La cri­sis no nos es­pe­ra

El lu­gar co­mún

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

Na­die ig­no­ra que Ma­du­ro, en con­tra del con­se­jo de Chá­vez, es­tá ha­cien­do to­do fue­ra de la Cons­ti­tu­ción. Rom­pien­do el Estado de De­re­cho, pre­ten­de pro­lon­gar su man­da­to sin ha­cer elec­cio­nes y sin par­la­men­to. Es el pri­mer ca­pí­tu­lo del via­je ha­cia el to­ta­li­ta­ris­mo, que Ma­du­ro ha co­men­za­do a es­cri­bir. Ma­du­ro es­tá con­de­na­do a sa­lir del po­der. Y a en­trar en la his­to­ria como un dic­ta­dor.

El PSUV, sin em­bar­go, tie­ne re­torno a la de­mo­cra­cia. Po­dría man- te­ner­se en el go­bierno, sin Ma­du­ro y sin el mo­de­lo eco­no­mi­co-ins­ti­tu­cio­nal que nos ge­ne­ra de­sin­te­gra­ción y rui­na. De­pen­de de sus mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes, la ma­yo­ría si­len­cio­sa que es­tá en de­sa­cuer­do con las im­po­si­cio­nes de la cú­pu­la, de­fi­nir otro rum­bo.

El dilema es sen­ci­llo: ser fie­les a un pu­ña­do de di­ri­gen­tes mu­ta­dos por los pri­vi­le­gios o lea­les a la Cons­ti­tu­ción. Me­nos del 1% de los miem­bros del PSUV se han con­ver­ti­do en mi­llo­na­rios y pro­pie­ta­rios de bie­nes su­per­lu­jo­sos aquí y en el ex­te­rior, mien­tras la so­cie­dad su­fre des­abas­te­ci­men­to, in­fla­ción, in­se­gu­ri­dad, suel­dos ga­seo­sos, ser­vi­cios de­rrum­ban­dos y blo­queo, ca­da vez más ab­so­lu­to, de po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro.Pa­ra man­te­ner esos pri­vi­le­gios la cú­pu­la in­ten­ta­rá li­qui­dar a las fuer­zas de cam­bio, aplas­tar las di­si­den­cias y en­ce­rrar a to­do el país en un sis­te­ma de do­mi­na­ción que no pue­da ser abier­to des­de su in­te­rior.

Los fac­to­res in­ter­na­cio­na­les han abier­to un me­ca­nis­mo de diá­lo­go en­tre la MUD y la re­pre­sen­ta­ción del al­to go­bierno. Ma­du­ro acep­tó a re­ga­ña­dien­tes, con­fian­do en la comision “me­dia­do­ra” que in­ven­tó pa­ra pro­te­ger­se. Pe­ro no pue­de con­tro­lar el desem­pe­ño im­par­cial del re­pre­sen­tan­te del Va­ti­cano ni la voz de la Igle­sia ve­ne­zo­la­na que sa­be bien lo que la gen­te sien­te, su­fre y quie­re, es­pe­cial­men­te los po­bres que es­tán le­van­tan­do la ma­yor re­sis­ten­cia pa­si­va al re­gi­men. Por aho­ra.

La MUD no só­lo acep­tó ir al diá­lo­go, sino que hi­zo dos ges­tos ries­go­sos pa­ra su pro­pia es­ti­ma­ción po­pu­lar: la sus­pen­sion del jui­cio po­li­ti­co al Pre­si­den­te y la mar­cha ha­cia Mi­ra­flo­res. Su de­ci­sion de ir a la Me­sa pa­ra de­jar a Ma­du­ro sin ex­cu­sas fue ta­jan­te, a pe­sar de los de­sa­cuer­dos que fue­ron ma­ne­ja­dos con un só­li­do pro­pó­si­to uni­ta­rio.

En cam­bio el go­bierno, ejer­cien­do te­rro­ris­mo de Estado, ata­có con una gro­se­ra pro­vo­ca­ción a Vo­lun­tad Po­pu­lar de ser un par­ti­do te­rro­ris­ta y si­guió alen­tan­do in­tri­gas pa­ra crear la ma­triz de opi­nion so­bre una MUD en­fren­ta­da en­tre ra­di­ca­les y mo­de­ra­dos. El go­bierno no di­vi­di­rá a la MUD.

El país ya ha es­pe­ra­do. Aho­ra le co­rres­pon­de a Ma­du­ro mos­trar sus car­tas. Si no anun­cia me­di­das con­cre­tas, le es­ta­rá dan­do una pa­ta­da a Za­pa­te­ro y a la Co­mi­sión de UNA­SUR.

Si eso ocu­rre, la MUD de­be man­te­ner­se abierta al diá­lo­go des­de la ca­lle, la Asam­blea, la opi­nion y las re­la­cio­nes con to­dos los sec­to­res y fac­to­res in­tere­sa­dos, den­tro y fue­ra del país, en res­ta­ble­cer la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción. A su agen­da de­be aña­dir de­fi­nir los ob­je­ti­vos y las con­di­cio­nes pa­ra un gran acuer­do na­cio­nal en torno a un Go­bierno de in­te­gra­ción na­cio­nal, in­clu­so con el aval y par­ti­ci­pa­ción de sec­to­res iden­ti­fi­ca­dos con el PSUV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.