Hoy la Vir­gen del So­co­rro es exal­ta­da por fe­li­gre­sía

Ar­tis­tas ga­na­do­res con­ta­ron sus tes­ti­mo­nios en la crea­ción de las obras que pre­sen­ta­ron en la ex­po­si­ción que reali­zó la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo

Notitarde - - Publicidad - Mar­le­ne Pi­ña Acosta

La pa­tro­na de los ca­ra­bo­be­ños es ce­le­bra­da de múl­ti­ples for­mas hoy en di­ver­sos es­ce­na­rios de la ciu­dad.

Ca­da uno mi­ró la ima­gen de la Vir­gen del So­co­rro des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te, pe­ro a to­dos los unió el mis­mo sen­ti­mien­to, pin­tar­la so­bre el lien­zo co­mo una ma­ne­ra de ren­dir­le tri­bu­to en la II Bie­nal de Ar­te: “Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia”, en ho­me­na­je a los 106 años de su co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca y a los 400 años de la Co­fra­día del Es­pí­ri­tu San­to y Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro.

Pa­ra la crea­ción de sus obras, pre­va­le­ció el as­pec­to de­vo­cio­nal en mu­chos de los ar­tis­tas y en otros re­qui­rió un pro­ce­so in­ves­ti­ga­ti­vo so­bre la his­to­ria de la pa­tro­na de Va­len­cia, y así lo­grar el tra­ba­jo fi­nal pa­ra la ex­po­si­ción ar­tís­ti­ca que se inau­gu­ró el pa­sa­do 9 de oc­tu­bre en el Mu­seo de la Cul­tu­ra, aus­pi­cia­da por la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo, ads­cri­ta a la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra del Go­bierno Re­gio­nal, a car­go de Emir Gi­mé­nez.

La pro­pues­ta tu­vo co­mo úni­co te­ma la ima­gen de la Vir­gen del So­co­rro, úni­ca­men­te en su es­pe­cia­li­dad de pin­tu­ra, ser iné­di­tas y ela­bo­ra­das en­tre los años 2014 y 2016, se­gún las ba­ses del con­cur­so, con un ju­ra­do in­te­gra­do por los es­pe­cia­lis­tas Fer­nan­do de To­var, Juan Cal­za­di­lla, Fa­rru­co Ses­to No­vas, el pa­dre Pe­dro De Frei­tas y la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, Emir Gi­mé­nez, quie­nes die­ron su ve­re­dic­to pa­ra las obras pre­mia­das que ob­tu­vie­ron el pri­me­ro, se­gun­do y ter­cer lu­ga­res, y men­cio­nes de ho­nor.

La di­fí­cil ta­rea de se­lec­ción y las ex­pe­rien­cias vi­vi­das por los crea­do­res que lo­gra­ron las dis­tin­cio­nes fue­ron los prin­ci­pa­les te­mas en el Desa­yuno en la Re­dac­ción, don­de hu­bo pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­tos, aplau­sos y anéc­do­tas en un am­bien­te de mu­cha emo­ti­vi­dad, con la pre­sen­cia de la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, Emir Gi­mé­nez, y de los ar­tis­tas ga­na­do­res Ra­món Si­ve­rio (pri­mer lu­gar), Do­min­go Pé­rez (se­gun­do lu­gar), Bár­ba­ra Col­me­na­res y Leo­nar­do Re­vi­lla ( ter­cer lu­gar com­par­ti­do), ade­más de Rubén Cal­vo, Mó­ni­ca Fer­nán­dez, Alan Pe­tro­vic, Pe­dro Ojeda y Yohe­li Bus­ti­llos, cin­co de los nue­ve que ob­tu­vie­ron men­cio­nes. Acom­pa­ñó Ana Cas­ti­llo, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo.

En es­ta oca­sión es­tu­vie­ron pre­sen­tes Gus­ta­vo Ríz­quez, di­rec­tor de No­ti­tar­de; Jor­ge Chá­vez Morales, sub­di­rec­tor; Ka­rín Ri­ve­ro, edi­to­ra de Cie­rre; Jen­ni­fer Anaís In­fan­te, re­por­te­ra grá­fi­ca; y quien pre­sen­ta el fo­ro, Mar­le­ne Pi­ña Acosta.

Rea­li­zar una bie­nal en ho­nor a la pa­tro­na de Va­len­cia fue el te- ma de ini­cio. La Se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra re­cor­dó que sur­gió en la vi­si­ta del año pa­sa­do de la Vir­gen del So­co­rro al Ca­pi­to­lio, don­de el go­ber­na­dor Fran­cis­co Ame­liach en sus pa­la­bras anun­ció que el sa­lón lla­ma­do an­tes de los Go­ber­na­do­res ten­dría el nom­bre Li­ber­ta­dor-Vir­gen del So­co­rro, y ofre­ció que la II Bie­nal Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo se­ría en ho­nor a nues­tra Vir­gen del So­co­rro. “En ese mis­mo mo­men­to me en­co­men­dó pa­ra que con­jun­ta­men­te con el equi­po de Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo asu­mié­ra­mos es­ta her­mo­sa res­pon­sa­bi­li­dad”.

En cuan­to al tra­ba­jo de se­lec­ción por par­te del ju­ra­do, se­ña­ló que en prin­ci­pio el nú­me­ro de obras que par­ti­ci­pa­rían pa­ra los pre­mios era de sie­te pa­ra re­du­cir­las lue­go a cin­co y fi­nal­men­te a tres. “Se hi­cie­ron dos pri­me­ras vi­si­tas a la ex­po­si­ción. En la pri­me­ra no hu­bo acuer­do en­tre el ju­ra­do, pe­ro nos tras­la­da­mos nue­va­men­te, y por su­ge­ren­cia del pa­dre Pe­dro De Frei­tas co­lo­ca­mos una me­sa en ca­da una de las sa­las, a ob­je­to de te­ner la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var, com­par­tir y eva­luar so­bre la téc­ni­ca, la pers­pec­ti­va y el con­cep­to va­len­ciano de las obras, por­que la se­lec­cio­na­da es­ta­rá al fren­te de un cua­dro de Ar­tu­ro Michelena en el Sa­lón Li­ber­ta­do­rVir­gen del So­co­rro”.

“El de­ba­te du­ró va­rias ho­ras, y co­mo real­men­te no nos po­nía­mos de acuer­do, el maes­tro Cal­za­di­lla plan­teó la al­ter­na­ti­va de crear men­cio­nes ho­no­rí­fi­cas pa­ra cu­brir las ex­pec­ta­ti­vas por la ca­li­dad de las obras. Al­gu­nos tra­ba­ja­ron el co­lor; otros, las for­mas; y otros, la téc­ni­ca. Las ri­que­zas con que los 52 ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes nos re­ga­la­ban la ima­gen de la Vir­gen del So­co­rro, des­de pers­pec­ti­vas que nun­ca nos las hu­bié­ra­mos ima­gi­na­do, nos com­pro­me­tían aun más. Sin em­bar­go, era tan di­fí­cil la de­ci­sión que el ter­cer lu­gar tu­vo que ser com­par­ti­do, pe­ro cuan­do re­vi­sa­mos las ba­ses del con­cur­so, es­ta ca­te­go­ría no es­ta­ba, lo que re­qui- rió ela­bo­rar un ac­ta don­de jus­ti­fi­cá­ba­mos las men­cio­nes ho­no­rí­fi­cas, pe­ro tam­bién por­que se es­ta­ban otor­gan­do dos ter­ce­ros pre­mios”.

“Yo sien­to que de ver­dad -con­fie­sa Emir Gi­mé­nez- tan­to las men­cio­nes ho­no­rí­fi­cas co­mo las ga­na­do­ras son obras es­pec­ta­cu­la­res so­bre la ima­gen de nues­tra pa­tro­na”.

El ar­tis­ta Ra­món Si­ve­rio, ga­na­dor del pri­mer pre­mio con la obra “So­co­rro de Va­len­cia”, ex­pli­có cuá­les fue­ron los ele­men­tos em­plea­dos pa­ra lle­var a ca­bo su obra.

Si­ve­rio con­si­de­ró que el di­bu­jo clá­si­co co­mo tal es im­por­tan­te, aun­que an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar pri­me­ro ubi­có al ju­ra­do en cuan­to a los gus­tos pro­me­dio. “El he­cho de pin­tar a la Vir­gen del So­co­rro co­mo tal le crea al ar­tis­ta una es­pe­cie de co­rra­li­to, es de­cir, no es que le di­gan a uno: ‘Mi­ra, és­ta es una bie­nal y pue­des ex­po­ner lo que a ti te gus­te’. Me pu­se a re­vi­sar en mi for­ma de di­bu­jar y me di­je: ‘Lo que po­dría ser­vir es ha­cer un tra­ba­jo de di­bu­jo go­yes­co. Ir­me a lo ba­rro­co’ ”.

Si­guien­do tres pa­sos del li­bro “Cua­derno de pin­tu­ra”, cu­yo au­tor es Ma­nuel Quin­ta­na Cas­ti­llo, in­te­gró el man­ga, el co­mic nor­te­ame­ri­cano y el pop art, bus­có al­go que fue­ra mo­derno, lo cual le lle­vó un tiem­po. “Tu­ve que pri­me­ro ha­cer un di­bu­jo clá­si­co de la Vir­gen. Fui a la Ca­te­dral de Va­len­cia. To­mé mi foto a la Vir­gen del So- co­rro. Ya con eso en men­te, co­men­cé a ela­bo­rar el di­bu­jo”.

“En la obra hay ra­yos sa­lien­do de la co­ro­na de la Vir­gen que son lí­neas de ac­ción en man­ga; es­tá tam­bién el pun­tea­do que son dos ele­men­tos mo­der­nos, y las for­mas có­mo di­bu­jé las nu­bes en el fon­do, ade­más del ros­tro de la Vir­gen que te­nía que ex­pre­sar do­lor; era cap­tar esa ex­pre­sión”.

Si­ve­rio con­fie­sa que hi­zo un cua­dro pa­ra él, ya que si no, no ga­na­ba, la obra re­gre­sa­ría a su ca­sa, y se­ría fe­liz de te­ner­lo.

As­pec­to de­vo­cio­nal

Do­min­go Pé­rez ob­tu­vo el se­gun­do pre­mio con la obra “Vir­gen del So­co­rro en la dies­tra de Dios”. Hi­zo una des­crip­ción de su tra­ba­jo re­pre­sen­ta­do en la Vir­gen que apa­re­ce en el ár­bol, lo que sig­ni­fi­ca pa­ra el ar­tis­ta un sa­mán, que se da mu­cho don­de la tie­rra es muy fér­til. “Apa­re­ce la Vir­gen sen­ta­da en ra­mas que sig­ni­fi­can una mano, por eso se lla­ma ‘La Vir­gen del So­co­rro en la dies­tra de Dios’. Y unas pa­lo­mas blan­cas que sig­ni­fi­can la paz”.

En su tra­ba­jo hu­bo un as­pec­to de­vo­cio­nal, que se ve re­fle­ja­do en la emo­ción que sien­te cuan­do la pin­ta. “Yo no soy de­vo­to de ella, pe­ro me emo­cio­na pin­tar­la. Y en mu­chas opor­tu­ni­da­des la he pin­ta­do y he do­na­do la obra”. Cuan­do vio las ba­ses del con­cur­so, le pa­re­ció in­tere­san­te, por­que iba a vol­ver a pin­tar­la. “Y eso sir­vió pa-

La téc­ni­ca, el co­lor y las di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas de ver la ima­gen de la Vir­gen del So­co­rro se unie­ron pa­ra la crea­ción de las obras que par­ti­ci­pa­ron en la II Bie­nal de Ar­te “Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia”, en la es­pe­cia­li­dad de pin­tu­ra.

ra que me tras­no­cha­ra, pe­ro con mu­cha emo­ción. Era le­van­tar­me a la una de la ma­dru­ga­da; ama­ne­cía, pe­ro no me da­ba cuen­ta. El pre­mio me lo ga­né con de­di­ca­ción, per­se­ve­ran­cia y dis­ci­pli­na. Eso es lo que lle­va a uno a ser ga­na­dor”.

En cuan­to a la téc­ni­ca, ex­pli­có que tra­ba­ja so­bre yu­te, un ti­po de te­la que con­si­de­ra es sú­per re­sis­ten­te, lo que im­pli­ca que la obra per­du­re en el tiem­po. “Yo la pre­pa­ro. Ella tie­ne así co­mo una tex­tu­ra que ayu­da a dar ma­ti­ces a la obra. Las pro­fun­di­da­des, la le­ja­nía y los pri­me­ros pla­nos se no­tan mu­cho. Me gus­ta usar ma­te­rial de pri­me­ra, por­que yo pin­to pa­ra mí. De re­pen­te el cua­dro no lo ad­quie­re na­die, pe­ro lo ad­quie­ro yo, y quie­ro que me du­re mu­cho”.

A Bár­ba­ra Col­me­na­res la ins­pi­ró la Vir­gen del So­co­rro. Ella ob­tu­vo el ter­cer pre­mio com­par­ti­do con su obra “La pe­re­gri­na­ción de la Vir­gen del So­co­rro de Va­len­cia al San­tua­rio de la Co­ro­mo­to pa­ra pro­te­ger­nos”.

Un día en el pa­tio de su ca­sa se en­con­tró la ima­gen de una Vir­gen lle­ni­ta de tie­rra y cuan­do la lim­pió era la del So­co­rro. “Me lla­mó mu­cho la aten­ción cuan­do me in­for­ma­ron so­bre las ba­ses del con­cur­so, por­que era pin­tar­la a ella. Yo di­je: ‘ Voy a pin­tar la pe­re­gri­na­ción de la Vir­gen del So­co­rro al San­tua­rio de la Co­ro­mo­to’. La hi­ce co­mo un po­líp­ti­co, pe­ro le pu­se al­go que bri­lla­ra. Me ins­pi­ré en to­das las pie­dras que le pu­se. Pa­sé más de 15 días pin­tán­do­la, y ca­da vez que me le­van­ta­ba en la ma­ña­na le agre­ga­ba al­go di­fe­ren­te”.

Sin­tió al­go emo­cio­nan­te y su­bli­me cuan­do su­po que su obra en­tró en las pre­mia­cio­nes. “Le pu­se co­lo­res vi­vos, por­que yo no pin­to tris­te­zas. Yo pin­to ale­grías y ade­más soy con­ser­va­cio­nis­ta, me gus­ta pin­tar­le a la na­tu­ra­le­za”. Bár­ba­ra re­cor­dó que tam­bién ga­nó la pri­me­ra bie­nal de Na­gua­na­gua.

Leo­nar­do Re­vi­lla vi­ve en Fal­cón, pe­ro se en­te­ró de la bie­nal a tra­vés de una tía que siem­pre lle­va un ejem­plar de No­ti­tar­de, y le­yó una in­for­ma­ción so­bre una pró­rro­ga pa­ra con­cur­sar.

Re­vi­lla es ar­tis­ta au­to­di­dac­to, pro­fe­sor de ar­tes plás­ti­cas y ac­tual­men­te es di­rec­tor de Cul­tu­ra del mu­ni­ci­pio Za­mo­ra de es­ta en­ti­dad. De­ja ver su sa­tis­fac­ción por­que ha par­ti­ci­pa­do en ex­po­si­cio­nes a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, y des­de ha­ce más de 5 años pin­ta ico­no­gra­fías.

Jun­to a Bár­ba­ra ob­tu­vo el ter­cer pre­mio com­par­ti­do con la obra “Una so­la Vir­gen es el per­fec­to so­co­rro pa­ra la hu­ma­ni­dad”, con la cual ha par­ti­ci­pa­do en tres ex­po­si­cio­nes y ha ga­na­do. En el ca­so de la Bie­nal en ho­nor a la Vir­gen del So­co­rro, lo que hi­zo fue adap­tar­la a las ba­ses del con­cur­so.

Rubén Cal­vo ob­tu­vo men­ción ho­no­rí­fi­ca con la obra “So­co­rro”. Es egre­sa­do de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Ar­tu­ro Michelena, tie­ne 30 años en el me­dio del ar­te y su obra plás­ti­ca se dio a co­no­cer en Va­len­cia y en Ve­ne­zue­la, a tra­vés de la pin­tu­ra con te­mas de ca­rác­ter ar­qui­tec­tó­ni­co e ico­nos de la ciu­dad de Va­len­cia. Pa­ra él, ha si­do fa­mi­liar pin­tar a la Vir­gen del So­co­rro, por­que la vie­ne pin­tan­do des­de ha­ce mu­chos años, siem­pre den­tro de un ca­rác­ter oní­ri­co.

Mó­ni­ca Fer­nán­dez ob­tu­vo men­ción con la obra “Vir­gen del So­co­rro”. La re­pre­sen­ta­ción de la Vir­gen que plan­teó tie­ne unos co­lo­res que no los tie­nen los gran­des ar­tis­tas que han te­ni­do la for­ta­le­za de in­ter­pre­tar­la. Ella cree fir­me­men­te en el cam­bio, en la es­pon­ta­nei­dad y so­bre to­do en el sen­ti­mien­to.

El es­ti­lo de Alan Pe­tro­vic es­tá en­tre el im­pre­sio­nis­mo y lo ba­rro­co. Cuan­do vio el te­ma so­bre la Vir­gen di­jo: “No pue­do pin­tar sim­ple­men­te su ros­tro. Tie­ne que ha­ber al­gún sen­ti­mien­to. Ten­go que sa­ber acer­ca de la Vir­gen pa­ra po­der plas­mar al­go en el lien­zo”. A par­tir de allí em­pe­zó a in­ves­ti­gar so­bre el es­ti­lo y so­bre su his­to­ria. Fue un pro­ce­so de sim­bo­lo­gía y creen­cias. El tí­tu­lo de su obra: “Sa­gra­das lá­gri­mas de la Vir­gen” obe­de­ce a que así co­mo la san­gre de Cris­to es sa­gra­da, tam­bién lo son las lá­gri­mas de la Vir­gen.

A Pe­dro Ojeda le pa­só al­go par­ti­cu­lar con su obra “Vir­gen”, por­que vie­ne ha­cien­do cuer­pos ar­tís­ti­cos, pe­ro en es­ta oca­sión se en­fren­tó con el lien­zo an­te la fi­gu­ra de la Vir­gen del So­co­rro. “Yo di­je: ‘La voy a ha­cer a mi es­ti­lo, con mi téc­ni­ca y con mis va­lo­res cro­má­ti­cos’. Pri­me­ro le pe­dí per­mi­so a la Vir­gen. Co­lo­qué el lien­zo so­bre la pa­red, es­cri­bí el pa­dre­nues­tro com­ple­ti­to; des­pués em­pe­cé a lan­zar co­lo­res. No hi­ce si­quie­ra bo­ce­to, por­que di­je: ‘La voy a ha­cer co­mo yo quie­ro, sin pen­sar en el re­sul­ta­do fi­nal’. Sim­ple­men­te en mi for­ma de tra­ba­jar. Eso sí, la Vir­gen tie­ne un ges­to muy par­ti­cu­lar, por­que ella tie­ne mu­cha ex­pre­sión, que lo­gré con mi téc­ni­ca, al igual que el man­to con la par­te cro­má­ti­ca. So­bre la Vir­gen co­lo­qué di­ver­sas pa­lo­mas que se ase­me­jan al Es­pí­ri­tu San­to y el ros­tro de Je­sús. Fue al­go de ver­dad bien im­por­tan­te, y an­tes de mon­tar­lo se lo lle­vé a mi ma­má, por­que es muy de­vo­ta de ella. Yo no lo era, pe­ro aho­ra sí lo soy. Creo que ella me guío en es­ta pin­tu­ra, por­que la pin­té co­mo yo que­ría”.

Yohe­li Bus­ti­llos ga­nó men­ción con su obra “La Do­lo­ro­sa del So­co­rro”, y re­ci­bió una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas Ar­tu­ro Michelena. Ella es ca­tó­li­ca, pe­ro no co­no­cía a la Vir­gen del So­co­rro. Sin em­bar­go, cuan­do in­ves­ti­gó se la ima­gi­nó pin­ta­da, aun­que te­nía mu­chas du­das en cuan­to a si le da­ba tiem­po ha­cer el tra­ba­jo pa­ra la ex­po­si­ción.

La pin­tó en me­nos de 18 días. No tie­ne ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, so­lo pin­ta por amor al ar­te, y par­ti­ci­par en la II Bie­nal fue su pri­me­ra ex­pe­rien­cia. “Fue una sor­pre­sa, no me lo es­pe­ra­ba. De ver­dad que fue una ben­di­ción”, di­jo la jo­ven ar­tis­ta.

Emir Gi­mé­nez, Ana Cas­ti­llo, Ra­món Si­ve­rio, Bár­ba­ra Col­me­na­res, Pe­dro Ojeda, Alan Pe­tro­vic, Mó­ni­ca Fer­nán­dez, Gus­ta­vo Ríz­quez, Rubén Cal­vo, Mar­le­ne Pi­ña, Leo­nar­do Re­vi­lla y Do­min­go Pé­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.