¿Có­mo te lo ex­pli­co?

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas “Una con­ver­sa­ción es un diá­lo­go, no un mo­nó­lo­go. Por eso hay tan po­cas bue­nas con­ver­sa­cio­nes: de­bi­do a la es­ca­sez de per­so­nas in­te­li­gen­tes”. @cha­ri­to­ro­jas

Tru­man Streck­fus Per­sons, más co­no­ci­do co­mo Tru­man Ca­po­te (1924 -1984), pe­rio­dis­ta y es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se,

La na­vi­dad fue ade­lan­ta­da un mes. La cruz del Ávi­la se en­cen­dió el 1° de no­viem­bre en lu­gar del 1° de di­ciem­bre, co­mo tra­di­cio­nal­men­te se ha­cía pa­ra dar ini­cio al pe­rio­do de­cem­brino. Sin em­bar­go, a na­die de­be ex­tra­ñar es­ta al­te­ra­ción de los usos y cos­tum­bres. No hay que ol­vi­dar que esa cruz tam­bién fue en­cen­di­da en mar­zo de 2013, cuan­do el co­man­dan­te ago­ni­za­ba. No hay que ol­vi­dar que en Ve­ne­zue­la nos han cam­bia­do has­ta el nom­bre del país, la ban­de­ra, el es­cu­do, el Pan­teón Na­cio­nal, la his­to­ria pa­tria.

Así que na­die se pue­de sor­pren­der por­que el go­bierno se ha­ya de­cla­ra­do en na­vi­dad el 1° de no­viem­bre. Las ofi­ci­nas pú­bli­cas sa­ca­ron pres­tas, lu­ces, la­zos, pe­se­bres y ador­nos, en obe­dien­cia a la or­den re­vo­lu­cio­na­ria. Co­men­za­ron las gai­tas en la red de me­dios pú­bli­cos y en ca­de­na anun­ció el pre­si­den­te que otor­ga­ría 3 me­ses de agui­nal­do a em­plea­dos pú­bli­cos y pen­sio­na­dos. El mi­nis­tro co­rres­pon­dien­te se apre­su­ró a de­cir que el bar­co car­ga­do de per­ni­les y ju­gue­tes ya es­ta­ba lle­gan­do a puer­to. Y el pre­si­den­te bai­ló sal­sa en ca­de­na.

Pe­ro to­do el mun­do sa­be que el ré­gi­men se pu­so el go­rro de San­ta pa­ra dis­traer al país del pun­to fo­cal que ob­se­si­va­men­te es el te­ma de to­da ac­ción y con­ver­sa­ción: la me­sa de diá­lo­go. Con pro­fun­das du­das acer­ca de su efec­ti­vi­dad, los ve­ne­zo­la­nos sin em­bar­go sa­ben que la pre­sen­cia del Va­ti­cano en la me­sa abre una es­pe­ran­za a las pe­ti­cio­nes que im­pe­rio­sa­men­te re­quie­re la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca pa­ra des­tran­car un juego que lu­ce ca­da vez más cer­cano a una im­plo­sión vio­len­ta.

Ha­blar de ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas es ca­si un in­sul­to pa­ra quie­nes no tie­nen ha­ri­na pa­ra ha­cer una are­pa, mu­cho me­nos una ha­lla­ca. Los cos­tos de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria, que su­pe­ran los 500.000 bo­lí­va­res men­sua­les, son inal­can­za­bles pa­ra más del 90% de los ve­ne­zo­la­nos. El pro­ce­so del ham­bre ha lle­ga­do a ex­tre­mos de gran cruel­dad, con la apa­ri­ción de pro­duc­tos im­por­ta­dos a pre­cios que muy po­cos pue­den pa­gar. Eso sí, a los pro­duc­to­res na­cio­na­les se les nie­ga las di­vi­sas pa­ra ma­te­ria pri­ma y se les exi­ge “pre­cio jus­to” mien­tras que los ne­go­cian­tes del ham­bre im­por­tan y ven­den a dó­lar to­day, que por cier­to an­te los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos ha da­do un sal­to que ca­si ro­za la ba­rre­ra de los 2.000.

El go­bierno es­tá atra­pa­do en su pro­pia ma­ra­ña de inep­ti­tud y vio­la­cio­nes a la cons­ti­tu­ción. Cuan­do de­ci­dió ob­viar a la Asam­blea Na­cio­nal en su rol con­tra­lor del presupuesto na­cio­nal, ol­vi­do que nin­gún or­ga­nis­mo internacional le da­rá a Ve­ne­zue­la un prés­ta­mo sin el aval de la Asam­blea. Ni Chi­na ni Ru­sia desean to- mar el ries­go de pres­tar­le a un país en ries­go pro­ba­do de de­fault. Ve­ne­zue­la es la peor eco­no­mía del mun­do, con la in­fla­ción más al­ta y las pro­yec­cio­nes más ne­ga­ti­vas del pla­ne­ta. Lo di­cen el Ban­co Mun­dial, el Fon­do Mo­ne­ta­rio, los ban­cos, las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go. Los eco­no­mis­tas ve­ne­zo­la­nos han emi­ti­do cer­te­ras opi­nio­nes se­ña­lan­do cua­les son los ca­mi­nos pa­ra ali­viar es­ta inocul­ta­ble ban­ca­rro­ta: le­van­tar con­trol de cam­bios, es­ti­mu­lar la pro­duc­ción, res­pe­tar la pro­pie­dad y la li­bre ini­cia­ti­va.

El go­bierno no es­cu­cha las vo­ces de un pue­blo que quie­re re­sol­ver es­ta si­tua­ción por la vía ex­pe­di­ta de las ur­nas: vo­tar pa­ra re­vo­car, vo­tar pa­ra ele­gir a quie­nes ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar las rien­das y res­ca­tar al país del ba­rran­co po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y mo­ral en que se en­cuen­tra.

Las no­ti­cias no mien­ten: hay ni­ños y an­cia­nos mu­rien­do de ham­bre, fa­mi­lias que mal co­men una o dos ve­ces al día, gen­te que es­tá ro­ban­do por ne­ce­si­dad, que bus­ca so­bras en los ba­su­re­ros pa­ra no mo­rir de men­gua. Men­di­gar co­mi­da, me­di­ci­nas, es una dan­tes­ca es­ce­na que ve­mos has­ta en per­so­nas que has­ta ha­ce no mu­cho te­nían un acep­ta­ble ni­vel de vi­da. Es evi­den­te que a Mi­ra­flo­res no in­tere­sa el dra­ma de los hos­pi­ta­les, don­de los mé­di­cos de­ses­pe­ran pa­ra sal­var vi­das, na­die los es­cu­cha, no hay so­lu­cio­nes. Los an­cia­na­tos han ido ce­rran­do, los vie­ji­tos mue­ren o aca­ban en la ca­lle cuan­do no tie­nen fa­mi­lia. Los ni­ños van a es­cue­las con ba­ños in­ser­vi­bles, a ve­ces re­ci­ben cla­ses sen­ta­dos en el pi­so, en la ma­yo­ría de los plan­te­les no hay co­mi­da pa­ra los pro­gra­mas de ali­men­ta­ción es­co­lar.

En los ho­ga­res ve­ne­zo­la­nos la si­tua­ción es crí­ti­ca: los jó­ve­nes mar­chán­do­se del país, fa­mi­lias com­ple­tas ven­dien­do lo que tie­nen por cua­tro lo­chas pa­ra lar­gar­se lo más rá­pi­do po­si­ble de es­ta in­se­gu­ri­dad. La fe­li­ci­dad des­apa­re­ce tan ve­loz­men­te co­mo cae el apo­yo in­terno y ex­terno a una re­vo­lu­ción fra­ca­sa­da.

PDV­SA es­ta en pér­di­da, las re­fi­ne­rías co­lap­sa­das, la ope­ra­ción fa­lli­da. De­rra­mes, ac­ci­den­tes, deu­das que en la em­pre­sa ban­de­ra del país se tra­du­cen en con­ta­mi­na­ción, he­ri­dos, es­ca­sez de com­bus­ti­ble y lar­gas co­las. Una ver­dad que la men­ti­ra ofi­cial no pue­de ocul­tar: es­te año PDV­SA ha pro­du­ci­do en pro­me­dio 300.000 ba­rri­les dia­rios me­nos que en el año 2015.

El de­te­rio­ro en las per­so­nas y en la in­fra­es­truc­tu­ra es vi­si­ble, la­men­ta­ble. Es­ta­mos ha­blan­do de Ve­ne­zue­la, el país que fue mo­de­lo de de­mo­cra­cias en La­ti­noa­mé­ri­ca, el país con la ren­ta per cá­pi­ta más al­ta, el quin­to pro­duc­tor mun­dial de pe­tró­leo. Ac­tual­men­te es­ta­mos en el pues­to 12. En ca­si 18 años, Ve­ne­zue­la ha in­vo­lu­cio­na­do al si­glo XIX, ha sa­ca­do de la pro­fun­di­dad de la mal­dad a ve­ne­zo­la­nos que des­de su po­si­ción de po­der se atre­ven a ne­gar la cri­sis que diez­ma al país y per­mi­ten que con se­res hu­ma­nos mu­rien­do, se pier­dan en los puer­tos 3 to­ne­la­das de me­di­ci- nas en­via­das por Cá­ri­tas Chi­le.

Esa au­sen­cia ab­so­lu­ta de hu­ma­ni­dad, esa ne­ga­ción an­te lo inocul­ta­ble, esa ca­ren­cia ab­so­lu­ta de arre­pen­ti­mien­to y pro­pó­si­to de en­mien­da, es por lo que los de­mó­cra­tas ve­ne­zo­la­nos quie­ren que esa me­sa no sea de diá­lo­go es­té­ril, de tra­pos ro­jos de un go­bierno que mien­tras di­ce dia­lo­gar, da pa­ta­das a la me­sa blo­quean­do cual­quier al­ter­na­ti­va de sa­li­da de­mo­crá­ti­ca. La me­sa de­be ser­vir pa­ra de­ci­sio­nes que evi­ten la vio­len­cia, co­mo esa sa­li­da elec­to­ral que per­mi­ta a los ciu­da­da­nos de­ci­dir, co­mo lo con­sa­gra la cons­ti­tu­ción. Li­be­rar a los pre­sos po­lí­ti­cos se­ría la se­ñal de paz que se es­pe­ra del go­bierno.

El ré­gi­men cree que el diá­lo­go es pa­ra ga­nar tiem­po y que pue­de se­guir en su ac­ti­tud de im­pe­dir la vía elec­to­ral. No se da cuen­ta de que ese es el sal­va­vi­das que le lan­za la de­mo­cra­cia na­cio­nal e internacional pa­ra sal­var su pes­cue­zo y per­mi­tir la per­ma­nen­cia del PSUV en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co.

La si­tua­ción es ex­tre­ma, el úni­co que ha­bla de na­vi­dad es el go­bierno. Oja­lá en­tien­da el men­sa­je cla­ri­to del en­via­do del pa­pa Fran­cis­co, mon­se­ñor Clau­dio Ma­ría Ce­lli: “El dia­lo­go es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra evi­tar la vio­len­cia”. Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com

El pre­si­den­te bai­la con Ci­lia y de­cla­ra Na­vi­dad, mien­tras el país de­ses­pe­ra por re­sul­ta­dos del diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.