Fin del mun­do - ¿Cuán­do?

Notitarde - - Opinión - Isabel Vidal de Ten­rei­ro

En el ar­tícu­lo an­te­rior es­cri­bía­mos so­bre nues­tra fu­tu­ra in­mor­ta­li­dad, cuan­do re­su­ci­ta­re­mos con “cuer­po es­pi­ri­tual”. ¿Cuán­do su­ce­de­rá es­to? Lo di­ce el Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca: “Sin du­da, en el úl­ti­mo día, al fin del mun­do En efec­to, la re­su­rrec­ción de los muer­tos es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a la Pa­ru­sía o Se­gun­da Ve­ni­da de Cris­to” (#1.001).

Las imá­ge­nes de los tex­tos evan­gé­li­cos del Fin de los Tiem­pos (Lc. 21, 5-19) tal vez nos re­sul­tan un po­co in­có­mo­das. Pe­ro es el mis­mo Je­su­cris­to quien nos las da pa­ra que es­te­mos siem­pre pre­pa­ra­dos.

El día fi­nal Cris­to ven­drá a po­ner las co­sas en su lu­gar. En la vi­da pre­sen­te, y so­bre to­do en nues­tro mun­do ac­tual, pa­re­cie­ra que el Mal ven­cie­ra so­bre el Bien, pa­re­cie­ra que los que no vi­ven de acuer­do a Dios vi­ven más tran­qui­los y hasta más fe­li­ces. Sin em­bar­go ese día, a ca­da uno le to­ca­rá lo que ha­ya me­re­ci­do con su con­duc­ta en es­ta vi­da. “Ya vie­ne el día del Se­ñor ar­dien­te como un horno”. Pa­ra unos ese horno “los con­su­mi­rá como pa­ja”. Pe­ro pa­ra “los que temen al Se­ñor, bri­lla­rá el Sol de Jus­ti­cia y les trae­rá la sal­va­ción en sus ra­yos” (Mlq. 3, 19-20).

El tro­zo del Evan­ge­lio de San Lu­cas es con­fu­so, por­que se mez­clan anun­cios so­bre el fin del mun­do –que no ha su­ce­di­do- y anun­cios so­bre la caí­da de Je­ru­sa­lén –que su­ce­dió 40 años des­pués de la muer­te de Je­su­cris­to. Los Após­to­les le pre­gun­tan cuán­do iban a su­ce­der es­tas co­sas. Y el Se­ñor les da al­gu­nas se­ña­les: 1.) Mu­chos tra­ta­rán de ha­cer­se pa­sar por Cris­to. 2.) Su­ce­de­rán gue­rras y re­vo­lu­cio­nes que no son aun el fi­nal. 3.) Se le­van­ta­rá una na­ción con­tra otra y un reino con­tra otro. 4.) Te­rre­mo­tos, epi­de­mias y ham­bres. 5.) Se­ña­les pro­di­gio­sas y te­rri­bles en el cie­lo. 6.) Per­se­cu­cio­nes y trai­cio­nes pa­ra los cris­tia­nos.

Se­ña­les adi­cio­na­les que com­ple­tan el cua­dro fi­nal aparecen en otros tex­tos de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra: 1.) El Evan­ge­lio ha­brá si­do pre­di­ca­do en to­do el mun­do. 2.) La ma­yor par­te de la hu­ma­ni­dad ha­brá per­di­do la fe y es­ta­rá im­bui­da en las co­sas del mun­do. 3.) La hu­ma­ni­dad es­ta­rá muy pa­re­ci­da a los días de Noé. 4.) Se ma­ni­fes­ta­rá el an­ti-Cris­to, que con el po­der de Sa­ta­nás rea­li­za­rá pro­di­gios con los que pre­ten­de­rá en­ga­ñar a to­da la hu­ma­ni­dad.

Otros tex­tos nos ha­cen sa­ber có­mo vol­ve­rá Je­su­cris­to: pri­me­ra­men­te apa­re­ce­rá en el cie­lo su se­ñal -la cruz-; ven­drá acom­pa­ña­do de Án­ge­les y apa­re­ce­rá con gran po­der y glo­ria. No así el im­pos­tor, el an­ti-Cris­to (cf. Hch. 1,11y Mt. 24, 30-31).

Con­clu­ye el Se­ñor su re­la­to so­bre el Fin de los Tiem­pos di­cien­do qué de­be­mos ha­cer: “Cuan­do vean las se­ña­les que les di­je, pien­sen que es­tá cer­ca el Reino de Dios... Es­tén aler­tas pa­ra que no les sor­pren­da es­te día... Por eso es­tén vi­gi­lan­do y oran­do en to­do tiem­po, pa­ra que se les con­ce­da es­ca­par de to­do lo que de­be su­ce­der y pue­dan es­tar de pie de­lan­te del Hi­jo del Hom­bre” (Lc. 21, 28-38).

Ora­ción y vi­gi­lan­cia es lo que nos pi­de el Se­ñor al re­la­tar­nos el Fin de los Tiem­pos: orar y ac­tuar como si hoy -y to­dos los días- fue­ran el úl­ti­mo día de nues­tra vi­da te­rre­na.

Lo im­por­tan­te no es sa­ber el có­mo. Lo im­por­tan­te no es sa­ber el cuán­do. Lo im­por­tan­te es es­tar siem­pre pre­pa­ra­dos. Lo im­por­tan­te es vi­vir ca­da día como si fue­ra el úl­ti­mo día de nues­tra vi­da en la tie­rra.

¿Se aca­ba­rá el mun­do al­gún día? Ver res­pues­ta en: www.bue­na­nue­va.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.