Trump y Bre­xit: la voz del pue­blo

Cáp­su­las Pa­ra Vo­lar

Notitarde - - Opinión - Ru­bén Da­rio Pe­ral­ta http://ru­ben­da­rio­pe­ral­ta.blogs­pot.com @ru­bend­pe­ral­ta ru­ben­pe­ral­tamd@gmail.com

Días des­pués de co­no­cer­se los re­sul­ta­dos del Bre­xit leí un re­por­ta­je in­tere­san­te he­cho en un pue­blo pes­que­ro en las cos­tas de Corn­wall, una re­gión me­ra­men­te de po­bla­ción blan­ca y po­cos ex­tran­je­ros. Allí el vo­to a fa­vor de la se­ce­sión de la Unión Eu­ro­pea fue ma­yo­ría; en al­gún mo­men­to el pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta a un pes­ca­dor so­bre su opi­nión so­bre Lon­dres, y el hom­bre di­ce: »No me gus­ta ir a Lon­dres, ya no hay in­gle­ses so­lo hay ex­tran­je­ros, es una ciu­dad ho­rri­ble«. Allí, en esa res­pues­ta tan cru­da y ho­nes­ta, es­tá la esen­cia de lo que pa­só en Gran Bre­ta­ña. Pa­ra que no que­de du­da, el pe­rio­dis­ta des­cri­be la es­ce­na en un ca­fé don­de se rea­li­za­ba la en­tre­vis­ta: en una me­sa es­tán unos es­pa­ño­les re­si­den­tes con­ver- san­do, y de re­pen­te, uno de los ha­bi­tué del lu­gar se di­ri­ge a ellos y les di­ce que allí so­lo ha­blan in­glés y que se abs­tu­vie­ran de se­guir con­ver­san­do en es­pa­ñol.

Se pue­den ha­cer aná­li­sis extensos so­bre la vic­to­ria de Do­nald Trump en las elec­cio­nes de EEUU, pe­ro creo que la esen­cia del vo­to a Trump, re­pre­sen­ta­da en la po­bla­ción blan­ca que se sien­te »po­bla­ción ori­gi­na­ria«, es­tá en cer­ca­nía con lo que pien­san los pes­ca­do­res de Corn­wall. El vo­to jo­ven fue ma­yo­ri­ta­ria­men­te pro Clin­ton y an­ti Bre­xit, de igual ma­ne­ra se com­por­tó la po­bla­ción con ma­yor ni­vel edu­ca­ti­vo. Las tendencias si­mi­la­res de­no­tan que la xe­no­fo­bia en la po­bla­ción ma­yor y con ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo fue la car­ta ga­na­do­ra en am­bos co­mi­cios, y que re­pre­sen­tan la ma­yo­ría.

Tan­to Trump co­mo los ani­ma­do­res del Bre­xit, cla­ros un­der­dogs que las en­cues­tas no veían co­mo ga­na­do­res, aho­ra de­ben go­ber­nar cum­plien­do la pro­me­sa que los hi­zo ga­na­do­res: re­du­cir drás­ti­ca­men­te la en­tra­da de ex­tran­je­ros a sus cos­tas y re­cu­pe­rar el país pa­ra la po­bla­ción blan­ca, los co­lo­nos ori­gi­na­rios que hi­cie­ron la pa­tria gran­de.

Una de las co­sas más di­fí­ci­les en cam­pa­ñas electorales es cum­plir las pro­me­sas una vez que se ga­na, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas del Bre­xit pa­ra Gran Bre­ta­ña es­ca­pa­ron los cálcu­los de los se­ce­sio­nis­tas y aho­ra han mo­de­ra­do sus dis­cur­sos en vis­ta del tsu­na­mi que les vie­ne. Ni­gel Fa­ra­ge, ex lí­der del par­ti­do xe­nó­fo- bo in­glés UKIP (Par­ti­do In­de­pen­dien­te del Reino Uni­do), re­nun­ció a la je­fa­tu­ra del par­ti­do ape­nas ga­na­ron el re­fe­ren­do ale­gan­do que co­mo los ob­je­ti­vos ha­bían si­do lo­gra­dos su la­bor ha­bía con­clui­do. O sea, el ti­po se sa­cu­dió el pro­ble­ma de im­ple­men­tar el Bre­xit sin des­truir com­ple­ta­men­te al Reino Uni­do (que aho­ra de­be en­fren­tar las ame­na­zas de se­pa­ra­ción de Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te, que vo­ta­ron a fa­vor de per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea), de­jan­do la pa­pa ca­lien­te a sus so­cios co­mo el es­tram­bó­ti­co ex al­cal­de de Lon­dres Bo­ris John­son. ¿No les pa­re­ce in­só­li­to? Los lí­de­res irres­pon­sa­bles no so­lo es­tán en Áfri­ca y La­ti­noa­me­ri­ca.

Do­nald Trump de­be cons­truir un mu­ro que abar­que to­da la ex­ten­sión de la fron­te­ra que se­pa­ra Mé­xi­co de EEUU, y ese mu­ro lo de­be pa­gar el go­bierno me­xi­cano. Sen­té­mo­nos a ver co­mo lo lo­gra. Asi­mis­mo, aun­que es­ta em­pre­sa lu­ce mu­cho más fá­cil de rea­li­zar, de­be ini­ciar me­di­das pa­ra de­por­tar ma­si­va­men­te a to­dos los ex­tran­je­ros ile­ga­les, y en­du­re­cer las po­lí­ti­cas de vi­sa­do, so­li­ci­tud de asi­lo, y en­tra­da a ese país. Esas fue­ron pro­me­sas de su cam­pa­ña, si lo­gra cum­plir­las ten­drá su re­elec­ción ga­ran­ti­za­da; de la eco­no­mía se pue­de preo­cu­par más tar­de.

Trump y Bre­xit son el re­cha­zo a la glo­ba­li­za­ción, a la in­te­gra­ción de los he­mis­fe­rios, a los mer­ca­dos abier­tos, a una vi­sión de la hu­ma­ni­dad en don­de las fron­te­ras no exis­tan y no ha­ya dis­cri­mi­na­ción de ra­za, re­li­gión, o ideo­lo­gía. El pue­blo ha ha­bla­do, mien­tras, los con­su­la­dos de Ca­na­dá, Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te co­mien­zan a co­lap­sar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.