Co­mu­ni­dad Cen­tral re­quie­re me­jo­ras

Tie­ne las ca­lles de­te­rio­ra­das y los es­pa­cios de­por­ti­vos aban­do­na­dos

Notitarde - - Güigüe-Tacarigua-Belén -

Cen­tral Ta­ca­ri­gua, no­viem­bre 11 (Yohan­na Guz­mán Blanco).La co­mu­ni­dad La Alian­za, de la pa­rro­quia Cen­tral Ta­ca­ri­gua en el mu­ni­ci­pio Carlos Ar­ve­lo, se en­cuen­tra en pé­si­mas con­di­cio­nes, las ca­lles re­ple­tas de hue­cos que di­fi­cul­tan el pa­so de conductores de vehícu­los par­ti­cu­la­res y de trans­por­te pú­bli­co. Los es­pa­cios de­por­ti­vos a pe­sar de in­ten­tar ser res­ca­ta­dos por la co­mu­ni­dad se evi­den­cian col­ma­dos de ma­le­za, que im­pi­de que ni­ños y jó­ve­nes reali­cen ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, mien­tras que las áreas re­crea­ti­vas, de­bi­do a la fal­ta de man­te­ni­mien­to, se han de­te­rio­ra­do, por lo que tam­po­co cuen­tan con un es­pa­cio pa­ra el sano es­par­ci­mien­to.

En es­te sen­ti­do, Gil­ber­to Adams, vo­ce­ro del con­se­jo co­mu­nal de la zo­na, de­nun­ció que las ca­lles des­de ha­ce años que se en­cuen­tran in­tran­si­ta­bles, re­ple­tas de hue­cos que de­te­rio­ran los vehícu­los.

“Es­ta co­mu­ni­dad es­tá des­asis­ti­da, he­mos en­via­do car­tas a to­dos los en­tes pa­ra que se apro­xi­men a co­no­cer la si­tua­ción en la que vi­vi­mos y en reali­dad nos sen­ti­mos ig­no­ra­dos, pues hasta aho­ra no te­ne­mos res­pues­ta”, sen­ten­ció.

Co­men­tó que ca­da vez es más di­fí­cil que los trans­por­tis­tas con­ti­núen la ru­ta ha­cia la con­cu­rri­da zo­na, ya que se ven obli­ga­dos a ma­nio­brar pa­ra in­ten­tar es­qui­var las zan­jas y da­ñar cual­quier pie­za de las uni­da­des co­lec­ti­vas.

Bro­te de agua en la ca­lle Nue­va Es­par­ta

En­tre las ca­lles más de­te­rio­ra­das re­sal­tan la Nue­va Es­par­ta, don­de se en­cuen­tra un ca­nal al cual los in­cons­cien­tes arro­jan la ba­su­ra.

Pe­ro la si­tua­ción em­peo­ró lue­go de que el fin de se­ma­na la tu­be­ría prin­ci­pal de agua po­ta­ble se rom­pie­ra.

Allí se des­pil­fa­rran cien­tos de li­tros del vi­tal lí­qui­do que en al­gu­nas zo­nas a ve­ces ni lle­ga.

“Es tris­te sa­ber que hay quie­nes tie­nen que pa­gar cien­tos y cien­tos de bo­lí­va­res por lle­nar en­va­ses de agua, mien­tras que aquí tie­ne días bo­tán­do­se sin que al­guien ha­ga al- go al res­pec­to”, co­men­tó.

El vo­ce­ro con­fe­só que lo más que los lu­ga­re­ños pue­den ha­cer pa­ra re­sar­cir ese da­ño, es ce­rrar la lla­ve que da ac­ce­so al agua por ese tu­bo du­ran­te las no­ches, pa­ra evi­tar que al me­nos en esas ho­ras se de­rra­me el lí­qui­do.

Es­pa­cios de­por­ti­vos in­ser­vi­bles

En cuan­to a los es­pa­cios de­por­ti­vos de la lo­ca­li­dad, el jo­ven co­men­tó que se en­cuen­tran re­ple­tos de ma­le­za, sin to­rres de alum­bra­do, ar­cos, aros ni cer­ca pe­ri­me­tral.

Ex­pli­có Adams que se tra­ta de lu­ga­res fun­da­dos ha­cen unos 36 años y que con el pa­sar del tiem­po re­quie­ren de man­te­ni­mien­to, pe­ro de­bi­do a que las au­to­ri­da­des no han to­ma­do en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de los ve­ci­nos de es­te sec­tor, és­tos se da­ñan ca­da vez más y afec­tan a cien­to de ni­ños.

“Hay in­tere­sa­dos en res­ca­tar la can­cha y el cam­po de béis­bol, pe­ro no con­ta­mos con los re­cur- sos ne­ce­sa­rios y ade­más la Go­ber­na­ción ha pre­su­pues­ta­do en va­rias opor­tu­ni­da­des es­te es­pa­cio pa­ra ha­cer me­jo­ras, por eso exi­gi­mos que cum­plan, de­bi­do a que hasta aho­ra so­lo nos han he­cho so­ñar”, la­men­tó.

So­li­ci­tó a los en­tes cum­plan con lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 64 de la Ley Or­gá­ni­ca pa­ra La Pro­tec­ción de Ni­ños, Ni­ñas y Ado­les­cen­tes (Lopn­na) que in­di­ca: “El Estado de­be ga­ran­ti­zar la crea­ción y con­ser­va­ción de es­pa­cios e ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas di­ri­gi­dos a la re­crea­ción, es­par­ci­mien­to, de­por­te, jue­go y des­can­so”.

Y con el ar­tícu­lo 111 de la Cons­ti­tu­ción que se­ña­la, “to­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho al de­por­te y a la re­crea­ción como ac­ti­vi­da­des que be­ne­fi­cian la ca­li­dad de vi­da in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. El Estado asu­mi­rá el de­por­te y la re­crea­ción como po­lí­ti­ca de edu­ca­ción y sa­lud pú­bli­ca y ga­ran­ti­za­rá los re­cur­sos pa­ra su pro­mo­ción”.

Asi­mis­mo, ex­pu­so que se tra­ta de un he­cho tras­cen­den­tal, de­bi­do a que tras las ini­cia­ti­va de in­ten­tar a tra­vés de la au­to­ges­tión re­pa­rar al­gu­nas irre­gu­la­ri­da­des en la co­mu­ni­dad, ellos es­pe­ran es in­cre­men­tar el in­te­rés de los más jó­ve­nes en el de­por­te, pa­ra ale­jar­los de los fo­cos de vio­len­cia y de­lin­cuen­cia.

“La ju­ven­tud se es­tá per­dien­do, pue­den caer en ma­los pa­sos, así que hay que res­ca­tar a tiem­po a esos ino­cen­tes que so­lo ne­ce­si­tan ayu­da y orien­ta­ción”, co­men­tó.

Co­pa Na­vi­dad

Por tal motivo, anun­ció que se en­cuen­tran pla­ni­fi­can­do un torneo de fút­bol lla­ma­do “Co­pa Na­vi­dad”, al que in­vi­tan a to­dos los in­tere­sa­dos a for­mar equi­pos y par­ti­ci­par de ma­ne­ra sa­na por la unión y la cor­dia­li­dad en el sec­tor.

“Es­ta­mos re­pa­ran­do al­gu­nas lám­pa­ras pa­ra ilu­mi­nar la zo­na y po­der es­ti­mu­lar a otros a res­ca­tar los es­pa­cio del cam­po de béis­bol, pa­ra ha­cer di­fe­ren­tes ti­po de com­pe­ti­cio­nes, lu­chan­do siem­pre por el bie­nes­tar de to­dos”, ex­pre­só.

Sin ser­vi­cio de aseo ur­bano

Se­ña­ló que otro pro­ble­ma que los afec­ta es la fal­ta de ser­vi­cios de re­co­lec­ción de desechos, ya que el aseo ur­bano no pa­sa por la zo­na y la co­mu­ni­dad de­be in­ge­niár­se­la pa­ra re­sol­ver don­de de­po­si­tar sus desechos.

“El aseo tie­ne me­ses que no pa­sa por aquí, so­lo pa­sa por Cen­tral Ta­ca­ri­gua, a las zo­nas don­de hay co­mer­cios, de res­to las per­so­nas de­ben ver qué ha­cen pa­ra desechar su ba­su­ra”, ad­mi­tió.

Fi­nal­men­te, di­jo que se tra­ta de un he­cho que per­ju­di­ca la sa­lud de la co­mu­ni­dad, pues los des­per­di­cios se con­vier­ten en fo­co don­de pro­li­fe­ran los in­sec­tos y roe­do­res por­ta­do­res de en­fer­me­da­des que lue­go desatan los vi­rus gas­tro­in­tes­ti­na­les, el den­gue, en­tre otros.

De­bi­do a que en la zo­na no pa­sa re­gu­lar­men­te el aseo ur­bano los ve­ci­nos de­ben in­ge­niár­se­las pa­ra desechar la ba­su­ra.

Las vías de la co­mu­ni­dad se en­cuen­tran in­tran­si­ta­bles des­de ha­ce años, por lo que los ve­ci­nos pi­den so­lu­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.