To­cu­yi­to: Em­ba­ra­zo pre­coz y po­bre­za

Notitarde - - 6/opinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos Ju­lio Cas­te­lla­nos / @rocky­po­li­ti­ca / jc­clo­za­da@gmail.com

En días re­cien­tes pu­de leer una no­ta de pren­sa en la cual la co­mu­ni­ca­do­ra Ana Isa­bel La­gu­na abor­da­ba los preo­cu­pan­tes da­tos que so­bre el em­ba­ra­zo pre­coz se es­tán ma­ni­fes­tan­do en Ca­ra­bo­bo. En­tre aque­llos da­tos po­de­mos ver, por ejem­plo, que pa­ra el 2010 las eda­des don­de se re­gis­tra­ba el em­ba­ra­zo pre­coz eran en­tre 15 y 16 años en pro­me­dio y aho­ra, en 2016, el em­ba­ra­zo pre­coz se es­tá dan­do en ni­ñas de en­tre 10 y 11 años. Aun­que el fe­nó­meno ob­via­men­te es na­cio­nal, la no­ta de pren­sa de­ja al des­cu­bier­to que, se­gún da­tos de la Uni­dad de Se­xua­li­dad y Sa­lud Re­pro­duc­ti­va pa­ra Ado­les­cen­tes, ubi­ca­da en la Ciu­dad Hos­pi­ta­la­ria Dr. En­ri­que Te­je­ra ( CHET), es­tas ni­ñas pro­vie­nen en su ma­yo­ría del mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor ( Ca­ra­bo­bo).

No es ne­ce­sa­rio te­ner las es­ta­dís­ti­cas de la CHET en la mano pa­ra sa­ber que es­ta es una reali­dad del ta­ma­ño de una ca­te­dral. En to­das las co­mu­ni­da­des de nues­tro mu­ni­ci­pio, prin­ci­pal­men­te las más de­pri­mi­das eco­nó­mi­ca­men­te, sin dis­tin­go de ra­za, ideo­lo­gía o re­li­gión, ca­da vez más ni­ñas tie­nen be­bes en sus bra­zos. El dra­ma so­cial se acen­túa. Las ma­dres pre­ma­tu­ras ven tras­to­ca­dos sus pro­yec­tos de vi­da, las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas di­fi­cul­tan la ali­men­ta­ción de los be­bes y, en de­fi­ni­ti­va, to­da la so­cie­dad fra­ca­sa cuan­do la po­bre­za en­gu­lle nue­vas víc­ti­mas.

Esos da­tos es­ta­dís­ti­cos son pú­bli­cos. Las au­to­ri­da­des pú­bli­cas a ni­vel na­cio­nal, re­gio­nal y lo­cal sa­ben que Ve­ne­zue­la tie­ne la ta­sa de em­ba­ra­zo pre­coz más al­ta del con­ti­nen­te, tam­bién las eli­tes aca­dé­mi­cas y el li­de­raz­go me­diá­ti­co han cons­ta­ta­do esa reali­dad. La pre­gun­ta que de­be­ría­mos ha­cer­nos es ¿Por qué no hay ac­cio­nes fren­te a es­te pro­ble­ma? la res­pues­ta es tam­bién re­ve­la­do­ra: No hay in­te­rés en com­pren­der el em­ba­ra­zo pre­coz co­mo un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca.

Cuan­do to­can el te­ma al­cal­des, go­ber­na­do­res o fun­cio­na­rios pú­bli­cos, lí­de­res de opi­nión, em­pre­sa­rios o re­pre­sen­tan­tes re­li­gio­sos so­lo es­cu­cho la mis­ma abu­rri­da y va­cía le­ta­nía de jus­ti­fi­ca­cio­nes “Es que la fa­mi­lia ha per­di­do los va­lo­res”, “Es cul­pa del Re­gue­ton”, “Es con­se­cuen­cia de la TV y las no­ve­las”, “es que fal­ta cris­to” …. Lo que en de­fi­ni­ti­va si ha­ce fal­ta son po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Al­gu­nas ta­reas pen­dien­tes son: ha­cer fren­te a la au­sen­cia de edu­ca­ción se­xual for­ma­ti­va en las es­cue­las, la do­ta­ción de pre­ser­va­ti­vos y en­tre­ga de píl­do­ras an­ti­con­cep­ti­vas de emer­gen­cia con­for­me a nor­mas es­tan­da­ri­za­das y su­per­vi­sa­das, pro­mo­ver la se­xua­li­dad res­pon­sa­ble en­tre los jó­ve­nes y, ade­más, pro­veer ser­vi­cios op­ta­ti­vos y gra­tui­tos de es­te­ri­li­za­ción pa­ra que las ni­ñas evi­ten lle­nar­se de hi­jos pro­duc­to de con­tex­tos so­cio­cul­tu­ra­les ad­ver­sos.

Adi­cio­nal­men­te, es im­pres­cin­di­ble que ini­cie­mos un de­ba­te po­lí­ti­co lar­ga­men­te pos­ter­ga­do en Ve­ne­zue­la: la des­pe­na­li­za­ción del abor­to y el re­co­no­ci­mien­to del de­re­cho a de­ci­dir el mo­men­to de la ma­ter­ni­dad a la mu­jer. ¿Una ni­ña de 12 años de­be ser ne­ce­sa­ria­men­te ma­dre si que­da em­ba­ra­za­da? ¿Sin nin­gu­na al­ter­na­ti­va? El de­ba­te de­be dar­se. No po­de­mos se­guir ta­pan­do el sol con un de­do. En To­cu­yi­to po­de­mos dar la dis­cu­sión, oja­lá la lar­ga lis­ta de vo­ce­ros del con­ser­va­du­ris­mo va­len­ciano, de­fen­so­res de ape­lli­dos y es­tir­pe, de pe­cho par­ti­do de tan­to gol­pe en mi­sa, pu­die­ra ha­blar­le a tan­tas ni­ñas con­ver­ti­das en ma­dres del “don di­vino de la ma­ter­ni­dad” sin ba­jar la mi­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.