Pin­tó a la Vir­gen como un gra­ba­do y an­tes de em­pe­zar le pi­dió per­mi­so

Pe­dro Ojeda re­ci­bió Men­ción Ho­no­rí­fi­ca de la 2 2º Bie­nal de Arte

Notitarde - - Ciudad - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrie­ta

Pe­dro Ojeda es de esas per­so­nas que son­ríen mien­tras ha­blan. Le bri­llan los ojos cuan­do se re­fie­re a su tra­ba­jo, lo dis­fru­ta, se le no­ta. To­ma asien­to, se re­la­ja y, con un cua­dro a me­dia tin­ta con lá­piz y gra­fi­to que reali­zó en 2014, co­mien­za a con­ver­sar so­bre lo que más le apa­sio­na: Pin­tar, crear, vi­vir por y pa­ra el arte.

Usa fon­dos os­cu­ros y en­fa­ti­za en to­nos se­pia; lo que con­si­de­ra más sig­ni­fi­ca­ti­vo: Las lí­neas del di­bu­jo. El re­sul­ta­do es una obra que pa­re­ce un gra­ba­do, “pe­ro no lo es”, afin­ca. El ne­gro que re­sal­ta en el so­por­te, por ejem­plo, lo con­si­gue, mez­clan­do ma­rro­nes, azu­les, ro­jos, “mon­tan­do un co­lor so­bre otro -di­ce- pa­ra que no que­de un tono plano sino que ten­ga sen­sa­ción de pro­fun­di­dad”.

Ba­jo esa téc­ni­ca -“que evo­ca al pa­sa­do, a la nos­tal­gia”, ex­pli­ca- reali­zó el acrí­li­co so­bre te­la, de 1,70 me­tros de al­to por 1 de an­cho, ti­tu­la­do Vir

gen, con el que ob­tu­vo una Men­ción Ho­no­rí­fi­ca en la 2º Bie­nal de Arte Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo, Yo soy el So

co­rro de Va­len­cia, que es­ta­rá ins­ta­la­da en el Mu­seo de la Cul­tu­ra de la ca­pi­tal ca­ra­bo­be­ña hasta ma­ña­na 13 de no­viem­bre.

Su cua­dro se ase­me­ja a un ve­la­do so­bre una ma­de­ra muy os­cu­ra en la que se va re­ve­lan­do la obra. Con del­ga­das lí­neas se­pia si­lue­teó la co­ro­na, el man­to, las ma­nos, el rosario y el ros­tro do­lo­ro­so de Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro.

Su pro­pues­ta es dis­tin­ta, lo sa­be. “Lo que yo que­ría era mos­trar mi téc­ni­ca que, en com­pa­ra­ción con las de­más obras ad­mi­ti­das, pa­re­cie­ra que no tie­ne co­lor”. Por eso, se sor­pren­dió cuan­do es­cu­chó su nom­bre. “Di­je­ron: Pe­dro Ojeda y no oí na­da más. Me ol­vi­dé de to­do”, re­cuer­da y se ríe, to­da­vía es­tá dis­fru­tan­do el mo­men­to.

Hasta el Pa­dre Nues­tro

Pe­dro su­po del con­cur­so por unos ami­gos ar­tis­tas de Pun­to Fi­jo. Tan pron­to pu­do, se pu­so a tra­ba­jar. So­bre un lien­zo en blanco pe­ga­do a la pa­red, y sin bo­ce­tos pre­vios, em­pe­zó a di­bu­jar a la Vir­gen. An­tes, en ese mis­mo so­por­te es­cri­bió el Pa­dre Nues­tro com­ple­to y en la obra fi­nal se pue­de leer par­te de es­ta ora­ción. Ésa fue su ma­ne­ra de pe­dir­le per­mi­so a la Pa­tro­na de Va­len­cia pa­ra pin­tar­la.

A su al­re­de­dor te­nía va­rias es­tam­pi­tas pe­ga­das en la pa­red y otras re­fle­ja­das en el mo­ni­tor de su compu­tado­ra. To­mó la ima­gen que de­no­ta­ra más el su­fri­mien­to de la ad­vo­ca- ción de la Do­lo­ro­sa, que ori­gi­nal­men­te un­gía a la Vir­gen del So­co­rro. Y más aún, lo que bus­ca trans­mi­tir es un men­sa­je de fe: “La Vir­gen te va a ayu­dar, pe­ro ella tam­bién ne­ce­si­ta de ti”.

- ¿Us­ted es de­vo­to de la Vir­gen del So­co­rro?

- An­tes no tan­to, aho­ra sí. To­do se lo en­co­mien­do a Dios y a ella. Aho­ra la veo de una ma­ne­ra dis­tin­ta y sien­to que ella me va a acom­pa­ñar por mu­cho tiem­po.

“Ten­go a la Vir­gen en mi ca­sa”

Siem­pre lo tu­vo cla­ro. El re­sul­ta­do fi­nal de­bía es­tar ajus­ta­do a su pro­pues­ta plás­ti­ca, “y eso fue lo que que­dó”, afin­ca.

Al ter­mi­nar el cua­dro ca­yó en cuen­ta de lo que ha­bía he­cho: “Ten­go a la Vir­gen en mi ca­sa”, pen­só. Así qué to­mó un ban­qui­to de ma­de­ra, lo pu­so cer­ca de la pin­tu­ra y so­bre el asien­to co­lo­có unas ve­las en­cen­di­das. Fren­te a ese pe­que­ño al­tar co­men­zó a re­zar.

Al día si­guien­te, des­mon­tó to­do y le lle­vó la obra a su ma­má, do­ña An­to­nia. Ella es muy cre­yen­te en Dios y la Vir­gen, tan­to que le re­ga­ló una es­tam­pi­ta de Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro y fue la úni­ca per­so­na que vio la pie­za an­tes de que la en­tre­ga­ra pa­ra la Bie­nal.

Des­nu­dos fe­me­ni­nos

Esa for­ma de pin­tar a la Pa­tro­na de Va­len­cia es­tá ins­cri­ta en la téc­ni­ca de su se­ria­do más re­cien­te: “Des­nu­dos fe­me­ni­nos”, en los que sim­pli­fi­ca las lí­neas y de­ja so­bre el so­por­te so­lo la más im­por­tan­te, de ma­ne­ra que el es­pec­ta­dor bus­que qué hay de­trás del di­bu­jo: ¿Una ima­gen, un en­torno, una per­so­na, la so­le­dad?

Es una pro­pues­ta su­ge­ren­te y fi­gu­ra­ti­va que com­bi­na con au­sen­cia de luz, de esa for­ma em­pu­ja al ob­ser­va­dor a in­da­gar so­bre có­mo era el ros­tro de esa per­so­na re­tra­ta­da, qué sien­te, dón­de es­tá, có­mo es el res­to de su cuer­po.

“Des­de el pun­to de vis­ta artístico, el cuer­po de la mu­jer tie­ne mu­cha ri­que­za, por su vo­lu­men, sus for­mas va­ria­das y su be­lle­za; del­ga­das, gor­di­tas, al­tas o ba­ji­tas, to­das tie­nen su en­can­to”, afir­ma.

- ¿Qué men­sa­je quie­re trans­mi­tir con es­ta obra?

- Que ba­jo la piel to­dos somos igua­les.

- ¿Hasta dón­de pla­nea lle­gar con es­ta pro­pues­ta?

- Qui­sie­ra pin­tar un des­nu­do gi­gan­tes­co: Dos pier­nas, dos lí­neas sen­ci­llas, de una pa­red com­ple­ta, pa­ra que a la per­so­na que lo vea le cam­bie la for­ma de pen­sar y se pre­gun­te qué hay aquí; que in­da­gue so­bre la pin­tu­ra.

Pró­xi­mos pro­yec­tos

Pe­dro es Téc­ni­co Su­pe­rior en Diseño, egre­sa­do del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Tec­no­lo­gía An­to­nio Jo­sé de Su­cre (1996) y Licenciado en Arte, gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad Ar­tu­ro Michelena (2014). Tam­bién ha in­cur­sio­na­do en la es­cul­tu­ra y no des­car­ta lle­var sus des­nu­dos al plano tri­di­men­sio­nal, pe­ro por aho­ra se de­di­ca­rá a la pin­tu­ra.

Tie­ne pre­vis­to ex­po­ner par­te de sus tra­ba­jos es­te 19 de no­viem­bre en el Li­do­tel en el mar­co de un even­to pri­va­do. Ade­más, que­dó ad­mi­ti­do en los sa­lo­nes Mau­ro Me­jías de Gua­ca­ra y el de Pin­tu­ra de Güi­güe; y es­tá es­pe­ran­do el re­sul­ta­do de un sa­lón so­bre la paz que se rea­li­za­rá en di­ciem­bre en el Hes­pe­ria

WTC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.