El mu­siú con di­fe­ren­te ca­chim­bo

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

Al­go en co­mún en las pro­pues­tas elec­to­ra­les tan­to de Hi­llary Clin­ton co­mo de Trump, es el re­cha­zo al pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio ve­ne­zo­lano y el em­pre­ño en des­truir­lo.

Pa­ra quie­nes te­ne­mos el deber de de­fen­der el go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio, es­ta­mos cla­ros que da lo mis­mo Bush, Clin­ton, Oba­ma, Trump o el que ven­ga, ya que eje­cu­ta­rán las mis­mas po­lí­ti­cas ha­cia los go­bier­nos pro­gre­sis­tas de la re­gión. Se irá Shan­non, ven­drá Ot­to Reich o cual­quier otro ca­ver­ní­co­la, con­ven­ci­do de ser el due­ño del pa­tio tra­se­ro, que se su­po­ne es Amé­ri­ca La­ti­na y Ca­ri­be­ña.

El que ven­ga, da­rá vi­gen­cia a la po­lí­ti­ca del ga­rro­te inefa­ble Teddy Roo­se­velt, ma­ni­fies­ta en agre­sio­nes de to­do gé­ne­ro ta­les co­mo el em­bar­go ha­cia Cu­ba o el res­pal­do a la de­re­cha gol­pis­ta lo­cal.

An­te lo que vie­ne, es vi­tal con­ti­nuar mo­vi­li­zan­do al pue­blo, ex­pli­car­le que vie­nen tiem­pos di­fí­ci­les, bru­ta­les, sin tre­guas y de ahí, sur­ge la ne­ce­si­dad de pre­pa­rar­se pa­ra el com­ba­te, de prac­ti­car la uni­dad y la dis­ci­pli­na del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio.

El he­cho que Mi­ke Ty­son le die­ra su vo­to a Trump, en­cie­rra una car­ga sim­bó­li­ca in­quie­tan­te. Es el em­pleo de la fuer­za bru­ta com­bi­na­do con el des­co­no­ci­mien­to de las re­glas de jue­go.

Trump pro­vie­ne de un sec­tor del apa­ra­to in­dus­trial y al mis­mo tiem­po, es un out­si­der en el cam­po po­lí­ti­co que ha sa­bi­do ga­nar ven­ta­ja del can­sa­do sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta y do­ble­gar­lo, re­cu­rrien­do a te­ra­pias de cho­que nun­ca an­tes em­plea­das por las eli­tes tra­di­cio­na­les, con las que inevi­ta­ble­men­te ten­drá que lle­gar a acuer­dos y con­cer­tar alian­zas. Así fun­cio­nan los gru­pos di­ri­gen­tes en la na­ción es­ta­dou­ni­den­se.

Hoy es­tos ele­men­tos de po­der apa­ren­tan es­tar sor­pren­di­dos por el triun­fo de Trump, cuan­do en reali­dad ma­ni­pu­la­ron a su an­to­jo los me­dios, las redes, las en­cues­tas, sa­ta­ni­zan­do al can­di­da­to pre­si­den­cial con te­mas co­mo la in­mi­gra­ción, el se­xo, el mer­ca­do fi­nan­cie­ro, Ru­sia, to­do con in­ten­ción de fa­vo­re­cer a la Se­ño­ra Clin­ton. Igual que los opo­si­to­res de es­tos la­res, ter­mi­nan por creer­se sus pro­pias men­ti­ras. No son otra co­sa que au­to­co­bia­dos, sen­ten­cia­ría el co­man­dan­te Chá­vez.

Trump, un per­so­na­je in­tui­ti­vo, im­pu­so una cam­pa­ña di­ri­gi­da a la in­di­vi­dua­li­za­ción, tu­tean­do al elec­to­ra­do de la Amé­ri­ca pro­fun­da e in­ter­pre­tan­do el sen­tir de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, que año­ra una vuel­ta a la gran­de­za im­pe­rial.

Pa­ra el pro­ce­so so­cial que se de­sa­rro­lla en Venezuela, la lle­ga­da al po­der de Trump se tra­du­ci­rá en una ma­yor hos­ti­li­dad ha­cia la pa­tria de Bo­lí­var. El mis­mo mu­siú con di­fe­ren­te ca­chim­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.