Car­ta abier­ta al pre­si­den­te Ma­du­ro

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

(Par­te II)

La se­ma­na pa­sa­da co­men­za­mos es­ta car­ta pa­ra el pre­si­den­te Ma­du­ro. Aun­que el gé­ne­ro epis­to­lar no es el que me­jor ma­ne­ja­mos, in­ten­ta­mos ha­cer­le lle­gar a us­ted, se­ñor pre­si­den­te, nues­tras in­quie­tu­des so­bre la po­si­bi­li­dad de que us­ted co­la­bo­re con quie­nes acu­di­mos a ma­ra­to­nes in­ter­na­cio­na­les, con nues­tro pro­pio pe­cu­lio.

Siem­pre con el de­bi­do res­pe­to, y to­man­do en cuen­ta la ma­ne­ra en la cual us­ted ha apo­ya­do a nues­tros de­por­tis­tas, hi­ci­mos un re­cuen­to de nues­tra ac­ti­vi­dad co­mo ma­ra­to­nis­ta, que ini­cia­mos ha­ce más de tres dé­ca­das y que aún man­te­ne­mos con gran or­gu­llo, in­clu­so a nues­tros 78 años de edad.

Con­ta­mos con la su­fi­cien­te mo­ral, tan­to co­mo de­por­tis­tas, co­mo tam­bién en ca­li­dad de ciu­da­dano y cons­truc­tor mo­der­ni­za­dor de la ciu­dad de Valencia, pa­ra ha­cer­le lle­gar nues­tra mi­si­va. Que­re­mos de­jar sen­ta­do que he­mos es­ta­do pre­sen­tes pa­ra me­ter­le el hom­bro a to­dos los go­bier­nos, sin dis­cri­mi­na­ción de co­lo­res o cre­dos.

Co­mo pre­si­den­te de un al­to gru­po em­pre­sa­rial, vi des­fi­lar por mis ofi­ci­nas a pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, mi­nis­tros y al­tos per­so­ne­ros; sin em­bar­go, nues­tros múl­ti­ples pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les, to­dos de pri­me­ra ca­li­dad, siem­pre fue­ron rea­li­za­dos con el apo­yo de los sec­to­res pri­va­dos.

Son par­te de las co­sas que me ha­cen sen­tir agra­de­ci­do de es­ta tie­rra que me re­ci­bió ha­ce más de 60 años y de la que pue­do de­cir he re­ci­bi­do todo lo que yo es­pe­ra­ba, lo que es­toy a pun­to de pu­bli­car en mi li­bro ti­tu­la­do “Los sue­ños de un in­mi­gran­te he­chos reali­dad”, don­de con­ta­ré to­dos los de­ta­lles de mi vida.

Tam­bién he­mos co­la­bo­ra­do con el se­mi­lle­ro de­por­ti­vo ca­ra­bo­be­ño, del cual por cier­to ne­ce­si­ta­mos mu­cho. Nues­tros apor­tes han si­do a tra­vés de fun­da­cio­nes co­mo por ejem­plo Fun­dor­fa, pues de­ci­mos -al igual que el pre­si­den­te de es­ta or­ga­ni­za­ción, el ami­go Jo­sé Ame­liach- que “un de­por­tis­ta más es un de­lin­cuen­te me­nos”.

Por eso, reite­ra­mos nues­tra so­li­ci­tud de ayu­da y re­cor­da­mos que no pi­do re­cur­sos eco­nó­mi­cos, me da­ría ver­güen­za ha­cer­lo. Lo que nos ha­ce fal­ta a los ma­ra­to­nis­tas in­ter­na­cio­na­les es ase­gu­rar los cu­pos en la lí­nea aé­rea, en es­te ca­so Con­via­sa. Y es­ta­mos se­gu­ros que con su ayu­da, po­de­mos ha­cer­lo. Gra­cias por todo de an­te­mano, se­ñor pre­si­den­te.

Dios los bendiga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.