Dia­lo­gar ¿Pa­ra qué?

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Opinión - Nelson Acosta Es­pi­no­za

La pa­la­bra diá­lo­go se ha im­pues­to co­mo una de las cla­ves pa­ra la re­so­lu­ción de la con­flic­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en el país. Des­de lue­go es­te pro­ce­di­mien­to, con­sus­tan­cial con la for­ma de vi­da de­mo­crá­ti­ca, es el apro­pia­do pa­ra al­can­zar acuer­dos so­bre te­mas con­tro­ver­sia­les que se­pa­ran al con­jun­to de una so­cie­dad. Pa­ra que es­ta prác­ti­ca po­lí­ti­ca sea efec­ti­va se re­quie­re, en­tre otras va­ria­bles, que sea res­pal­da­da por el ejer­ci­cio en los va­lo­res que ca­rac­te­ri­zan a to­da cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. Aquí re­sul­ta sen­sa­to pre­gun­tar­se: ¿es es­ta con­di­ción la que pre­va­le­ce en nues­tro país? ¿Se lle­ga a dia­lo­gar co­mo re­sul­ta­do de la pues­ta en prác­ti­ca de esos va­lo­res? Y, de no ser así, ¿Qué lle­va a los ac­to­res en pug­na a sen­tar­se en una me­sa de diá­lo­go?

Es­tas in­te­rro­gan­tes son to­das per­ti­nen­tes. Sus re­pues­tas, a mi jui­cio, pue­den pro­por­cio­nar cla­ri- dad so­bre lo opor­tuno de la me­sa de diá­lo­go con­vo­ca­da ba­jo los aus­pi­cios del Va­ti­cano. En prin­ci­pio, pa­re­ce apro­pia­do re­cal­car que se lle­ga a es­ta con­vo­ca­to­ria des­pués de de­mos­tra­cio­nes ma­si­vas de la po­bla­ción en la ca­lle pro­tes­tan­do por la sus­pen­sión del RR.

No es la pri­me­ra vez que el go­bierno lla­ma al diá­lo­go co­mo me­ca­nis­mo de com­prar tiem­po e in­ten­tar re­com­po­ner sus me­ca­nis­mos de po­der. Las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en los años 2002-2004 y 2014 son mues­tras de co­mo el ofi­cia­lis­mo uti­li­zó es­te me­ca­nis­mo pa­ra ga­nar tiem­po e in­ten­tar di­vi­dir a la opo­si­ción.

Vis­tas es­tas pa­sa­das ru­ti­nas es po­si­ble in­fe­rir que es­ta­mos an­te una si­tua­ción si­mi­lar a las del pa­sa­do. El diá­lo­go, pa­ra el ma­du­ris- mo, es un pro­ce­di­mien­to de ga­nar tiem­po, frac­cio­nar a la opo­si­ción e in­tro­du­cir sen­ti­mien­tos de apa­tía y des­mo­ra­li­za­ción en la po­bla­ción opo­si­to­ra. Aquí va­le for­mu­lar al­gu­nas in­te­rro­gan­tes. Por ejem­plo, ¿có­mo en­ten­der que des­pués que los de­mó­cra­tas de­nun­cia­ran la eje­cu­ción de un gol­pe de Es­ta­do es­tén en dis­po­si­ción de aten­der a una me­sa de diá­lo­go? ¿Es fac­ti­ble pen­sar que a tra­vés de es­ta ne­go­cia­ción se re­cu­pe­ra­rá el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de lla­mar a un RR? ¿Es le­gí­ti­mo y éti­co tran­sar un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal (RR) a cam­bio de pre­sun­tas me­di­das que se­rán acor­da­das en es­ta me­sa de diá­lo­go? Bien, es­tas in­te­rro­gan­tes se en­cuen­tran en sus­pen­sión. De acuer­do a la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la MUD ha­brá que es­pe­rar un pró- xi­mo en­cuen­tro de es­ta me­sa de diá­lo­go pa­ra di­lu­ci­dar es­tas in­cóg­ni­tas y otras que se for­mu­la­rán en el ca­mino.

Voy dar una vuel­ta a la tuer­ca. El pro­pó­si­to es ana­li­zar una suer­te de dis­yun­ti­va que se ha for­mu­la­do re­cien­te­men­te. Me re­fie­ro a la su­pues­ta opo­si­ción exis­ten­te en­tre es­tos dos mé­to­dos de lu­cha: diá­lo­go y ca­lle. Es­ta dis­yun­ción se for­mu­ló co­mo ar­gu­men­to pa­ra pa­ra­li­zar la de­mos­tra­ción del pa­sa­do jue­ves 4 de no­viem­bre. Afor­tu­na­da­men­te el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y al­gu­nos fac­to­res po­lí­ti­cos des­obe­de­cie­ron el lla­ma­do de la MUD y re­co­rrie­ron las ca­lles de la ciu­dad ca­pi­tal.

En prin­ci­pio no exis­te nin­gu­na contradicción en­tre es­tas dos expresiones po­lí­ti­cas, An­tes por el con­tra­rio, son com­ple­men­ta­rias. La ca­lle de­be es­tar al ser­vi­cio de la ne­go­cia­ción. Es un ins­tru­men­to le­gí­ti­mo y ne­ce­sa­rio pa­ra do­tar de fuer­za de con­vic­ción a las de­man­das del sec­tor de­mo­crá­ti­co en un pro­ce­so de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca.

Los ejem­plos que res­pal­dan es­ta ase­ve­ra­ción son va­ria­dos: La Mar­cha de la Sal (India), Huel­ga de los As­ti­lle­ros de Gdansk (Po­lo­nia) y re­cien­tes: Re­vo­lu­ción de Ter­cio­pe­lo (Che­cos­lo­va­quia, 1989), Pri­ma­ve­ra Ára­be (20102013) en­tre otros.

Por otro la­do, exis­ten di­ver­sos es­tu­dios (Ge­ne Sharp, in­ves­ti­ga­dor de Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts) que ilus­tran co­mo los re­gí­me­nes más só­li­dos del mun­do ce­die­ron an­te la ac­ción con­jun­ta de los ciu­da­da­nos que es­ta­ban en lu­chas pa­cí­fi­cas.

En fin, la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca de­be uti­li­zar di­ver­sos mé­to­dos de lu­cha pa­cí­fi­ca y usar­los co­mo me­ca­nis­mo de pre­sión en los diá­lo­gos que pu­die­ran pro­du­cir­se en el fu­tu­ro.

No son an­ta­gó­ni­cos ca­lle y diá­lo­go; son com­ple­men­ta­rios y ne­ce­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.