Au­men­to sa­la­rial des­truc­tor

Notitarde - - Economía - *dsi­fon­tes@uc.edu.ve Twit­ter: @dsi­fon­tes Do­min­go Si­fon­tes*

En di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des he­mos ana­li­za­do el te­ma de los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo y la con­clu­sión es la mis­ma: no re­sol­ve­rá el pro­ble­ma. Adi­cio­nal­men­te sur­ge el pro­ble­ma de la “bo­ni­fi­ca­ción” del sa­la­rio que es en de­fi­ni­ti­va lo que el go­bierno ha ve­ni­do ha­cien­do en el úl­ti­mo año y me­dio. Con el nue­vo sa­la­rio mí­ni­mo el bono de ali­men­ta­ción re­pre­sen­ta 70% del “sa­la­rio mí­ni­mo in­te­gral” y en la me­di­da que si­gan ha­cien­do au­men­tos de es­te ti­po es­te por­cen­ta­je se­rá ma­yor. Has­ta ha­ce po­co tiem­po la re­la­ción era 70% de sa­la­rio y 30% de bono de ali­men­ta­ción. La re­la­ción se in­vir­tió y exis­te la po­si­bi­li­dad que en tér­mi­nos reales la fi­gu­ra del sa­la­rio des­apa­rez­ca. Las im­pli­ca­cio­nes de es­ta prác­ti­ca son im­por­tan­tes por­que pa­ra el cálcu­lo de pres­ta­cio­nes so­cia­les, va­ca­cio­nes y uti­li­da­des los bo­nos no son to­ma­dos en cuen­ta, in­de­pen­dien­te­men­te del mon­to de es­tos y de la na­tu­ra­le­za del em­plea­dor: público o pri­va­do. En la me­di­da que se de­cre­ten au­men­tos sa­la­ria­les se ha­ce cues­ta arri­ba po­der pa­gar­los, prin­ci­pal- men­te pa­ra los pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios por­que su ca­pa­ci­dad de “di­luir” los au­men­tos de sa­la­rio mí­ni­mo en su es­truc­tu­ra de cos­tos es me­nor a la de las gran­des em­pre­sas. Pa­ra el Go­bierno tam­bién su­po­ne un pro­ble­ma por­que al no es­tar pre­su­pues­ta­do los au­men­tos sa­la­ria­les re­cu­rren a es­tra­te­gias que aceleran la in­fla­ción y se en­tra en un círcu­lo vi­cio­so del cual mu­chas ve­ces no es fá­cil sa­lir. Pien­se en un pe­que­ño ne­go­cio. Los au­men­tos sa­la­ria­les que de­cre­ta el go­bierno son in­sos­te­ni­bles y mu­chos ten­drán que des­pe­dir gen­te e in­clu­so ce­rrar. No es de ex­tra­ñar que el pró­xi­mo año au­men­te el des­em­pleo. Pa­ra los que pien­san que los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo de es­te año son po­si­ti­vos, no se cai­ga a en­ga­ños, se ne­ce­si­ta una po­lí­ti­ca an­ti in­fla­cio­na­ria y el go­bierno no la tie­ne. Sin au­men­tos de la pro­duc­ti­vi­dad es im­po­si­ble sa­lir de la agu­da cri­sis que vi­ve el país. Es­te ti­po de es­tra­te­gia no re­suel­ve ab­so­lu­ta­men­te na­da y agu­di­zan los pro­ble­mas por­que no ata­can el pro­ble­ma de fon­do. Mien­tras tan­to las dis­tor­sio­nes se pro­fun­di­zan y los efec­tos se­rán ca­da vez peo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.