Una idea pa­ra la AN

Notitarde - - Opinión - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger @cjai­mesb

Los Con­ve­nios de Gi­ne­bra y sus Pro­to­co­los adi­cio­na­les son “tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que con­tie­nen las prin­ci­pa­les nor­mas des­ti­na­das a li­mi­tar la bar­ba­rie de la gue­rra. Pro­te­gen a las per­so­nas que no par­ti­ci­pan en las hos­ti­li­da­des (ci­vi­les, per­so­nal sa­ni­ta­rio, miem­bros de or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias) y a los que ya no pue­den se­guir par­ti­ci­pan­do en los com­ba­tes (he­ri­dos, en­fer­mos, náu­fra­gos, pri­sio­ne­ros de gue­rra)” ( https:// www. icrc. org/ spa/ wa­rand- law/ trea­ties- cus­to­mary­law/geneva-con­ven­tions/over­view -geneva-con­ven­tions.htm). Se de­fi­ne cla­ra­men­te que cuan­do una na­ción in­fil­tra a otra na­ción -con el con­sen­ti­mien­to o no de la po­bla­ción in­va­di­da- re­pre­sen­ta un es­ta­do bé­li­co. En Ve­ne­zue­la, se­gún esa de­fi­ni­ción, es­ta­mos en gue­rra. Nos in­va­dió Cu­ba des­de 1999, año que Hugo Chá­vez as­cen­dió al po­der.

Los cu­ba­nos se han apo­de­ra­do de to­dos los ám­bi­tos del po­der na­cio­nal, in­clu­yen­do las Fuer­zas Ar­ma­das, lo que cons­ti­tu­ye un de­li­to de trai­ción a la pa­tria por par­te de quie­nes lo pro­mo­vie­ron, acep­ta­ron y si­guen acep­tan­do. Ya he­mos vis­to unos cuan­tos mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos “ro­di­lla en tie­rra” fren­te al dés­po­ta del Ca­ri­be.

Los cu­ba­nos tie­nen ba­jo su con­trol las mi­li­cias, los co­lec­ti­vos y has­ta los pra­nes. Usan y han re­par­ti­do ar­mas que lle­van im­pre­sa la le­yen­da “pa­ra uso ex­clu­si­vo de la Fuer­za Ar­ma­da de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la”, co­mo si se tra­ta­ra de ca­ra­me­los lan­za­dos des­de una ca­rro­za en car­na­val. Esas tres fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res cons­ti­tu­ye­ron la co­lum­na ver­te­bral de las fuer­zas de cho­que de Hugo Chá­vez y aho­ra lo son de Ma­du­ro.

Los cu­ba­nos di­ri­gen to­dos los Re­gis­tros y No­ta­rías del país. Tie­nen ne­go­cios con los in­su­mos de la Mi­sión Iden­ti­dad, que ce­du­la a ve­ne­zo­la­nos y ex­tran­je­ros y ex­pi­de pa­sa­por­tes. Con­tro­lan las co­mu­ni­ca­cio­nes y los la­bo­ra­to­rios de in­fil­tra­ción, des­in­for­ma­ción (gue­rra su­cia) y es­pio­na­je. Son ellos los res­pon­sa­bles de to­da la red de sa­lud pú­bli­ca de la Mi­sión Ba­rrio Aden­tro, por cier­to, muy de­te­rio­ra­da en los úl­ti­mos tiem­pos. Y ade­más, son ase­so­res de la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca. En fin, tie­nen con­trol so­bre las enti- da­des más vul­ne­ra­bles y es­tra­té­gi­cas del país.

Es­to de la in­va­sión cu­ba­na a Ve­ne­zue­la no es nue­vo. Ha su­ce­di­do a lo lar­go de la his­to­ria en otras la­ti­tu­des. Tal vez lo trá­gi­co de nues­tra si­tua­ción de gue­rra es que se dio sin dis­pa­rar ni un ti­ro, todo lo con­tra­rio: Chá­vez les en­tre­gó el país en ban­de­ja de pla­ta. Tam­po­co era la pri­me­ra vez que Cu­ba in­ten­ta­ba in­va­dir Ve­ne­zue­la: lo hi­zo en los años se­sen­ta y fue re­pe­li­da va­lien­te y hon­ro­sa­men­te por los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos de aque­lla épo­ca. ¡Qué di­fe­ren­cia con los de aho­ra!

En el nor­te y es­te de Fran­cia, en­tre 1940 y 1944 se ins­tau­ró un ré­gi­men que se co­no­ció co­mo la Fran­cia o Re­pú­bli­ca de Vichy, por­que la se­de es­ta­ba en esa ciu­dad. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­tu­vo con­du­ci­do por un hé­roe de la I Gue­rra Mun­dial, el “Ven­ce­dor de Ver­dun”, el Ma­ris­cal Pé­tain, quien ins­tau­ró un ré­gi­men en con­ni­ven­cia con los na­zis, na­cio­na­lis­ta y per­so­na­lis­ta (su fo­to es­ta­ba en to­das par­tes), que ter­mi­nó fun­cio­nan­do co­mo una dic­ta­du­ra. En 1944 Pé­tain fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de al­ta trai­ción, por lo que fue con­de­na­do a muer­te (con­mu­ta­da por su edad), de­gra­da­ción na­cio­nal y con­fis­ca­ción de sus bie­nes.

Lo trai­go a co­la­ción por­que otra op­ción que tie­ne la Asam­blea Na­cio­nal –en la bús­que­da de for­mas y ar­gu­men­tos de­mo­crá­ti­cos pa­ra sa­lir de es­te ré­gi­men que se­gún pa­la­bras del mis­mo Ma­du­ro “no sal­drá ni con vo­tos, ni con ba­las”- es la de aco­ger­se a los Con­ve­nios y pe­dir la in­ter­ven­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.