El Dr Bob y los co­mien­zos de AA

Notitarde - - Ciudad - *In­te­gran­te de AA Tlfs:0414429425804125006883

Vol­vien­do a esos días cuan­do es­tá­ba­mos ca­mi­nan­do a tien­tas en la os­cu­ri­dad. No sa­bía­mos prác­ti­ca­men­te na­da so­bre el al­coho­lis­mo. Yo, un doc­tor, no sa­bía na­da so­bre ello. Ah, leí so­bre ello, pe­ro no ha­bía na­da de ver­da­de­ro va­lor en la lec­tu­ra de nin­gún li­bro de tex­to. Nor­mal­men­te la in­for­ma­ción con­sis­tía en al­gún ra­ro tra­ta­mien­to si el pa­cien­te ha­bía lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos. Si no, se pres­cri­ban al­gu­nas me­di­ci­nas y se le da­ba al ti­po al­go de bue­na lec­tu­ra.

En los pri­me­ros días de AA, lle­ga­mos a es­tar bas­tan­te con­ven­ci­dos que el pro­gra­ma era es­pi­ri­tual, no te­nía­mos, pa­sos, tam­po­co tradiciones, pe­ro es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que la res­pues­ta a nues­tros problemas es­ta­ba en la Bi­blia. Pa­ra al­gu­nos de no­so­tros los más vie­jos, las lec­tu­ras que en­con­tra­mos ab­so­lu­ta­men­te esen­cia­les eran el Ser­món de la Mon­ta­ña, el de­ci­mo­ter­cer ca­pí­tu­lo de la Pri­me­ra Car­ta a los co­rin­tios, y el Li­bro de Ja­mes.

Ya te­nía­mos las ideas bá­si­cas, aun­que no en una for­ma tan­gi­ble, las te­nía­mos, co­mo re­sul­ta­do de nues­tro es­tu­dio de la Bi­blia. Des­de en­ton­ces, he­mos apren­di­do de la ex­pe­rien­cia que han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra man­te­ner la so­brie­dad.

El he­cho de que mi so­brie­dad se ha­ya man­te­ni­do inin­te­rrum­pi­da­men­te por 13 años y me­dio no me per­mi­te creer que es­toy más le­jos del si­guien­te tra­go que nin­guno de vo­so­tros. Soy to­da­vía muy hu­mano, y to­da­vía creo que un whisky do­ble sa­bría tre­men­da­men­te bien. Si no pro­du­je­se desas­tro­sos re­sul­ta­dos, lo in­ten­ta­ría. No ten­go nin­gún mo­ti­vo pa­ra creer que se­ría di­fe­ren­te. Siem­pre eran los mis­mos. No quie­ro pa­gar la factura, por­que siem­pre era ele­va­da, y creo que hoy en día se­ría aún más ele­va­da, ya que te­nien­do aho­ra con po­ca prác­ti­ca por mis 13 años de so­brie­dad no creo que du­ra­ra mu­cho. Es­toy te­nien­do una muy bue­na épo­ca, y no quie­ro es­tro­pear­la. No voy a ha­cer­lo, y nun­ca lo ha­ré mien­tras ha­ga las co­sas que se es­pe­ra que ha­ga, y yo sé cuá­les son esas co­sas, por lo tan­to si las co­sas se pu­sie­ran otra vez du­ras, no po­dría echar­le la cul­pa a na­die más que a mí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.