Pru­den­cia y sen­sa­tez

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com

To­do lo que des­en­mas­ca­re los pro­ce­di­mien­tos ar­bi­tra­rios de es­te go­bierno se­rá bien aco­gi­do, por cuan­to el de­ses­pe­ro de la po­bla­ción no ad­mi­te tre­guas que den la sen­sa­ción de de­bi­li­dad. Na­die pu­die­ra du­dar que los arre­ba­tos de lo­cu­ras de Ni­co­lás Ma­du­ro y las de­ci­sio­nes in­cons­ti­tu­cio­na­les to­ma­das por los ór­ga­nos del ré­gi­men son in­di­ca­ti­vos de que la de­rro­ta es­tá to­can­do en su puer­ta; por tal ra­zón, ca­da pa­so de la Me­sa De­mo­crá­ti­ca de­be orien­tar­se por el sen­ti­do ló­gi­co, cu­yo sig­ni­fi­ca­do va­ya a la par del an­he­lo del pue­blo. Las du­das so­bre el diá­lo­go son in­quie­tan­tes, pe­ro de­be­mos ser los úl­ti­mos en pa­rar­nos de la me­sa.

Los erro­res co­me­ti­dos son na­tu­ra­les si los ad­mi­ti­mos como hu­ma­nos, pe­ro en po­lí­ti­ca y a es­to le agre­ga­mos que en­go­lo­si­na­dos por la exi­to­sa “To­ma de Ve­ne­zue­la” nos fui­mos más a lo emo­ti­vo que a lo real. El co­mer­cio ve­ne­zo­lano si se quie­re es la prin­ci­pal víc­ti­ma de es­ta ig­no­mi­nia ne­fas­ta; es el pri­me­ro en de­cla­rar la rui­na vién­do­se aco­sa­do por las de­ci­sio­nes po­pu­lis­tas de la po­li­ti­que­ría del lla­ma­do so­cia­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio. Los irres­pon­sa­bles aumentos de suel­dos ex­tien­den la bre­cha de la in­fla­ción, del des­em­pleo, del cie­rre de más em­pre­sas y la quie­bra del co­mer­cio me­nor; cual­quier de­ci­sión en es­te cam­po de­be ser ini­cia­ti­va de las cá­ma­ras que agru­pan al sec­tor.

En las ex­pec­ta­ti­vas des­per­ta­das por la mar­cha ha­cía Mi­ra­flo­res, con ob­je­ti­vos cla­ros y con­tun­den­tes so­bre el aban­dono del car­go y la in­com­pe­ten­cia de Ni­co­lás, es­tá vi­vo el re­cuer­do de los sucesos del 11 de abril del 2002. En la me­mo­ria es­tán los ase­si­na­dos por el go­bierno y en la cár­cel las víctimas ino­cen­tes de los mon­ta­jes ju­di­cia­les pa­ra jus­ti­fi­car los crí­me­nes. Pe­ro si al­go fal­ta­ba -y es­to to­mé­mos­lo como advertencia- Dios­da­do Ca­be­llo se lle­na­ba la bo­ca ame­na­zan­do con que el go­bierno des­bor­da­ría las ad­ya­cen­cias a Mi­ra­flo­res con sus cuer­pos re­pre­si­vos y sus mo­vi­li­za­cio­nes ta­ri­fa­das; no ocul­ta­ron su in­ten­ción de vol­ver a dis­pa­rar cuan­tas ba­las fue­ran ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer sen­tir la bo­ta del dés­po­ta. Qui­so la Pro­vi­den­cia que a pe­ti­ción del Va­ti­cano se mar­ca­ra la tre­gua que da­rá pie a nue­vas ac­cio­nes.

Es­ta dic­ta­du­ra nos lle­va ha­cia una con­fron­ta­ción ex­plo­si­va; lo cual in­di­ca que si el diá­lo­go es la vía pa­ra re­to­mar el ca­mino electoral y pa­cí­fi­co, de­be­mos per­ma­ne­cer muy uni­dos pa­ra en­fren­tar las tra­di­cio­na­les prác­ti­cas vio­len­tas del ré­gi­men. Aten­tos a los re­sul­ta­dos, sin em­bria­gar­nos de op­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.