Con el de­por­te se fo­men­ta la dis­ci­pli­na

Ro­ju­li, la es­cue­la de ka­ra­te más an­ti­gua del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo

Notitarde - - Güigüe - Tacarigua - Belén -

Güi­güe, no­viem­bre 9 ( Yohan­na Guz­mán Blan­co).- Cuan­do se ha­bla de ka­ra­te en Car­los Ar­ve­lo, la co­lec­ti­vi­dad re­co­no­ce la es­cue­la “Ro­ju­li” con la se­de prin­ci­pal en el sec­tor Co­te­si­to, al fren­te de las Tres Cru­ces, de las ca­lles Pla­za con Ar­ve­lo, co­mo la más an­ti­gua de la lo­ca­li­dad, de don­de han sa­li­do or­gu­llo­sa­men­te im­por­tan­tes atle­tas a re­pre­sen­tar a los es­ta­dos Ca­ra­bo­bo y Co­je­des en las com­pe­ti­cio­nes na­cio­na­les y a Ve­ne­zue­la a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

De la cual el aho­ra ins­truc­tor del sis­te­ma de com­ba­te sin ar­mas de ori­gen ja­po­nés tie­ne una se­de no so­lo en la pa­rro­quia Güi­güe, sino tam­bién en Cen­tral Ta­ca­ri­gua de Car­los Ar­ve­lo y en Ciu­dad Alian­za del mu­ni­ci­pio Gua­ca­ra, Ju­lio Rodríguez, sex­to Dan de la or­ga­ni­za­ción Sa­lom y cuarto Dan en la Fe­de­ra­ción Ve­ne­zo­la­na de Ka­ra­te (FVK), es el fun­da­dor.

Rodríguez ex­pli­có que ini­ció con el apren­di­za­je de es­ta dis­ci­pli­na des­de que te­nía 10 años de edad, has­ta que lo­gró con­ver­tir­se en atle­ta de al­to ren­di­mien­to. Y pos­te­rior­men­te aflo­ró su vo­ca­ción por fo­men­tar el de­por­te por lo que des­de ha­ce 27 años de­ci­dió im­par­tir sus co­no­ci­mien­tos a los más pe­que­ños con el ob­je­ti­vo de for­mar gran­des de­por­tis­tas.

Ac­tual­men­te en­tre­na a unos 75 ni­ños, de lu­nes a vier­nes, des­de las 4:00 de la tar­de has­ta las 7:00 de la no­che, e in­di­có que se es­me­ra por­que sus apren­di­ces lo­gren ob­te­ner el ma­yor re­co­no­ci­mien­to en las com­pe­ti­cio­nes en las que se pre­sen­ten.

“La mi­sión es ade­más de in­cul­car en los jó­ve­nes dis­ci­pli­na y las téc­ni­cas de com­ba­te que los ha­rán cre­cer co­mo ka­ra­te­kas, se tra­ta de ha­cer­los re­co­no­cer la re­le­van­cia de ha­cer ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, ale­ja­dos por un ra­to de la tec­no­lo­gía y otros ele­men­tos que nos pue­den dis­traer, pa­ra man­te­ner­nos sa­nos y en­fo­ca­dos en lo­grar nues­tras me­tas”, co­men­tó el fa­ci­li­ta­dor.

Ge­ne­ra­ción in­va­lua­ble

Tras la cons­tan­cia y las ga­nas, al­gu­nos ka­ra­te­kas de la es­cue­la Ro­ju­li ya han al­can­za­do sus me­tas, por lo me­nos las de cor­to pla­zo, con la que han col­ma­do de ale­gría y or­gu­llo a los fa­ná­ti­cos del de­por­te na­cio­nal y en es­pe­cial los aficionados de es­ta área, ya que por ejem­plo, Va­lery Mo­ra­les jun­to a Fran­yer Gon­zá­lez, lo­gra­ron re­pre­sen­tar a Ca­ra­bo­bo.

Por su par­te, Cé­sar Gar­cía, Gé­ne­sis Garrido y Mi­chael Del­fino ho­me­na­jea­ron al es­ta­do Co­je­des.

Y en­tre los de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to que con­si­guie­ron un lu­gar pa­ra com­ba­tir re­cien­te­men­te en Bra­sil se en­cuen­tran Ju­lio Jo­sé Rodríguez y Ju­lio Je­sús Rodríguez, -hi­jos del en­tre­na­dor- quie­nes tra­je­ron me­da­lla de bron­ce.

“Es un do­ble or­gu­llo, co­mo en­tre­na­dor y co­mo pa­dre, ver que ellos han al­can­za­do las me­tas que se han pro­pues­to, las cua­les a su vez ins­pi­ran a otros a con­ti­nuar lu­chan­do por lo­grar lo que se pro­po­nen, ya que sin im­por­tar de dón­de ven­gan es in­dis­pen­sa­ble sa­ber a dón­de van y de esa for­ma vi­sua­li­za­rán me­jor cuá­les son sus prio­ri­da­des y los re­tos que es­pe­ran su­pe­rar”, di­jo.

Apo­yo de los pa­dres

Rodríguez la­men­tó que a pe­sar de que de la ins­ti­tu­ción han sa­li­do de­por­tis­tas a re­pre­sen­tar re­gio­nes y al res­to del país, nin­gún en­te pú­bli­co o pri­va­do se ha­ya mos­tra­do in­tere­sa­do en pres­tar apo­yo o al- gún ti­po de co­la­bo­ra­ción pa­ra fo­men­tar la ins­truc­ción de es­ta des­ta­ca­da dis­ci­pli­na, por lo que has­ta el mo­men­to, pa­ra ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to del do­jo don­de en­tre­nan los atle­tas y otro ti­po de ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra im­par­tir correctamente las téc­ni­cas, se rea­li­za a tra­vés de pa­gos que efec­túan los pa­dres.

Mien­tras que de los uni­for­mes y otro ti­po de in­du­men­ta­ria se en­car­ga di­rec­ta­men­te ca­da re­pre­sen­tan­te; es de­cir, que pa­ra los ni­ños pro­ve­nien­tes de fa­mi­lias de ba­jos re­cur­sos es mu­cho más di­fí­cil po- der par­ti­ci­par en es­ta dis­ci­pli­na.

“Son mi im­pul­so”

El es­me­ra­do guía ase­ve­ró que ins­truir en es­te ejer­ci­cio se tra­ta de un he­cho que le apa­sio­na, ya que des­de muy pe­que­ño se ha de­di­ca­do a apren­der muy bien so­bre es­ta téc­ni­ca de lu­cha en la que im­pli­ca rea­li­zar pa­ta­das y pu­ñe­ta­zos, com­bi­nan­do ar­mó­ni­ca­men­te la fuer­za con el equi­li­brio, la ali­nea­ción y la res­pi­ra­ción.

“Llegar to­dos los días y po­der ver a los ni­ños lle­nos de fuer­za y ener­gía por apren­der ca­da día más, me sa­tis­fa­ce, ellos son mi im­pul­so, pues así me veía yo cuan­do es­pe­ra­ba que el ka­ra­te fue­ra to­do pa­ra mí co­mo lo es aho­ra”, com­par­tió.

Fa­mi­lia de ka­ra­te­kas

Por otro la­do, ha­bló de la fa­mi­lia co­mo pi­lar fun­da­men­tal pa­ra lo­grar una me­jor so­cie­dad, con va­lo­res y prin­ci­pios que a ve­ces pa­re­cen que se han per­di­do y con­fe­só que a pe­sar de que le fas­ci­na el ka­ra­te tam­po­co ima­gi­nó que ese de­seo de lo­grar lo que se pro­pu­sie­ra a tra­vés de ese en­tre­na­mien­to se­ría tan po­de­ro­so.

Pe­ro sí, ya que ade­más fue a tra­vés de es­ta dis­ci­pli­na que co­no­ció a su es­po­sa, quien tam­bién es ka­ra­te­ka al igual que sus hi­jos, los ya men­cio­na­dos atle­tas y Juliana Rodríguez.

“So­mos una fa­mi­lia de de­por­tis­tas, lo que con­si­de­ro ha si­do lo que nos ha man­te­ni­do muy uni­dos, tal y co­mo de­be­ría ser en to­das las fa­mi­lias, in­de­pen­dien­te­men­te de que no ten­ga tan­tas co­sas en co­mún”, di­jo.

El fu­tu­ro de nues­tro país

Fi­nal­men­te, acon­se­jó a los adul­tos a fo­men­tar los va­lo­res de res­pe­to, res­pon­sa­bi­li­dad, pun­tua­li­dad y ho­nes­ti­dad, me­dian­te la prác­ti­ca de de­por­tes que ayu­dan tam­bién a for­ta­le­cer el tra­ba­jo en equi­po con el que se po­drá te­ner un me­jor país.

“Es in­dis­pen­sa­ble que los jó­ve­nes bus­quen el de­por­te pa­ra un es­par­ci­mien­to sano, don­de qui­zá co­noz­ca des­tre­zas con las que pue­dan desem­pe­ñar­se co­mo de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les o sim­ple­men­te que lo­gren en­fo­car­se en otras co­sas ale­ja­dos de vi­cios o he­chos in­sa­nos que afec­ten a to­da una so­cie­dad”, pun­tua­li­zó Rodríguez.

Des­de ha­ce años el jo­ven atle­ta de­ci­dió em­pe­zar a en­se­ñar a otros so­bre ka­ra­te.

Al me­nos a 75 ni­ños en­tre­na Rodríguez en los mu­ni­ci­pios Car­los Ar­ve­lo y Gua­ca­ra.

El ka­ra­te­ka con­si­de­ró que el de­por­te pro­mue­ve va­lo­res y prin­ci­pios en los jó­ve­nes que lo prac­ti­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.