Jus­ti­cia y Ver­güen­za

Va­len­cia en le­tras

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

La jus­ti­cia ve­ne­zo­la­na es­tá de lu­to. La ver­güen­za y la de­gra­da­ción a los ojos de la opi­nión pú­bli­ca son sus más vi­si­bles y prin­ci­pa­les sig­nos.

Re­vi­san­do la his­to­ria, los Ma­gis­tra­dos que ac­tual­men­te con­for­man el má­xi­mo tri­bu­nal de la re­pu­bli­ca, no han si­do los pri­me­ros en ele­gir el ver­gon­zo­so ca­mino del des­ho­nor co­mo mé­to­do de sub­sis­ten­cia so­cial y po­lí­ti­ca. La­men­ta­ble­men­te, la his­to­ria del mun­do es­tá lle­na de es­te ti­po de jue­ces y del da­ño mo­ral, fí­si­co, eco­nó­mi­co y so­cial que sus pro­ce­de­res han cau­sa­do a las so­cie­da­des don­de por des­gra­cia les co­rres­pon­dió ac­tuar.

Ejem­plos so­bran: Ro­land Freis­ler, Curt Rot­hen­ber­ger y Os­wald Rot­haug, fue­ron los jue­ces ale­ma­nes en­car­ga­dos de usar la jus­ti­cia pa­ra pro­du­cir le­yes que jus­ti­fi­ca­ran la in­jus­ti­fi­ca­ble muer­te de mi­llo­nes de ju­díos y opo­si­to­res po­lí­ti­cos du­ran­te el Ho­lo­caus­to, en la se­gun­da Gue­rra Mundial.

En el ca­so de la Unión So­vié­ti­ca, el Fis­cal del Es­ta­do, Vi­chins­ki, pu­so su nom­bre pa­ra la his­to­ria. Su es­me­ra­do tra­ba­jo jus­ti­fi­có “le­gal- men­te” las pur­gas y los ase­si­na­tos de Stalin: con prue­bas fal­sas y con­fe­sio­nes arran­ca­das me­dian­te tor­tu­ras, la­bró la muer­te de lí­de­res co­mu­nis­tas ge­ne­ra­les, co­man­dan­tes de cuer­pos de ejér­ci­to, ofi­cia­les del mis­mo y pare de con­tar.

En el ca­so de las dic­ta­du­ras de Chi­le y de Ar­gen­ti­na, am­bas con­ta­ron con el apo­yo de sus res­pec­ti­vas Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia que ac­tua­ron de freno fren­te a la so­li­ci­tud de jus­ti­cia por par­te de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de se­cues­tros, des­apa­ri­cio­nes o ajus­ti­cia­mien­tos.

En Es­pa­ña, los tribunales tra­ba­ja­ron de la mano de la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co, du­ran­te más de cua­ren­ta años; pe­ro da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes de la tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia, los mis­mos jue­ces que pro­du­je­ron le­yes que fa­ci­li­ta­ran los crí­me­nes del dic­ta­dor, pa­sa­ron di­rec­ta­men­te a ser­vir­le al ré­gi­men de­mo­crá­ti­co. Cuan­do los fa­mi­lia­res qui­sie­ron co­no­cer el si­tio don­de re­po­sa­ban los res­tos de las víc­ti­mas de la vio­len­cia de Es­ta­do, la Jus­ti­cia es­pa­ño­la hi­zo una de las ju­ga­das más im­pre­sio­nan­tes: ar­mó una que­re­lla en con­tra del Juez más re­pre­sen­ta­ti­vo de esa lu­cha, Bal­ta­sar Gar­zón, y aun­que al fi­nal el Juez pu­do sa­lir bien li­bra­do del jui­cio, la sen­ten­cia que lo exi­mió de­ci­dió, sin em­bar­go, que nin­guno de los ca­sos que com­pro­me­tían ave­ri­gua­cio­nes por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co, pro­ce­dían y esa ju­ris­pru­den­cia es la que usan los jue­ces es­pa­ño­les pa­ra se­pul­tar la me­mo­ria de las víc­ti­mas.

Nues­tro TSJ no se que­da atrás. De­be­mos en­ten­der que en un país de­mo­crá­ti­co co­mo se su­po­ne es el nues­tro, el má­xi­mo tri­bu­nal de­be ve­lar por el cum­pli­mien­to de la le­ga­li­dad, pro­mo­vien­do de­ci­sio­nes jus­tas e im­par­cia­les; don­de los jue­ces ac­túan con pro­bi­dad ha­cien­do ho­nor a su al­ta in­ves­ti­du­ra; pe­ro es­ta­mos en ma­nos de un TSJ que le­jos de res­pe­tar y ha­cer res­pe­tar las le­yes, cum­ple es­tric­ta­men­te y sin di­la­ción con los man­da­tos del Je­fe de Es­ta­do, pro­du­cien­do de­ci­sio­nes ma­lé­fi­cas que son una ver­güen­za an­te el mun­do y un in­sul­to a nues­tra no­ble pro­fe­sión.

Los de­li­tos y agra­vios co­me­ti­dos por es­tos abo­ga­dos, cir­cuns­tan­cial­men­te lla­ma­dos ma­gis­tra­dos de­ben que­dar im­pu­nes? No! En la nueva Ve­ne­zue­la que nos es­pe­ra, nues­tro gre­mio de­be im­po­ner­les san­cio­nes se­ve­ras que sir­van de es­car­mien­to pa­ra ellos y pa­ra otros, de mo­do que nun­ca más al­guien se pres­te a la ver­güen­za de ser­vir de es­cu­de­ro a al­gún pi­chón de dic­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.