Los po­lí­ti­cos ma­los

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Di­cen que los paí­ses no tie­nen ami­gos. Tie­nen so­cios, co­mo en una em­pre­sa cual­quie­ra. Y, co­mo en to­da em­pre­sa cual­quie­ra, se­gui­rán sién­do­lo mien­tras les con­ven­ga. Los po­lí­ti­cos se ha­cen des­de chi­qui­tos. Ya en la es­cue­la te qui­tan un ca­ra­me­lo; “en tu be­ne­fi­cio”, te di­cen, pues así te evi­tas ca­ries, y en­ci­ma les das las gra­cias y los con­sa­gras co­mo tus pro­tec­to­res. Y así van, cur­tién­do­se en una ac­ti­vi­dad que tie­ne mu­chas tram­pas, en cu­yo ar­ma­do son ex­per­tos, así co­mo lo son en evi­tar las del con­tra­rio. Co­mo los paí­ses, los po­lí­ti- cos tam­po­co tie­nen ami­gos. Tie­nen so­cios que, co­mo en to­da em­pre­sa, tie­nen un ob­je­ti­vo co­mún; con­se­gui­do ese ob­je­ti­vo, pue­den to­mar ca­mi­nos dis­tin­tos, y has­ta de­ve­nir enemi­gos o, al me­nos, com­pe­ti­do­res que lu­chan por al­can­zar pri­me­ro la me­ta que am­bos se han fi­ja­do pa­ra sí ex­clu­yen­do al otro. Los de­más son se­gui­do­res que pue­den lle­gar al fa­na­tis­mo. Pe­ro, fa­ná­ti­cos o no, pue­den una de dos co­sas: ser so­cios, tem­po­ra­les ca­si siem­pre, que es­pe­ran ob­te­ner al­gún be­ne­fi­cio pro­pio; o ton­tos úti­les que a la lar­ga son ex­pri­mi­dos co­mo un ba­ga­zo de ca­ña que se desecha lue­go de ha­ber­le sa­ca­do has­ta la úl­ti­ma go­ta de ju­go.

Hay quie­nes se creen pro­ta­go­nis­tas por­que al­gu­na vez aus­pi­cia­ron la can­di­da­tu­ra de al­gún po­lí­ti­co, pa­ra lue­go en­con­trar­se con la cru­da reali- dad: una vez lle­ga­do al po­der, es­te último se des­ha­ce del ton­to útil cuan­do ya no le sir­ve pa­ra sus pro­pó­si­tos, o cuan­do és­te le re­cla­ma sus des­via­cio­nes de la ru­ta que am­bos idea­li­za­ban, el uno hi­pó­cri­ta, el otro in­ge­nua­men­te. He vis­to mu­cho de eso. Al­gu­na vez tam­bién fui víc­ti­ma, y lo peor es que si­go sien­do ami­go de mi vic­ti­ma­rio. En­tien­do su ac­ti­tud: es la del ala­crán que no pue­de de­jar de ser ala­crán, y no pue­do de­jar de ser su ami­go. Así, tal vez no me vuel­va a pi­car si al­gu­na vez vuel­ve a ser po­de­ro­so. Por­que, no sien­do po­lí­ti­co, tal vez me vuel­va a qui­tar el ca­ra­me­lo y yo le dé las gra­cias, por evi­tar­me al­gu­na ca­ries.

Los que só­lo am­bi­cio­nan el po­der pa­ra ha­cer­se sú­bi­ta­men­te mi­llo­na­rios sin ver­güen­za al­gu­na a cos­ta de los bie­nes del es­ta­do, y es­tán dis­pues­to a man­te­ner­se en el po­der “co­mo sea” y ame­na­zan con no de­jar­lo “ni con vo­tos ni con ba­las” son los po­lí­ti­cos ma­los, que no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca ma­los po­lí­ti­cos.

Pe­ro que no se ofen­dan to­dos los po­lí­ti­cos al leer es­tas lí­neas. No pre­ten­do con ellas ge­ne­ra­li­zar y me­ter­los a to­dos en un so­lo sa­co. Hay po­lí­ti­cos ho­nes­tos, que bus­can real­men­te el bien de sus go­ber­na­dos, una vez lle­guen a go­ber­nar. Son idea­lis­tas, sin sos­pe­cha de pe­cu­la­do, so­borno o ma­rra­mun­cias pa­la­cie­gas, lu­cha­do­res so­cia­les a quie­nes les due­len las in­jus­ti­cias, los su­fri­mien­tos del pue­blo, los he­chos de co­rrup­ción y las in­efi­cien­cias del go­ber­nan­te de turno, cuan­do és­te no son ellos. Ca­si to­dos los que ten­go por ami­gos son así, y en nin­gún mo­do me re­fie­ro a ellos. To­dos se sa­cri­fi­can por su país, y desean la fe­li­ci­dad de sus ha­bi­tan­tes. Di­ga­mos que son los po­lí­ti­cos bue­nos, que no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca bue­nos po­lí­ti­cos. El pro­ble­ma, ori­gen a ve­ces de dis­cor­dias, es que sus vi­sio­nes de país y de fe­li­ci­dad de sus ha­bi­tan­tes ca­si nun­ca coin­ci­den.

Los po­lí­ti­cos ma­los han arrui­na­do al país, aca­ba­do con la pro­duc­ción na­cio­nal pa­ra ha­cer ne­go­cios con las im­por­ta­cio­nes; por su cul­pa han des­apa­re­ci­do los ali­men­tos, las me­di­ci­nas, y ya has­ta la ga­so­li­na y el gas do­més­ti­co es­ca­sean. He­mos pa­sa­do días sin elec­tri­ci­dad, agua y de­más ser­vi­cios pú­bli­cos sin una ex­pli­ca­ción. Así no es que se go­bier­na, aun­que el go­ber­na­dor de Ara­gua di­ga que “lo ha­cen muy bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.