Ma­du­ro: Cen­tro de la cri­sis

Notitarde - - Deportes - Trino Már­quez

El cen­tro de la co­lo­sal cri­sis glo­bal que vi­ve el país se en­cuen­tra en Ni­co­lás Ma­du­ro. Des­de que asu­mió la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pri­me­ro de for­ma in­te­ri­na y lue­go de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va, se con­vir­tió en el fac­tor fun­da­men­tal del de­te­rio­ro ge­ne­ral de la na­ción y en la tra­ba más po­de­ro­sa pa­ra im­pe­dir que las di­fi­cul­ta­des se su­peren. Sin du­da que el en­torno que lo ro­dea es­tá in­te­gra­do por inep­tos y gam­be­rros igua­les o peo­res que él. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de los ma­les que aque­jan al país es el pri­mer man­da­ta­rio. La ra­zón ju­rí­di­ca es sen­ci­lla: en un ré­gi­men tan mar­ca­da­men­te pre­si­den­cia­lis­ta co­mo el ve­ne­zo­lano la cla­ve pa­ra pro­mo­ver el avan­ce o el re­tro­ce­so del Es­ta­do y la so­cie­dad, se ha­yan en la fi­gu­ra que de­ten­ta la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, del Go­bierno, de las Fuer­zas Ar­ma­das, de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y de la Ha­cien­da Pú­bli­ca, com­pe­ten­cias que la Cons­ti­tu­ción de 1999 le asig­na al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Si la Car­ta de 1961 era pre­si­den­cia­lis­ta, la del 99 po­dría ca­li­fi­car­se de “im­pe­ria­ci­lis­ta”, pues con­vier­te al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en una suer­te de em­pe­ra­dor, de man­da­ta­rio om­ní­mo­do sin con­tra­pe­sos, ni ba­lan­ces ins­ti­tu­cio­na­les. Hu­go Chá­vez, pa­dre de es­ta mons­truo­sa cria­tu­ra, sa­có el má­xi­mo pro­ve­cho de esa ano­ma­lía cons­ti­tu­cio­nal. Pue­den ci­tar­se las di­fe­ren­tes le­yes ha­bi­li­tan­tes que le so­li­ci­tó a la Asam­blea Na­cio­nal, aun te­nien­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del cuer­po le­gis­la­ti­vo. El “mi­llar­di­to” de dó­la­res que le or­de­nó al Ban­co Cen­tral le trans­fi­rie­ra pa­ra fi­nan­ciar, más bien de­rro­char, el gas­to so­cial. Los man­da­tos que le im­po­nía al TSJ y la ob­se­cuen­cia con la cual la ma­yo­ría ofi­cia­lis­ta obe­de­cía las ór­de­nes del cau­di­llo. El tra­to des­pó­ti­co a los go­ber­na­do­res y al­cal­des, in­clui­dos los de su pro­pio ban­do. Los as­cen­sos mi­li­ta­res sin con­sul­tar la AN, que pa­sa­ron a de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de la vo­lun­tad del je­fe del Es­ta­do, lo que le per­mi­tió crear una guar­dia pre­to­ria­na, uno de cu­yos re­pre­sen­tan­tes más cons­pi­cuos es el ge­ne­ral Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez.

Ni­co­lás Ma­du­ro lo úni­co que ha he­cho es con­ti­nuar y re­for­zar la lí­nea tra­za­da por Chá­vez. La di­fe­ren­cia con­sis­te en que no po­see el en­can­to per­so­nal de su pro­ge­ni­tor y, so­bre to­do, ca­re­ce del di­ne­ro pa­ra en­mas­ca­rar sus ar­bi­tra­rie­da­des. Chá­vez po­día ocul­tar una par­te de su au­to­ri­ta­ris­mo atra­bi­lia­rio con cier­ta sim­pa­tía y re­par­tien­do di­ne­ro a dies­tra y si­nies­tra, por­que en una épo­ca le so­bra­ba. Ma­du­ro tie­ne que ape­lar a la re­pre­sión pu­ra y du­ra con un es­ti­lo le­jano a cual­quier ras­go ama­ble o sim­pá­ti­co. Sin es­tar cons­cien­te de sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes, agre­de a los dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal, pre­sio­na al TSJ pa­ra que des­po­je a la opo­si­ción de la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da ob­te­ni­da en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 6 de di­ciem­bre; ins­tru­ye al an­te­rior par­la­men­to pa­ra que de­sig­ne a los ma­gis­tra­dos ex­prés, con­ver­ti­dos en su arie­te le­gal pa­ra tor­pe­dear las de­ci­sio­nes de la AN; man­da apro­bar una ley de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca pa­ra jus­ti­fi­car los atro­pe­llos a la AN y bur­lar los con­tro­les de la Cá­ma­ra; des­co­no­ce la au­to­ri­dad de la AN pa­ra apro­bar el pre­su­pues­to de 2017; se va­le de unos tri­bu­na­les pe­na­les sin com­pe­ten­cias elec­to­ra­les y de la com­pli­ci­dad del CNE pa­ra aca­bar con el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio; so­me­te a los tri­bu­na­les pa­ra que cas­ti­guen y aco­sen a la opo­si­ción.

El pre­si­den­cia­lis­mo au­to­ri­ta­rio de Chá­vez, Ma­du­ro lo ha con­ver­ti­do en un cen­tra­lis­mo cuar­te­la­rio, ci­ma­rrón. Su to­zu­dez im­pi­de cual­quier sa­li­da elec­to­ral o cam­bio de ti­món que per­mi­ta res­ta­ble­cer los equi­li­brios ins­ti­tu­cio­na­les in­he­ren­tes a to­da re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca. Per­sis­te en man­te­ner y re­for­zar el mo­de­lo es­ta­tis­ta y los con­tro­les des­me- di­dos, cau­sa prin­ci­pal de la se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que sa­cu­de al país.

En 1993, ape­nas a sie­te me­ses de las elec­cio­nes, las fuer­zas opues­tas a Car­los An­drés Pé­rez, en­tre las cua­les se en­con­tra­ban sec­to­res que hoy go­bier­nan, sos­te­nían que la so­lu­ción de la com­ple­ja si­tua­ción de aquel mo­men­to pa­sa­ba por la sa­li­da de Pé­rez. Lo con­si­de­ra­ban la nuez del pro­ble­ma. Vein­ti­trés años des­pués se re­pi­te la his­to­ria, aun­que con mu­chí­si­mos agra­van­tes adi­cio­na­les. Aquél era un país que cre­cía y se mo­der­ni­za­ba. Es­ta es una na­ción que se em­po­bre­ce guia­da de la mano del Pre­si­den­te.

La agen­da del diá­lo­go en­tre la opo­si­ción y el Go­bierno tie­ne que con­tem­plar la pron­ta sa­li­da de Ni­co­lás Ma­du­ro en cual­quie­ra de los tér­mi­nos que au­to­ri­za la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. Con Ma­du­ro en el po­der no hay for­ma de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas na­cio­na­les. Es­ta ver­dad axio­ló­gi­ca la re­co­no­cen has­ta los mis­mos cha­vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.