Co­lap­san ba­ños de la Elea­zar Be­ra­cier­to

Unos 750 alum­nos son afec­ta­dos por la con­di­ción de sa­ni­ta­rios y el fuer­te he­dor en di­ver­sas áreas de la es­cue­la

Notitarde - - Miguel Peña - Rafael Urdaneta - Negro Primero - Pa­ra de­nun­cias co­mu­ní­que­se a los te­lé­fo­nos: 0241.850.15.06 0241.850.15.14 0241.850.15.22 Correo: co­mu­ni­da­des­sur­no­ti­tar­de@gmail.com

Va­len­cia, no­viem­bre 9 ( Da­niel Jiménez).- Unos 750 alum­nos de la Es­cue­la Bo­li­va­ria­na “Elea­zar Be­ra­cier­to”, ubi­ca­da en el sec­tor 3 de La Isa­be­li­ca, son afec­ta­dos por la con­di­ción de­plo­ra­ble en la que se en­cuen­tran los ba­ños del plan­tel des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes, su­pues­ta­men­te por la obs­truc­ción de ca­ñe­rías.

Pe­se al tra­ba­jo rea­li­za­do en el cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra des­ta­par las tu­be­rías de aguas ser­vi­das, es­tu­dian­tes de los ni­ve­les 1, 2, y 3 has­ta sex­to gra­do aún se ven obli­ga­dos a ha­cer sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas en me­dio del fuer­te he­dor que im­preg­na no so­lo a los sa­ni­ta­rios, sino tam­bién a otras áreas de la es­cue­la.

De acuer­do con el per­so­nal edu­ca­ti­vo que de­ci­dió res­guar­dar su iden­ti­dad por no es­tar au­to­ri­za­dos pa­ra de­cla­rar a la pren­sa, el pro­ble­ma se pue­de re­sol­ver con la ins­ta­la­ción de nue­vas po­ce­tas que por su tiem­po de uso y con­di­ción de de­te­rio­ro, pro­vo­ca­ron el co­lap­so en los ba­ños.

Tras diag­nos­ti­car que en el sis­te­ma de dre­na­je no ha­bía pro­ble­ma al­guno, di­jo una pro­fe­so­ra, cua­dri­llas de la Go­ber­na­ción y la Al­cal­día de Va­len­cia han coin­ci­di­do en des­pe­gar las po­ce­tas pa­ra de­ter­mi­nar de dón­de pro­vie­ne la obs­truc­ción, “pe­ro ne­ce­si­ta­mos pe­go, ce­men­to y otras co­sas y la­men­ta­ble­men­te no te­ne­mos los re­cur­sos pa­ra ad­qui­rir­los”, ex­pre­só.

La di­rec­to­ra del cen­tro edu­ca­ti­vo, Nil­sa Pa­rra, in­di­có que en el si­tio fue­ron ha­bi­li­ta­dos otros sa­ni­ta­rios -en­tre ellos el del per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo- y que los úni­cos en con­tin­gen­cia son los uti­li­za­dos por los va­ro­nes; sin em­bar­go, va­rios ni­ños ma­ni­fes­ta­ron que so­lo se­guían ha­cien­do uso del ba­ño da­ña­do.

Otro in­con­ve­nien­te que afec­ta a los es­tu­dian­tes es la fal­ta de bom­bas de agua, las cua­les fue­ron hur­ta­das en ju­nio del pre­sen­te año por de­lin­cuen­tes que in­gre­sa­ron a la es­cue­la cuan­do to­do el per­so­nal se ha­bía re­ti­ra­do.

So­bre es­to Pa­rra co­men­tó que se vie­ron obli­ga­dos a des­em­pol­var dos bom­bas vie­jas que te­nía el plan­tel pa­ra man­dar a re­pa­rar­las; una re­quie­re la in­ver­sión de 65 mil bo­lí­va­res, mien­tras que la otra al­can­za la ci­fra de Bs. 10 mil que es­pe­ran re­unir con el apo­yo de los re­pre­sen­tan­tes en los pró­xi­mos días.

Pa­dres y ma­dres de los alum­nos ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción por el am­bien­te en el que sus hi­jos re­ci­ben cla­ses, se­gún ellos el he­dor que bro­ta de los ba­ños po­dría afec­tar su sa­lud.

“Es un ries­go que los ni­ños es­tén allí en esas con­di­cio­nes, pe­ro no nos que­da de otra que man­dar­los a la es­cue­la pa­ra que no pier­dan sus cla­ses”, ex­pre­só Ri­chard Gu­tié­rrez, pro­ge­ni­tor de un es­tu­dian­te.

Ade­más, mos­tró su dis­po­si- ción de apo­yar las de­ci­sio­nes que se to­men en los con­se­jos edu­ca­ti­vos con el fin de que se avan­ce en la so­lu­ción al pro­ble­ma.

Pa­ra los re­pre­sen­tan­tes, el úni­co pro­ble­ma que pre­sen­ta la es­cue­la na­cio­nal es el an­tes ex­pues­to, del res­to des­ta­ca­ron el ni­vel de for­ma­ción y aten­ción que re­ci­ben es­tu­dian­tes en el plan­tel.

“No­so­tros tam­bién que­re­mos agra­de­cer to­do lo que le en­se­ñan a los mu­cha­chos aquí, to­do lo que re­ci­ben, su desa­yuno, al­muer­zo. Y las maes­tras son muy aten­tas, so­bre to­do con los ni­ños de prees­co­lar”, di­jo Lis­beth Rodríguez, tía de una alum­na.

En di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des se in­ten­tó con­tac­tar a la nue­va di­rec­to­ra de la Zo­na Edu­ca­ti­va del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, Ana Pin­to, pa­ra co­no­cer su ver­sión so­bre el in­con­ve­nien­te en la ins­ti­tu­ción, mas no fue po­si­ble.

Lis­beth Rodríguez

Es im­por­tan­te ver de qué ma­ne­ra se pue­den pro­te­ger las bom­bas de agua que se van a man­dar a re­pa­rar, por­que des­pués que se ins­ta­len se co­rre el ries­go de que se las ro­ben de nue­vo. No con­ta­mos con un sis­te­ma de se­gu­ri­dad”.

Ri­chard Gu­tié­rrez

Es­tos ca­sos que se pre­sen­tan even­tual­men­te en las es­cue­las de­ben aten­der­se de ma­ne­ra in­me­dia­ta por tra­tar­se de la sa­lu­bri­dad de ni­ños. Es im­por­tan­te sus­ti­tuir esos equi­pos sa­ni­ta­rios pa­ra evi­tar nue­vos re­bo­ses en las ca­ñe­rías”.

Cua­dri­llas de la Go­ber­na­ción y Al­cal­día des­car­tan que el pro­ble­ma de obs­truc­ción ra­di­que en el tu­bo ma­triz.

Ba­ños en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles son usa­dos por los es­tu­dian­tes.

Maes­tros, alum­nos y re­pre­sen­tan­tes pi­den cam­bio de equi­pos sa­ni­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.