Es­cue­la de bo­xeo de Car­los Ar­ve­lo ex­por­ta cam­peo­nes na­cio­na­les

En la ins­ti­tu­ción “De­por­tis­tas en Ac­ción” en­tre­nan 18 ni­ños

Notitarde - - Güigüe-Tacarigua-Belén -

Güi­güe, no­viem­bre 6 (Yohan­na Guz­mán Blan­co).- En la pe­que­ña ha­bi­ta­ción de una hu­mil­de vi­vien­da, ubi­ca­da en la ca­lle La Al­can­ta­ri­lla del sec­tor La Lin­da, en la pa­rro­quia Güi­güe del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, más de una do­ce­na de ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes, al­gu­nos ya cam­peo­nes y sub­cam­peo­nes na­cio­na­les de bo­xeo, en­tre­nan con el ex­de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to Or­lan­do To­rres.

El ex­bo­xea­dor Or­lan­do To­rres, quien des­de los 12 años y has­ta 1991 col­mó de glo­rias el de­por­te na­cio­nal re­pre­sen­tan­do a Ca­ra­bo­bo, es aho­ra el fun­da­dor y en­tre­na­dor de la es­cue­la “De­por­tis­tas en Ac­ción”, la cual na­ció en 2003 y que con 13 años des­de su aper­tu­ra ya ha lle­va­do a cin­co jó­ve­nes -en­tre ellos una chi­ca- a com­pe­ti­cio­nes na­cio­na­les don­de han lo­gra­do ob­te­ner el ma­yor re­co­no­ci­mien­to, con­ti­nuan­do de es­ta for­ma su ejem­plo de traer gran­des lo­gros que enor­gu­lle­cen a su gen­te y a to­da la en­ti­dad y la na­ción.

Em­pe­ño y hu­mil­dad

El de­di­ca­do en­tre­na­dor re­ve­ló que con al­gu­nos pa­res de guan­tes vie­jos, al­go de­te­rio­ra­dos y que ha re­men­da­do, jun­to a unos im­pro­vi­sa­dos sacos he­chos con pan­ta­lo­nes vie­jos, re­lle­nos de ha­ra­pos ama­rra­dos a las vi­gas del te­cho de la ha­bi­ta­ción don­de en­se­ña; los jó­ve­nes en­tre­nan di­vi­di­dos en gru­pos.

Las prác­ti­cas las dic­ta de lu­nes a vier­nes en­tre las 9:00 de la ma­ña­na y has­ta las 5:00 de la tar­de.

En equi­pos de tres ca­te­go­rías, el se­ñor di­vi­dió los ni­ños de­pen­dien­do la edad, el tiem­po y las téc­ni­cas que en­se­ña­rá.

Por lo que de 9:00 a 11:00 de la ma­ña­na re­ci­be a los gran­des que es­tu­dian en el ho­ra­rio de la tar­de.

Lue­go, de 4:00 a 4:30 de la tar­de, edu­ca a los más pe­que­ños, ya que evi­ta no ago­tar­los y des­gas­tar­los fí­si­ca­men­te sino más bien in­ten­ta mo­ti­var­los y en­fo­car­se en el de­por­te co­mo dis­ci­pli­na pa­ra desa­rro­llar en el fu­tu­ro.

Y fi­nal­men­te, de cin­co a 7:30 de la no­che en­tre­na el gru­po in­ter­me­dio en­tre ellos; los ya ga­lar­do­na­dos atle­tas.

“Lue­go de ter­mi­nar el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to, des­pués de las 7:30 de la no­che, acom­pa­ño a los ni­ños a sus ca­sas, ya que es una ho­ra en la que la zo­na es­tá os­cu­ra y pe­li­gro­sa, por eso me ase­gu­ro de que lle­guen bien a su ho­gar”, co­men­tó To­rres.

Amor por el de­por­te

Es­te plan de te­ner su es­cue­la de bo­xeo ini­ció lue­go de que les ce­rra­ran al­gu­nas puer­tas. Se­gún ex­pli­có, tras ser des­pe­di­do del ayun­ta­mien­to lo­cal, ha­ce al­gu­nos años, lue­go de unas de­cla­ra­cio­nes que ofre­ció a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; To­rres no de­ca­yó y por su amor al de­por­te de­ci­dió abrir a los ni­ños de la co­mu­ni­dad las puer­tas de sus ca­sas pa­ra en­se­ñar­les de dis­ci­pli­na, cons­tan­cia y de­di­ca­ción. De­ta­lló que dos años des­pués de co­men­zar con la pre­pa­ra­ción que rea­li­za de ma­ne­ra gra­tui­ta y pro­fe­sio­nal con los jó­ve­nes, lle­gó el mo­men­to de par­ti­ci­par en las im­por­tan­tes com­pe­ti­cio­nes; y fue en 2005 cuan­do su es­fuer­zo rin­dió fru­tos, pues Wil­mer Moreno ob­tu­vo el tí­tu­lo de cam­peón na­cio­nal y su hi­jo Luis To­rres el de sub­cam­peón. Pos­te­rior­men­te, en 2014, Brian Ro­drí­guez al­can­zó el gran re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal en su ca­te­go­ría; y en la más re­cien­te tem­po­ra­da de jue­gos na­cio­na­les la jo­ven Mi­riagnys Pé­rez re­sul­tó cam­peo­na y Brian Martínez sub­cam­peón na­cio­nal.

Su ins­pi­ra­ción

A pe­sar de que ac­tual­men­te la­bo­ra co­mo al­ba­ñil y so­lo cuan­do pue­de rea­li­za cual­quier ti­po de tra­ba­jo pa­ra ga­nar­se la vida, y con la po­si­bi­li­dad de sa­car pro­ve­cho de su co­no­ci­mien­to y a tra­vés del in­te­rés del gru­po de de­por­tis­tas por apren­der ca­da día más de es­ta dis­ci­pli­na; To- rres ase­gu­ró que no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción, en pri­mer lu­gar, de exi­gir uni­for­mes y equi­pos in­dis­pen­sa­bles pa­ra prac­ti­car, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a los al­tos cos­tos de és­tos y ase­ve­ró que mu­cho me­nos pien­sa co­brar por im­par­tir sus co­no­ci­mien­tos de bo­xeo.

“Se tra­ta de un ofi­cio que me ins­pi­ra a ver cre­cer y ma­du­rar a quie­nes lle­gan aquí col­ma­dos de sue­ños, lo­gran­do sus me­tas de­por­ti­vas, a su vez las mías, que no son otras que ha­ber en­tre­na­do a los me­jo­res bo­xea­do­res del país y el mun­do”, con­tó.

¿Qué se re­quie­re?

El pro­fe­sor - co­mo le di­cen los ni­ños- men­cio­nó que se quie­re pa­ra en­trar a la es­cue­la de bo­xeo es el per­mi­so de los pa­dres y re­pre­sen­tan­tes, ya que se tra­ta de un de­por­te al­go ru­do y de con­tac­to con los que al­gu­nos no es­tán de acuer­do.

Aña­dió que ade­más es in­dis­pen­sa­ble que los par­ti­ci­pan­tes ten­gan la pa­sión y el de­seo de apren­der, con­cen­trar­se y en­tre­gar­se de ma­ne­ra dis­ci­pli­na­da a dar lo me­jor pa­ra de­jar su ins­ti­tu­ción y gen­te bien re­pre­sen­ta­da.

18 ni­ños de Car­los Ar­ve­lo en­tre­nan con el ex­bo­xea­dor Or­lan­do To­rres pa­ra ser atle­tas de al­to ren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.