Ni elec­cio­nes ni po­de­res in­de­pen­dien­tes

3/19

Notitarde - - Deportes - Je­sús Puer­ta

To­dos sa­be­mos que el Li­ber­ta­dor era lec­tor asi­duo de Mon­tes­quieu y Rous­seau, dos gran­des del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co mo­derno. Por el pri­me­ro, Bo­lí­var asu­mió el prin­ci­pio de la se­pa­ra­ción e in­de­pen­den­cia de los po­de­res. Por el se­gun­do, apren­dió el de la so­be­ra­nía po­pu­lar in­trans­fe­ri­ble y ab­so­lu­ta. Esos prin­ci­pios los ha­lla­mos en ca­si to­dos los dis­cur­sos y do­cu­men­tos de Bo­lí­var.

Mon­tes­quieu to­mó el prin­ci­pio de la se­pa­ra­ción e in­de­pen­den­cia de los po­de­res pú­bli­cos de la tra­di­ción in­gle­sa, pe­ro lo fun­da­men­tó fi­lo­só­fi­ca­men­te en la ne­ce­si­dad de co­lo­car lí­mi­tes al po­der del Es­ta­do. La fór­mu­la, que ga­ran­ti­za­ba una gran es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca (va­lor siem­pre elo­gia­do por Bo­lí­var), con­sis­tía en di­vi­dir el po­der de acuer­do a sus fun­cio­nes, y el mu­tuo con­trol de ca­da uno de los po­de­res pú­bli­cos por los otros: el Eje­cu­ti­vo, el Le­gis­la­ti­vo y el Ju­di­cial. Bo­lí­var in­no­vó y pro­pu­so un cuar­to po­der, el Mo­ral, pa­ra ve­lar por las cos­tum­bres y la bue­na ges­tión edu­ca­ti­va. En la Cons­ti­tu­ción ve­ne- zo­la­na de 1999 se agre­gó otro po­der más, el elec­to­ral, pe­ro el prin­ci­pio es el mis­mo: se­pa­ra­ción e in­de­pen­den­cia pa­ra el con­trol mu­tuo de los po­de­res pú­bli­cos, li­mi­ta­ción del Es­ta­do.

Por otra par­te, es­ta­ble­cer co­mo fuen­te de le­gi­ti­mi­dad a la so­be­ra­nía po­pu­lar, po­der ab­so­lu­to e in­de­le­ga­ble, que ali­men­tó la ideo­lo­gía bo­li­va­ria­na des­de su fuen­te en Rous­seau, tam­bién sig­ni­fi­ca un lí­mi­te al po­der del Es­ta­do, o más es­pe­cí­fi­ca­men­te, a sus fun­cio­na­rios. És­tos ejer­cen cier­tas fun­cio­nes, pe­ro el po­der no les per­te­ne­ce. El po­der (la so­be­ra­nía) re­si­de ab­so­lu­ta­men­te en el pue­blo. La apli­ca­ción prác­ti­ca de es­te prin­ci­pio de so­be­ra­nía po­pu­lar se ma­te­ria­li­zó en las elec­cio­nes, mien­tras más di­rec­tas y de­ci­si­vas, me­jor. Por eso Chá­vez ri­di­cu­li­za­ba cual­quier se­ña­la­mien­to de su­pues­ta ti­ra­nía, re­fi­rien­do las re­pe­ti­das con­sul­tas elec­to­ra­les en las que la ma­yo­ría del pue­blo lo res­pal­da­ba. Tan­tas ve­ces que sor­pren­día al mun­do en­te­ro. No le que­dó otra a los ideó­lo­gos de la de­re­cha que in­ven­tar el pseu­do con­cep­to de “ti­ra­nía ple­bis­ci­ta­ria” que, jun­to a la “des­le­gi­ti­ma­ción por desem­pe­ño”, pa­só a for­mar par­te de una ba­zo­fia ideo­ló­gi­ca que no aguan­ta­ba ni un so­lo so­pli­do fi­lo­só­fi­co se­rio.

Am­bos prin­ci­pios, la se­pa­ra­ción de los po­de­res y la so­be­ra­nía po­pu­lar, se opo- nen al ab­so­lu­tis­mo po­lí­ti­co de los mo­nar­cas de los si­glos pa­sa­dos y los ti­ra­nos de siem­pre. Una pro­fun­di­za­ción de ellos lo en­con­tra­mos en el pen­sa­mien­to de Marx, quien des­ta­ca­ba de la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de po­der pro­le­ta­rio en el mun­do, la Co­mu­na de Pa­rís, la re­vo­ca­ción en cual­quier mo­men­to de los fun­cio­na­rios. El gran ale­mán con­si­de­ra­ba que es­to in­di­ca­ba un sín­to­ma de la desea­da tran­si­ción ha­cia una so­cie­dad don­de ya no hu­bie­ra la ne­ce­si­dad del po­der del Es­ta­do por­que, al te­ner el po­der la úni­ca cla­se pro­duc­ti­va, los tra­ba­ja­do­res, no ha­bía ne­ce­si­dad de sos­te­ner la do­mi­na­ción de cla­se. Chá­vez, de­mó­cra­ta y mar­xis­ta, fue el au­tor de la pro­pues­ta del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio. Nun­ca hay que ol­vi­dar­lo.

Los an­te­rio­res pá­rra­fos de­bie­ran ser el ABC de la for­ma­ción po­lí­ti­ca de cual­quier mi­li­tan­te de iz­quier­da. Pe­ro hay que re­cor­dar­los una y otra vez, por­que a ca­da ra­to la prác­ti­ca po­lí­ti­ca orien­ta­da úni­ca­men­te a man­te­ner el po­der co­mo sea, nie­ga es­tos prin­ci­pios una y otra vez. Así, he­mos leí­do al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes que cons­ti­tu­yen una vio­la­ción a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y una bur­la di­rec­ta a Bo­lí­var, Mon­tes­quieu, Rous­seau, Marx y Chá­vez: “Las elec­cio­nes no son ne­ce­sa­rias por­que no hay di­ne­ro” (pe­ro sí hay di­ne­ro pa­ra gran­des even­tos mun­dia­les o via­jes o lo­gís­ti­ca de mo­vi­li­za­cio- nes ma­si­vas); “el re­vo­ca­to­rio no es pa­ra re­vo­car go­bier­nos po­pu­la­res” (quien de­be de­ci­dir es­to, es el pue­blo mis­mo; no el fun­cio­na­rio que dio esas de­cla­ra­cio­nes).

La vio­la­ción y la bur­la tam­bién se no­tan en cier­tas in­ter­pre­ta­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción que se pa­san de nietzs­chea­nas, por aque­llo de ne­gar el tex­to pa­ra im­po­ner una in­ter­pre­ta­ción. El ar­tícu­lo 335 de la Cons­ti­tu­ción, que es­ta­ble­ce que la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal se­rá el má­xi­mo in­tér­pre­te de la Car­ta Mag­na, no re­za que es­ta­rá por en­ci­ma de to­dos los de­más po­de­res, ni re­dis­tri­bui­rá sus atribuciones. Mu­cho me­nos le per­mi­te cam­biar la Cons­ti­tu­ción sus­ti­tu­yen­do po­de­res pú­bli­cos co­mo el le­gis­la­ti­vo, por asam­bleas de mi­li­tan­tes de un par­ti­do de­ter­mi­na­do.

A to­das las ca­la­mi­da­des eco­nó­mi­cas y so­cia­les por las que atra­ve­sa­mos los ve­ne­zo­la­nos, le es­tán agre­gan­do aho­ra es­tos in­gre­dien­tes de des­le­gi­ti­ma­ción. Se­ría bueno que los res­pon­sa­bles del Par­ti­do-Go­bierno-FA re­fle­xio­na­ran y re­cor­da­ran que la cri­sis de los no­ven­ta fue so­bre to­do de des­le­gi­ti­ma­ción. Los pre­cios del pe­tró­leo no su­birán tan­to y tan rá­pi­do co­mo pa­ra ta­par es­tas grie­tas de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad con bol­sas de los CLAP. En 1999 se im­pu­so una Cons­ti­tu­yen­te. Aho­ra, el pue­blo lo di­rá, más tem­prano que tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.