Jo­sé: Mis pa­dres han si­do mi fuer­za y fuen­te de ins­pi­ra­ción

Notitarde - - Carlos Arvelo -

Be­lén, no­viem­bre 10 ( Yohan­na Guz­mán Blan­co).- Pa­ra Jo­sé Ra­món Col­me­na­res Za­ba­la la es­ta­tu­ra no ha si­do una li­mi­ta­ción pa­ra cum­plir las me­tas que se ha pro­pues­to en la vi­da.

Es­tu­dió, se gra­duó, aho­ra se desem­pe­ña co­mo Dj, lle­van­do con sus mez­clas alegría a los be­le­nen­ses al mo­men­to de ce­le­brar y con­me­mo­rar al­gu­na fes­ti­vi­dad.

Jo­sé Ra­món, el se­gun­do de tres her­ma­nos, na­ció en la ca­pi­tal ca­ra­bo­be­ña, pe­ro sus pa­dres de­ci­die­ron que se­ría me­jor re­si­dir en la ciu­dad de Ca­ra­cas, pa­ra fa­ci­li­tar el tras­la­do del pe­que­ño que du­ran­te años re­ci­bió tra­ta­mien­tos en el Hos­pi­tal Or­to­pé­di­co In­fan­til; de­bi­do a que pre­sen­tó una pa­to­lo­gía en sus hue­sos.

“Allí du­ran­te mu­cho tiem­po re­ci­bí tra­ta­mien­tos y ope­ra­cio­nes que me ayu­da­rían a me­jo­rar la mo­vi­li­dad en mis pier­nas y mi pos­tu­ra, pues de esa for­ma no fue­se lo­gra­do rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des que hoy me ha­cen fe­liz”, re­la­tó.

Ejem­plo de lu­cha y es­fuer­zo

A los ocho años, fue cuan­do los doc­to­res in­di­ca­ron que a tra­vés de las prác­ti­cas mé­di­cas an­te­rior­men­te im­par­ti­das, po­dría ser da­do de al­ta y lle­var una vi­da nor­mal.

Pe­ro no fue tan fá­cil co­mo es­pe­ra­ban, ya que de­bi­do a su cua­dro mé­di­co no era ad­mi­ti­do en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de la ca­pi­tal. “Tras in­ten­tar e in­ten­tar sin lo­grar el ob­je­ti­vo, ya que era re­cha­za­do pa­ra ini­ciar los es­tu­dios, mis pa­dres se de­cep­cio­na­ron y pre­fi­rie­ron em­pren­der otro rumbo, muy dis­tin­to del que años an­te­rio­res te­nían pre­vis­to”, co­men­tó.

Fue cuan­do re­gre­sa­ron al es­ta­do Ca­ra­bo­bo, cuan­do pen­sa­ron en re­si­dir en la pa­rro­quia Be­lén del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo.

Allí, ex­pli­có Col­me­na­res, fue don­de co­men­zó sus es­tu­dios de edu­ca­ción pri­ma­ria. Don­de - con­si­de­ró- vi­vió los me­jo­res mo­men­tos de su ni­ñez.

De­ta­lló que con el apo­yo de fa­mi­lia­res y ami­gos en la Uni­dad Edu­ca­ti­va Ca­ra­bo­bo, ob­tu­vo el sex­to gra­do.

Sus pa­sos en la mú­si­ca

Pos­te­rior­men­te, co­men­tó que si­guió su pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca en el Mó­du­lo Ru­ral Be­lén y lue­go ini­ció prác­ti­cas de flau­ta en la Es­tu­dian­ti­na de Be­lén, ba­jo la di­rec­ción del re­co­no­ci­do pro­fe­sor Pe­dro Men­do­za.

“Fue una ex­pe­rien­cia que me co­nec­tó con la mú­si­ca y el ar­te de trans­mi­tir a los de­más a tra­vés de to­dos los sentidos”, con­tó Jo­sé Ra­món.

Asi­mis­mo, lue­go de ob­te­ner el tí­tu­lo de ba­chi­ller in­gre­só a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ex­pe­ri­men­tal Po­li­téc­ni­ca de la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal (Une­fa), don­de es­tu­dia­ría in­ge­nie­ría en sis­te­mas, pe­ro de­bi­do a la di­fi­cul­tad de tras­la­dar­se has­ta la ca­sa de es­tu­dios des­de don­de re­si­de, aban­do­nó la ca­rre­ra, la­men­tó.

Pe­ro sus an­sias de su­pera­ción eran más fuer­tes y se pre­pa­ró me­dian­te cur­sos de re­pa­ra­ción de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, con lo que se ga­na la vi­da y tam­bién de cier­ta ma­ne­ra ayu­da a su co­mu­ni­dad, de­cla­ró.

Asi­mis­mo, em­pe­zó a in­vo­lu­crar­se con el ar­te de mez­clar y am­bien­tar ac­ti­vi­da­des y fes­te­jos, has­ta que se con­so­li­dó en la co­mu­ni­dad co­mo Dj.

Con lo que tam­bién cuen­ta a la ho­ra de ge­ne­rar in­gre­sos de ma­ne­ra se­gu­ra y hon­ra­da, des­ta­có.

Enor­gu­lle­cien­do a los be­le­nen­ses

Con 10 años en es­te ofi­cio, ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y brin­dar di­ver­sión y bue­na mú­si­ca a quie­nes asis­ten a los even­tos de es­te ti­po, enor­gu­lle­cien­do su gen­ti­li­cio.

Fi­nal­men­te, re­sal­tó a la ciu­da­da­nía que pe­se a cual­quier di­fi­cul­tad, lo im­por­tan­te es lu­char por lo que se quie­re.

In­ten­tar e in­sis­tir sin des­can­sar has­ta lo­grar los ob­je­ti­vos, ya que en opor­tu­ni­da­des cuan­do le han ce­rra­do las puer­tas, él ha bus­ca­do la ma­ne­ra de al­can­zar ca­da ta­rea que se pro­po­ne, sin pen­sar en lí­mi­tes.

“To­do es­tá en la men­te, es dis­ca­pa­ci­ta­do quien se sien­te de esa for­ma, si de­jas que los de­más te se­ña­len y te des­ani­men, ellos ha­brán ga­na­do y tú ha­brás per­di­do tu nor­te y to­do lo que te po­dría mo­ti­var a ser ca­da día me­jor”, pun­tua­li­zó Col­me­na­res.

Men­cio­nó que sus pa­dres Mig­da­lia Za­ba­la y Jo­sé Col­me­na­res, jun­to a un pro­fe­sor lla­ma­do Jo­sé Do­min­go Men­di­ble, han si­do su fuer­za y su fuen­te de ins­pi­ra­ción. Re­cuer­do que “en la es­cue­la se bur­la­ban de mí, ha­cién­do­me bro­mas pe­sa­das has­ta el pun­to de em­pu­jar­me por la ba­ja­da de un ca­lle­jón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.