Vi­vir la ve­jez en ca­sa

Notitarde - - Opinión - Car­los Mi­gué­lez Mon­roy Pe­rio­dis­ta / Ccs.org.es

Cer­ca de un 90% de las per­so­nas ma­yo­res de 65 años afir­man que les gus­ta­ría vi­vir en sus ho­ga­res has­ta el mo­men­to en que se pro­duz­ca su último sus­pi­ro. Es­to se des­pren­de de la úl­ti­ma en­cues­ta de ma­yo­res que reali­zó el Im­ser­so en Es­pa­ña.

Se des­di­bu­ja así cier­ta idea que pre­va­le­ce en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo so­bre “an­cia­ni­tos” fe­li­ces en re­si­den­cias, asi­los o an­cia­na­tos que de­bi­li­tan los víncu­los de es­tas per­so­nas con eso a lo que lla­ma­mos “vi­da”: re­la­cio­nes, fa­mi­lia, re­cuer­dos y vi­ven­cias que aso­cia­mos a co­sas ma­te­ria­les pa­ra ga­nar­le te­rreno al ol­vi­do. Da igual si se tra­ta de una re­si­den­cia pa­re­ci­da a un re­sort de pla­ya o a una don­de, só­lo al en­trar, pro­du­ce ya un vuel­co en el es­tó­ma­go por el aban­dono que se res­pi­ra.

Pe­ro el en­ve­je­ci­mien­to gol­pea no só­lo a quie­nes lo pro­ta­go­ni­zan, sino tam­bién a sus fa­mi­lia­res, con cre­cien­tes res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, con ca­da vez me­nos tiem­po y re­cur­sos que dar­le a sus ma­yo­res pa­ra una vi­da dig­na. Aquí sur­ge un conflicto inevi­ta­ble que mu­chas ve­ces se desata en si­len­cio, con mi­ra­das de sos­la­yo, con mur­mu­llos en las co­mi­das fa­mi­lia­res, en las co­mu­nio­nes y en los fu­ne­ra­les.

“¿Qué ha­ce­mos con ma­má? No po­de­mos me­ter­la en ca­sa, ¿te ima­gi­nas?” Em­pie­za la la­bor de des- gas­te psi­co­ló­gi­co: “vas a es­tar me­jor en una re­si­den­cia, no te va a fal­tar de na­da y vas a po­der re­la­cio­nar­te con otros per­so­nas co­mo tú; ade­más, si te pa­sa al­go… no es­tás so­la”.

Al­gu­nos ma­yo­res “se re­be­lan”: “¿ir yo a ese si­tio de vie­ji­tos? Ni lo­ca, yo es­toy de ma­ra­vi­lla en mi ca­sa con mis co­sas”. Pe­ro mu­chos su­cum­ben an­te lo “inevi­ta­ble”. Lo acep­tan con una tris­te­za que tra­tan de ocul­tar tras una son­ri­sa, con un no te preo­cu­pes que en reali­dad no fun­cio­na, por­que, con fre­cuen­cia, la de­ci­sión aca­rrea sen­ti­mien­tos de cul­pa que los fa­mi­lia­res van a arras­trar du­ran­te mu­chos años.

Es­tas si­tua­cio­nes au­men­tan al rit­mo del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. En ca­si to­do el mun­do, los avan­ces mé­di­cos han con­se­gui­do aña­dir años a la vi­da. Pe­ro, aun­que sue­ne ya a tó­pi­co, que­da pen­dien­te dar­le vi­da a los años, so­bre to­do en aque­llos en que tan­tas per­so­nas de­jan de ha­blar “y to­do el tiem­po pa­re­cen mi­rar a lo le­jos, cuan­do en reali­dad mi­ran ha­cia aden­tro, ha­cia lo más pro­fun­do de su me­mo­ria”, co­mo de­cía Er­nes­to Sa­ba­to en La re­sis­ten­cia.

Los go­bier­nos tie­nen el desafío de ga­ran­ti­zar la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca pa­ra tra­ta­mien­tos de las do­len­cias que in­ca­pa­ci­tan más a las per­so­nas ma­yo­res: Alz­hei­mer, Par­kin­son, de­men­cia se­nil, do­len­cias fí­si­cas co­mo la os­teo­po­ro­sis, dia­be­tes cró­ni­ca y tan­tas otras. Un ma­yor én­fa­sis en la pre­ven­ción evi­ta­rá el co­lap­so de los sis­te­mas sa­ni­ta­rios y de hos­pi­ta­les, y re­du­ci­rá el gas­to pú­bli­co y pri­va­do en cui­da­do­res y ser­vi­cios de aten­ción bá­si­ca.

Tras­cen­di­das es­tas cues­tio­nes, jun­to con las re­la­cio­na­das al ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión, se tie­ne que abor­dar la so­le­dad que li­mi­ta la vi­da ac­ti­va de an­cia­nos que vi­ven so­los y no re­ci­ben vi­si­tas. Pe­ro a ve­ces no ha­ce fal­ta vi­vir so­lo o no te­ner vi­si­tas pa­ra pa­de­cer una so­le­dad que a ve­ces se abor­da a ve­ces con vi­si­tas de vo­lun­ta­rios.

Tam­bién se han con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co mo­vi­mien­to mundial cier­tos pro­gra­mas de con­vi­ven­cia in­ter­ge­ne­ra­cio­nal estilo Ho­mes­ha­re: per­so­nas ma­yo­res que com­par­ten su ho­gar con una per­so­na jo­ven, mu­chas ve­ces uni­ver­si­ta­rios. No se pa­gan na­da pe­ro com­par­ten gas­tos y se ha­cen com­pa­ñía. Pa­ra los es­tu­dian­tes su­po­ne una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je y una al­ter­na­ti­va a los ele­va­dos cos­tes de vi­vien­da y, pa­ra los ma­yo­res, una for­ma de sen­tir­se ac­ti­vos, re­co­no­ci­dos y acom­pa­ña­dos. Se crea así un víncu­lo fuer­te con­tra la so­le­dad que sen­ti­re­mos en nues­tra piel al­gu­na vez en nues­tras vidas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.