Diá­lo­go y El Di­le­ma del Co­rre­lón

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Burguera

Diá­lo­go y con­flic­tos

Se sen­tía el so­lem­ne si­len­cio y for­ma­li­dad en todo el cul­tu­ral es­pa­cio. El in­cien­so se es­par­cía por todo el re­cin­to. La ora­ción acom­pa­ña­ba a los de­vo­tos fie­les que acu­dían a la noc­tur­na ci­ta y así, con la ben­di­ción del San­to Pa­dre, se ini­cia­ba el pro­ce­so de diá­lo­go, la fa­se de re­so­lu­ción de te­rre­na­les con­flic­tos en­tre el sec­tor gu­ber­na­men­tal y los re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción. Obis­pos y mon­se­ño­res se cons­ti­tuían en in­me­jo­ra­bles tes­ti­gos pa­ra que en una suer­te de sa­cra­men­tal mi­sa ase­gu­rar que las par­tes se die­ran el sa­lu­do de la paz, re­to­ma­rán el sen­de­ro de la con­fian­za que se ha­bía ex­tra­via­do pre­via­men­te a la católica ce­re­mo­nia. El sec­tor opo­si­tor an­tes de in­gre­sar ha­bía de­ci­di­do re­cu­rrir a uno de los in­cues­tio­na­bles sa­cer­do­tes pa­ra que un­gie­ra con los san­tos óleos, con aceite ben­di­to, en fin, die­ra la ex­tre­maun­ción a lo que se lle­gó a co­no­cer co­mo el Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio, que aho­ra pue­de des­can­sar en paz y sa­lir al en­cuen­tro ce­les­tial con el Se­ñor.

El in­ma­cu­la­do emi­sa­rio

Todo se ini­cia­ba y el obis­po con su mi­sal y mi­tra que or­na­men­ta­ba su ca­be­za pa­ra sig­ni­fi­car que re­pre­sen­ta a aquél que es ca­be­za del pue­blo de Dios, ini­cia­ba sus orien­ta­do­ras y re­fle­xi­vas pa­la­bras con un ver­da­de­ro man­da­mien­to “La úl­ti­ma ins­tan­cia de la de­mo­cra­cia de una na­ción son su Cons­ti­tu­ción y sus le­yes, na­da es­ta­rá por en­ci­ma de ellas y to­dos tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de res­pe­tar­la y de­fen­der

la”. Los re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción al sen­tir­se alu­di­dos por la sa­gra­da or­den, afian­za­ron en­tre sí sus ma­nos y al uní­sono ex­cla­ma­ron de ma­ne­ra fer­vo­ro­sa Amén, Amén, Amén. “Ala­ba­do sea el Se­ñor”.

Los pro­fa­na­do­res

Ho­ras des­pués de ha­ber cul­mi­na­do el sa­gra­do en­cuen­tro, de re­ci­bir la ben­di­ción el es­pe­ra­do diá­lo­go, sur­gie­ron al­gu­nos di­ri­gen­tes de po­ca fe, los re­ne­ga­dos de ofi­cio, quie­nes en un ac­to de agra­vio a nues­tra San­ta Igle­sia Católica y ex­hi­bien­do una ines­pe­ra­da vir­tud de la ig­no­ran­cia, em­pe­za­ban a es­ta­ble­cer lap­sos, que en 10 días la me­sa de en­cuen­tro y coin­ci­den­cias de­be­ría dar res­pues­tas a to­das sus pe­ti­cio­nes, co­mo dé­bil ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car su po­ca o nu­la vo­ca­ción de par­ti­ci­par en el diá­lo­go. El fa­mé­li­co y otro­ra as­pi­ran­te pre­si­den­cial de PJ nue­va­men­te des­va­ría, ha­ce desafian­tes ame­na­zas. Es re­to­mar el dis­cur­so de la vio­len­cia y ha­blar nue­va­men­te de ca­lle, sub­es­ti­man­do y des­co­no­cien­do que el fer­vor, la con­cien­cia y el com­pro­mi­so se vis­ten de to­na­li­dad ro­ja y re­co­rren, acom­pa­ña­dos de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del cha­vis­mo, las ave­ni­das y ca­lles de cual­quier pue­blo del país.

La di­vi­sión

Des­de la se­de del he­mi­ci­clo na­cio­nal, el pre­si­den­te del Par­la­men­to Henry Ra­mos Allup le sa­lía al pa­so a la in­no­ble in­ten­ción

de los he­re­jes, “has­ta aho­ra con cho­que y con­fron­ta­ción no he­mos lo­gra­do re­sol­ver el con­flic­to. No­so­tros es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar el cos­to po­lí­ti­co, se­ría ma­yor el cos­to po­lí­ti­co de no sen­tar­nos a re­sol­ver los pro­ble­mas de Ve­ne­zue­la, no po­de­mos se­guir pa­ta­lean­do”, mien­tras que el go­ber­na­dor del es­ta­do La­ra, Hen­ri Fal­cón se di­ri­gía a los após­ta­tas al re­cri­mi­nar­les, “no se

pue­de de­cir que el pró­xi­mo 11 de No­viem­bre sur­gi­rá una so­lu­ción del diá­lo­go que sos­tie­ne el Go­bierno Na­cio­nal y la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na. Eso es men­ti­ra, des­de la MUD no po­de­mos se­guir en­ga­ñan­do a nues­tro pue­blo”. Fi­na­li­zan­do con una la­pi­da­ria sen­ten­cia, “No hay que ser hi­pó­cri­ta, no hay diá­lo­go so­bre una so­lu­ción tan com­ple­ja que se pue­da re­sol­ver en 10 días. El 11 de no­viem­bre no ha­brá un arre­glo de­fi­ni­ti­vo”. An­te es­tas ca­te­gó­ri­cas ase­ve­ra­cio­nes de Ra­mos Allup y Hen­ri Fal­cón, apa­re­ce lo anun­cia­do, la

di­vi­sión lle­va en sus hom­bros el fé­re­tro don­de iner­te ya­ce lo que en al­gu­na oca­sión se co­no­ció co­mo una coa­li­ción opo­si­to­ra, es el ofi­cial y afli­gi­do fu­ne­ral de la MUD.

Sin con­se­jos

En pa­sa­dos días apa­re­cía el Al­cal­de de Be­ju­ma ha­cien­do una ex­hi­bi­ción de irre­ve­ren­cia e in­ti­mi­da­ción al ex­cla­mar que el Go­bierno tan so­lo le que­da­ban po­cos días pa­ra cum­plir y en el ca­so de no ha­cer­lo, la ca­lle se­ría el es­ce­na­rio pa­ra la con­fron­ta­ción y en­fren­ta­mien­to, que el oc­ci­den­te de Ca­ra­bo­bo se­ría zo­na de re­sis­ten­cia y desobe­dien­cia ci­vil. Nue­va­men­te el Al­cal­de no es­cu­cha la pru­den­te su­ge­ren­cia de su res­pe­ta­do pro­ge­ni­tor. En Be­ju­ma an­te tan­ta im­pro­vi­sa­ción hay que bus­car un efec­ti­vo re­me­dio.

Re­no­va­ción

Den­tro de la sa­gra­da me­sa de diá­lo­go, el sec­tor gu­ber­na­men­tal se ha com­pro­me­ti­do en es­ta­ble­cer un cris­ta­lino cro­no­gra­ma elec­to­ral y que en 2017 se pro­duz­can las elec­cio­nes re­gio­na­les y lo­ca­les, don­de pun­tual­men­te los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos pre­sen­ta­rán sus ofer­tas y as­pi­ran­tes, lue­go de ha­ber cum­pli­do con la in­elu­di­ble obli­ga­ción de ha­ber­se re­no­va­do an­te el CNE, de erra­di­car de sus fi­las la ma­ño­sa prác­ti­ca de la do­ble mi­li­tan­cia y apro­ve­chan­do la be­né­vo­la pró­rro­ga de 6 me­ses que con­ce­dió el TSJ cum­plir con el de­ber de pre­sen­tar nó­mi­na de ins­cri­tos y mi­li­tan­cia an­te el ór­gano co­mi­cial. Es de­cir el pri­mer se­mes­tre del año pró­xi­mo se­rá sig­na­do por el es­fuer­zo pa­ra va­li­dar­se o re­no­var­se de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas y fi­na­li­zan­do el se­gun­do de los se­mes­tres ob­ser­va­re­mos el de­sa­rro­llo de los co­mi­cios pa­ra se­lec­cio­nar los di­fe­ren­tes go­ber­na­do­res y alcaldes.

El há­bil Co­rre­lón

La po­si­ción de VP al abs­te­ner­se de par­ti­ci­par en el diá­lo­go na­cio­nal y cues­tio­nar la in­ter­me­dia­ción pa­pal, ha pues­to en se­rios aprie­tos a Ale­jan­dro Feo la Cruz, quien fun­ge co­mo je­fe de esa na­ran­ja tol­da en Ca­ra­bo­bo. Rea­li­za­mos el ma­yor de los es­fuer­zos, con­su­mi­mos ho­ras tra­tan­do de bus­car cual­quier de­cla­ra­ción o al me­nos un so­li­ta­rio men­sa­je por sus ac­ti­vas re­des so­cia­les don­de se so­li­da­ri­za­ra con la po­si­ción de la di­rec­ción de VP o al­gún lla­ma­do a par­ti­ci­par en la mar­cha el pa­sa­do 3N y cu­yo des­tino fi­nal se­ría el asal­to al pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. Al pa­re­cer el co­no­ci­do Co­rre­lón ha asu­mi­do una po­si­ción de ab­so­lu­ta au­to­no­mía y ha ex­pre­sa­do, sin te­mor al­guno, que las di­rec­tri­ces par­ti­dis­tas no se com­pa­de­cen con la reali­dad de la re­gión y que su con­cien­cia no alo­ja ra­di­ca­les ideo­lo­gías. El buen Ale­jan­dro guar­da pru­den­te si­len­cio, sa­be que su in­cor­po­ra­ción a VP sig­ni­fi­có la pla­ta­for­ma pa­ra ga­ran­ti­zar su can­di­da­tu­ra a la go­ber­na­ción del es­ta­do, pe­ro te­nien­do que li­diar con las in­con­tro­la­bles pug­nas in­ter­nas que pu­die­ran per­tur­bar sus an­sia­da as­pi­ra­ción, co­mo cuan­do el ERA (En­te Re­gio­nal de Ac­ti­vis­mo) le im­pi­dió de­sig­nar a Car­los Graf­fe coor­di­na­dor de VP en Valencia an­te el ve­to de Ju­lio Cas­ti­llo, por cier­to com­pa­ñe­ro de Graf­fe cuan­do sa­lie­ron de­rro­ta­dos en las in­ter­nas par­la­men­ta­rias o el de evi­tar que Os­car Her­nán­dez, ex coor­di­na­dor re­gio­nal de VP ame­na­za­ra y pro­fi­rie­ra to­da suer­te de im­pro­pe­rios al con­ce­jal Gus­ta­vo Mer­ca­do, quien es­cu­da­do en Nel­son Rie­di, pu­do evi­tar que su in­te­gri­dad fí­si­ca fue­se vul­ne­ra­da. El Co­rre­lón hu­ye y es­pe­ra pa­cien­te­men­te que amai­ne la tor­men­ta. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.