La Cons­ti­tu­ción y la Ver­dad co­mo ba­se del Diá­lo­go

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

An­te la jus­ti­fi­ca­da reac­ción de la opo­si­ción por la rup­tu­ra del hi­lo Cons­ti­tu­cio­nal co­mo con­se­cuen­cia del di­fe­ri­mien­to ile­gal del RR; el ata­que de las hor­das ofi­cia­lis­tas a la Asam­blea Na­cio­nal; las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, se fi­jó por par­te de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca una agre­si­va ho­ja de ru­ta que de­fi­nió múl­ti­ples me­di­das par­la­men­ta­rias y po­pu­la­res anun­cia­das en res­pues­ta a los atro­pe­llos dic­ta­to­ria­les. El Go­ber­nan­te aco­rra­la­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te in­ten­tó es­cu­dar­se pro­po­nien­do un DIÁ­LO­GO DE PAZ Y AMOR. Pe­ro en sus de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res ha de­mos­tra­do que ni cree en un diá­lo­go con­cer­ta­do, ni es­tá dis­pues­to a ce­der en na­da que lo se­pa­re del Po­der, ya que lo que desea es un diá­lo­go a la Ga­to Pardo, “dia­lo­gar pa­ra que todo si­ga igual”

Las ges­tio­nes di­rec­tas de la Di­plo­ma­cia Va­ti­ca­na –so­li­ci­ta­da por am­bas par­tes- die­ron ini­cio a un “diá­lo­go”, que sin du­da al­gu­na, re­pre­sen­ta un ries­go pa­ra los de­mó­cra­tas si per­mi­ten ser ma­ni­pu­la­dos por el ofi­cia­lis­mo pa­ra eva­dir las cla­ras exi­gen­cias de la opo­si­ción y de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ex­pues­tas en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des. El pro­ce­so de diá­lo­go arran­ca con au­sen­cias no­to­rias, múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes, des­con­fian­za mu­tua, desa­cier­tos de fon­do y de for­ma. Pe­ro al mis­mo tiem­po re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad si es que se ma­ne­ja con in­te­li­gen­cia, ur­gen­cia, cla­ri­dad, trans­pa­ren­cia y pro­fe­sio­na­lis­mo pa­ra en­rum­bar los me­ca­nis­mos de so­lu­ción pa­ci­fi­ca de la con­tro­ver­sia y pre­ve­nir un con­flic­to que po­dría ser más gra­ve si no se ca­na­li­za de ma­ne­ra in­me­dia­ta a tra­vés de dos pi­la­res: el de la Cons­ti­tu­ción y el de la Ver­dad, ya que no bas­ta con en­se­ñar el li­bri­to azul y re­pe­tir in­can­sa­ble­men­te “den­tro de la Cons­ti­tu­ción todo, fue­ra de ella na­da” pa­ra lue­go in­ter­pre­tar el tex­to de ma­ne­ra ca­pri­cho­sa y ale­ja­da de la ver­dad.

Al igual que en otros pro­ce­sos di­fí­ci­les que se vi­vie­ron en Amé­ri­ca Latina, la so­lu­ción pa­cí­fi­ca se lo­gró con el apo­yo de ter­ce­ros paí­ses, en el que par­ti­ci­pa­ron es­pe­cia­lis­tas, pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos, po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res, quie­nes lo­gra­ron cons­truir me­ca­nis­mos de con­fian­za mu­tua a tra­vés de ve­ri­fi­ca­cio­nes del cum­pli­mien­to real de los acuer­dos lo­gra­dos. Fe­liz­men­te pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, am­bas par­tes coin­ci­den en que el Acuer­do se ba­sa en lo es­ti­pu­la­do en la Cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na, pe­ro co­mo su in­ter­pre­ta­ción di­fie­re dia­me­tral­men­te, la ver­dad de su cum­pli­mien­to de­be so­me­ter­se a la ve­ri­fi­ca­ción de los fa­ci­li­ta­do­res in­ter­na­cio­na­les quie­nes de­ben pro­nun­ciar­se si se cum­ple con el tex­to en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, o si se da cum­pli­mien­to a las so­lu­cio­nes de la Me­sa con las pro­pues­tas fren­te a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, so­cial, eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal que de­be ser ve­ri­fi­ca­do por ex­per­tos acep­ta­dos por las par­tes pa­ra ase­gu­rar una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Pa­ra lo­grar­lo, la Di­plo­ma­cia Va­ti­ca­na de­be com­pro­me­ter que el dia­lo­go cum­pla con los dos pi­la­res se­ña­la­dos: Cons­ti­tu­ción y Ver­dad, con­tan­do pa­ra ello con los me­ca­nis­mos de pre­ven­ción de con­flic­tos y de cons­truc­ción de con­fian­za, que en otros ca­sos exi­to­sos fue­ron apor­ta­dos por ex­per­tos de la ONU (co­mo ONUSAL en El Salvador, MIN­GUA en Gua­te­ma­la) o por la OEA (co­mo en el ca­so de Hai­tí), de­jan­do de la­do la fra­ca­sa­da “troi­ka de Sam­per” re­cha­za­da por mu­chos opo­si­to­res. El nue­vo Diá­lo­go -ba­sa­do en la Cons­ti­tu­ción y en la Ver­dad- es el rum­bo ade­cua­do pa­ra al­can­zar la Paz, la De­mo­cra­cia y la to­le­ran­cia en­tre to­dos los ve­ne­zo­la­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.