pa­ra po­ner or­den en al­go que no tie­ne ma­yor pro­ble­ma. Es de­cir, el cuer­po de un cris­tiano si­gue te­nien­do un va­lor y en ba­se a ese va­lor los res­tos mor­ta­les de un bau­ti­za­do de­ben te­ner un lu­gar apro­pia­do a su dig­ni­dad. Muy di­fí­cil­men­te que en una chi­me­nea el cuer­po de un cris­tiano ten­ga un lu­gar digno, o es­par­ci­do en el mar. Por eso se les pi­de a los fie­les que sin nin­gún pro­ble­ma prac­ti­quen la cre­ma­ción de los res­tos mor­ta­les de sus deu­dos, pe­ro que ten­gan a bien co­lo­car­los en un lu­gar apro­pia­do, en es­te ca­so son los ce­men­te­rios en los famosos ce­ni­za­rios, bien sean pú­bli­cos o pri­va­dos, o en la misma Igle­sia. Por ejem­plo, en Va­len­cia se tie­ne uno en la Igle­sia In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría, en El Vi­ñe­do.

En el ca­so de las fa­mi­lias que han cons­trui­do pe­que­ñas ca­pi­llas en sus ca­sas y allí tie­nen ce­ni­zas de di­fun­tos, el pres­bí­te­ro su­gi­rió acu­dir a sus pá­rro­cos pa­ra ver la so­lu­ción.

Pa­dre Pe­dro De Frei­tas, Je­sús Ga­lea Ti­be­rio, Jhoany Gra­te­rol, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Gus­ta­vo Ríz­quez, Hum­ber­to To­rres, Jo­sé Al­fre­do Arias, Ka­rín Ri­ve­ro y Mar­le­ne Pi­ña, du­ran­te el Desa­yuno en la Redacción.

De Frei­tas des­ta­có que el 13 de no­viem­bre, Día de la So­lem­ni­dad de la Vir­gen del So­co­rro, se clau­su­ra el Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.