Peo­nes de ha­cien­da

Notitarde - - Deportes - Andres F. Gue­va­ra B.

Des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas va­rios me­dios in­ter­na­cio­na­les (en­tre ellos Bloom­berg y el Wall Street Jour­nal) han re­por­ta­do que el ré­gi­men ve­ne­zo­lano ha ve­ni­do fle­xi­bi­li­zan­do de fac­to su po­lí­ti­ca de con­trol de pre­cios. Y de­ci­mos de fac­to por­que en la prác­ti­ca ni la ley de pre­cios jus­tos ha si­do de­ro­ga­da ni mu­cho me­nos las re­gu­la­cio­nes que im­po­nen el lá­ti­go es­cla­vi­zan­te del con­trol de cam­bios vi­gen­te des­de el año 2003.

Lo cier­to del ca­so es que en abier­ta vio­la­ción al ré­gi­men cam­bia­rio y de los amo­ra­les “pre­cios jus­tos”, en nu­me­ro­sos co­mer­cios y ne­go­cios ve­ne­zo­la­nos han apa­re­ci­do pro­duc­tos que has­ta ha­ce días no cons­ti­tuían más que un me­ro re­cuer­do.

Hay quie­nes ven co­mo un éxi­to la po­lí­ti­ca de “pre­cios in­ter­na­cio­na­les” de im­por­ta­ción que es­tá lle­van­do a ca­bo –o per­mi­tien­do– el go­bierno. Des­pués de to­do, los ni­ve­les de abas­te­ci­mien­to y ofer­ta de pro­duc­tos han me­jo­ra­do, el ba­cha­que­ris­mo que tan­to ator­men­ta­ba a las ur­ba­ni­za­cio­nes ha dis­mi­nui­do (y con ello los in­ten­tos de dis­cri­mi­na­ción de com­pra por re­si­den­cia dig­nos de cual­quier sis­te­ma to­ta­li­ta­rio) y, en fin, to­da­vía exis­te un pe­que­ño gru­po de ve­ne­zo­la­nos que pue­de com­prar bie­nes y ser­vi­cios a es­tos pre­cios inac­ce­si­bles pa­ra las ma­yo­rías.

A nues­tro en­ten­der, sin em­bar­go, la po­lí­ti­ca de im­por­ta­ción a “pre­cios in­ter­na­cio­na­les” de­be ver­se con mu­chí­si­mo cui­da­do. Pri­me­ro, por el he­cho de que quie­nes im­por­ten en es­tas con­di­cio­nes es­tán vio­lan­do fla­gran­te­men­te las le­yes ve­ne­zo­la­nas y, por lo tan­to, el go­bierno no es­ca­ti­ma­rá en en­viar­los a la cár­cel cuan­do ten­gan que bus­car cual­quier enemi­go in­terno pa­ra jus­ti­fi­car la exis­ten­cia de la des­gra­cia im­pe­ran­te. Se­gun­do, el te­ma de los “pre­cios in­ter­na­cio­na­les” tie­ne que ver­se con ex­tre­mo cui­da­do, pues­to que un ki­lo de arroz en Viet­nam no cues­ta lo mis­mo que en Co­lom­bia y da­da la asi­me­tría de in­for­ma­ción que exis­te en nues­tra eco­no­mía, au­na­da a la dis­tor­sión de pre­cios re­la­ti­vos im­pe­ran­te, al fi­nal del día el con­su­mi­dor ve­ne­zo­lano pue­de ter­mi­nar pa­gan­do mu­cho más del va­lor del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal por bie­nes que pu­die­ra con­se­guir en Ve­ne­zue­la si exis­tie­sen otros fun­da­men­tos en su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Por otra par­te, los “pre­cios in­ter­na­cio­na­les” re­fle­jan la de­gra­da­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo de los ve­ne­zo­la­nos, quie­nes ni re­mo­ta­men­te pue­den pen­sar en com­prar co­mi­da con los to­ken ba­na­ne­ros que re­ci­ben co­mo sa­la­rio (bono ali­men­ti­cio). Y ello no es de ex­tra­ñar: si el va­lor real de los sa­la­rios es­tá aso­cia­do a la pro­duc­ti­vi­dad y la exis­ten­cia de un mer­ca­do li­bre, es un mi­la­gro que to­da­vía hoy, en un en­torno en el que se­gún Co­nin­dus­tria las em­pre­sas ope­ran al 35,2% de su ca­pa­ci­dad. Si a di­cha es­ta­dís­ti­ca se le une la cul­tu­ra es­ta­tis­ta y pro­tec­cio­nis­ta que ca­rac­te­ri­za la cul­tu­ra em­pre­sa­rial crio­lla, la si­tua­ción se tor­na aún más preo­cu­pan­te.

En to­do ca­so, al­gu­nos se be­ne­fi­cia­rán de la po­lí­ti­ca de importaciones a “pre­cios in­ter­na­cio­na­les” y, cree­mos, no só­lo se tra­ta de los lla­ma­dos en­chu­fa­dos, sino de otros ac­to­res po­lí­ti­cos y co­mer­cia­les que, sot­to vo­ce, se pres­tan pa­ra el sa­queo de ese bo­tín do­ra­do lla­ma­do Ve­ne­zue­la.

Pa­re­ce un cla­mor in­ge­nuo y dis­tan­te de la reali­dad lle­na de acuer­dos y ne­go­cia­cio­nes te­ji­das en la ne­bli­na, pe­ro hoy más que nun­ca se ha­ce im­pe­ra­ti­vo que quie­nes pre­ten­der lle­var las rien­das del país se preo­cu­pen de que­rer abra­zar la mo­der­ni­dad al sen­tar las ba­ses con una vi­sión so­bre el fu­tu­ro, y no to­mar de­ci­sio­nes, cual náu­fra­go me­cién­do­se en­tre pal­me­ras en el me­dio de una is­la de­sola­da, a la es­pe­ra de que el viento les in­di­que co­mo una pre­mo­ni­ción cuál es el rum­bo a se­guir. El país no es­tá pa­ra la in­di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.