El hom­bre del Va­ti­cano y el hom­bre del Nor­te

Notitarde - - Deportes - Or­lan­do Za­ba­le­ta

Cuan­do mon­se­ñor Emil Paul Ts­che­rrig, en­via­do del Pa­pa Fran­cis­co, acep­tó la mi­sión de me­dia­ción en Ve­ne­zue­la, no ima­gi­na­ba el va­po­rón en el cual se es­ta­ba me­tien­do.

Su ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca, y cua­tro años co­mo Nun­cio en Ar­gen­ti­na más otros cua­tro en el Ca­ri­be, lo ha­cían idó­neo pa­ra la ta­rea. La me­dia­ción de­man­da tac­to, pre­cau­ción pa­ra sal­tar los imprevistos ba­ches que los con­trin­can­tes co­lo­ca­rán en el ca­mino, un po­co de ca­ris­ma, ins­tin­to pa­ra sa­ber cuán­do y cuán­to de in­ti­mi­da­ción apli­car. Pe­ro so­bre to­do re­quie­re la pa­cien­cia de un san­to, que ar­bi­trar en­tre po­lí­ti­cos es un vía cru­cis de in­fi­ni­tas es­ta­cio­nes: sen­tar en una mis­ma me­sa a gen­tes que no se quie­ren ver ni en pin­tu­ra es la pri­me­ra pa­ra­da; la si­guien­te es que un gen­tío que no es­tá de acuer­do ni en la ho­ra aprue­ben una agen­da de dis­cu­sión, lue­go ir pun­to por pun­to, y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar al Do­min­go de Re­su­rrec­ción. Hay que to­mar­lo co­mo los al­cohó­li­cos: ca­da día sin be­ber es una vic­to­ria; ca­da pa­so, ca­da pa­ra­da es un pe­que­ño triun­fo.

La pri­me­ra vic­to­ria, así se creía, es que am­bas par­tes acep­ta­ron lu­gar y fe­cha pa­ra la pri­me­ra reunión (Nos ve­mos en Mar­ga­ri­ta el do­min­go). Así que mon­se­ñor Ts­che­rrig da con­fia­da­men­te las de­cla­ra­cio­nes ha­cien­do pú­bli­co el acuer­do.

Y allí, sin em­pe­zar el vía cru­cis de la me­dia­ción, co­men­zó el cal­va­rio. Sa­le Ca­pri­les que­ján­do­se de que se en­te­ró por te­le­vi­sión. Y se ar­ma el ja­leo. Des­pués de di­mes y di­re­tes que­da cla­ro que Chúo To­rreal­ba sí es el Coor­di­na­dor de la MUD y que fue au­to­ri­za­do por los par­ti­dos pa­ra asis­tir a la reunión, y que to­dos los par­ti­dos sa­bían de la reunión y del acuer­do. Pe­ro no se sa­be si los te­lé­fo­nos de Ca­pri­les fun­cio­nan, ni si los de la MUD se lla­man en­tre ellos.

¿Co­no­ce­rá mon­se­ñor Ts­che­rrig la ex­pe­rien­cia de Car­ter?

En agos­to de 2004 to­do el mun­do sa­bía que Chá­vez ga­na­ría el re­fe­rén­dum re­vo­ca- to­rio. To­das las en­cues­ta­do­ras, na­cio­na­les o ex­tran­je­ras, le da­ban al me­nos 10 pun­tos de ven­ta­ja al cha­vis­mo. El jue­ves an­te­rior a las vo­ta­cio­nes, en un ho­tel capitalino, las en­cues­ta­do­ras ami­gas de la Opo­si­ción (Da­ta­ná­li­sis, Ke­ller) se lo di­je­ron cla­ri­to a los je­fes de la Coor­di­na­do­ra De­mo­crá­ti­ca (an­te­rior nom­bre de la MUD). To­do el mun­do lo sa­bía, me­nos la per­di­da cla­se me­dia, a la que Ra­vell, Gra­nier, Otero, etc., te­nían con­ven­ci­da de que a Chá­vez no lo que­ría na­die.

Al co­no­cer­se los re­sul­ta­dos tan ad­ver­sos, la pri­me­ra reac­ción de la Coor­di­na­do­ra fue des­apa­re­cer de la Quinta La Uni­dad. Co­rren al Ho­tel Ta­ma­na­co a bus­car la ayu­da y apo­yo del ex­pre­si­den­te co­lom­biano Ga­vi­ria, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la OEA en­ton­ces, y del ex­pre­si­den­te Car­ter. Pe­ro el equi­po téc­ni­co de la OEA y del Cen­tro Car­ter ha rea­li­za­do un con­teo rá­pi­do que coin­ci­de con los re­sul­ta­dos emi­ti­dos por el CNE, así que ni Ga­vi­ria ni Car­ter van a des­co­no­cer a sus pro­pios téc­ni­cos pa­ra apo­yar a los opo­si­to­res.

La Coor­di­na­do­ra ha­bía re­cha­za­do los re­sul­ta­dos al prin­ci­pio con el ar­gu­men­to de que “no es­ta­ba pre­sen­te cuan­do se hi­zo la to­ta­li­za­ción” (que es co­mo re­cha­zar que 8 por 6 es 48 por­que no se pre­sen­ció la mul­ti­pli­ca­ción). Le pi­den a Ga­vi­ria y Car­ter que ne­go­cien por ellos con el CNE: ofre­cen re­co­no­cer los re­sul­ta­dos si se rea­li­za una au­di­to­ría con una mues­tra es­pe­cí­fi­ca. Ga­vi­ria y Car­ter se van al CNE y lo­gran la acep­ta­ción de la pro­pues­ta opo­si­to­ra. Pe­ro mien­tras iban, los je­fes de la opo­si­ción cam­bian de opi­nión y aho­ra plan­tean una mues­tra más gran­de. Car­ter, sor­pren­di­do, se mo­les­ta y los acu­sa de po­co se­rios. Al fi­nal la pos­tu­ra pú­bli­ca de la Coor­di­na­do­ra fue pe­dir la au­di­to­ría del to­tal de las me­sas y no par­ti­ci­par en la que ellos ha­bían pe­di­do.

Car­ter es ca­ce­ro­lea­do al in­ten­tar de­gus­tar una pas­ta en el res­to­rán ca­ra­que­ño Li­mon­ce­llo. Di­ce mu­cho del ni­vel de los opo­si­to­res el que cre­ye­ran que Car­ter, un ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, se ha­bía me­ti­do a cha­vis­ta.

En las elec­cio­nes re­gio­na­les, unos me­ses más tar­de, la Fun­da­ción Car­ter se ne­gó a par­ti­ci­par co­mo ob­ser­va­do­ra. A lo me­jor Car­ter creía que los de la Coor­di­na­do­ra ne­ce­si­ta­ban psi­quia­tras y no po­lí­ti­cos.

Vol­vien­do al pre­sen­te, ya la MUD arran­có mal con mon­se­ñor Ts­che­rrig. Pri­mer chas­co, y no se­rá el úl­ti­mo. Eso pa­sa en los diá­lo­gos cuan­do se quie­re y no se quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.