Los sie­te pe­ca­dos capitales

Notitarde - - Deportes - Ra­fael Vic­to­rino Mu­ñoz

Los sie­te pe­ca­dos capitales son: pe­re­za, en­vi­dia, ira, ava­ri­cia, so­ber­bia, lu­ju­ria, gu­la. Pe­ro ya no pa­re­cen tan ma­los, si nos de­te­ne­mos a exa­mi­nar­los des­de la pers­pec­ti­va de la vi­da que lle­va­mos hoy día. Vea­mos con de­ta­lle.

-Co­men­ce­mos por el úl­ti­mo: el co­mer por el co­mer, no só­lo es al­go bien vis­to y ce­le­bra­do, des­de el pun­to de vis­ta del que de­vo­ra to­do o del que pre­su­me sa­ber lo que es co­mer bien, sino que los chefs son ce­le­bri­da­des, ga­nan mu­cho di­ne­ro y tie­nen pres­ti­gio. La gas­tro­no­mía ha­ce ra­to se ha ele­va­do a ar­te. Nues­tro ma­yor la­men­to, hoy día, en Ve­ne­zue­la, es te­ner que ali­men­tar­nos fru­gal­men­te. As­pi­ra­mos a la gu­la co­mo signo de su­pe­rio­ri­dad o de ca­li­dad de vi­da.

-La tí­pi­ca pe­lí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na mues­tra siem­pre al hé­roe lleno de ira: al­go han he­cho o le hi­cie­ron, por lo que de­ci­de ser quien an­tes no era; se so­bre­po­ne, una ener­gía so­bre­hu­ma­na pa­re­ce po­seer­lo. Sa­ca fuer­zas, de la ira, y ven­ce to­do obs­tácu­lo, a to­do enemi­go. Así co­men­zó la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra: “Can­ta, oh mu­sa, la có­le­ra del pé­li­da Aqui- les”. Así con­ti­núa la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. La ci­vi­li­za­ción que es el fa­ro del mun­do, los Es­ta­dos Uni­dos, a los que to­dos ad­mi­ran, es una na­ción gue­rre­ra, que con­ti­nua­men­te des­en­ca­de­na su ira con­tra ad­ver­sa­rios que lu­chan por otra cau­sa. La ira no es ma­la, só­lo los mo­ti­vos.

-Pe­ro si tam­bién hay al­guien, otro al­guien, que se nos pre­sen­ta co­mo mo­de­lo, es el ava­ri­cio­so: el que tie­ne más, el hom­bre más ri­co del mun­do; el que te­nien­do dos ca­sas com­pra una ter­ce­ra o el que te­nien­do tres mu­je­res se en­re­da con una cuar­ta. Más es me­jor, des­de cual­quier pun­to de vis­ta, so­bre to­do des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía: las cor­po­ra­cio­nes com­pran a las más pe­que­ñas, se fu­sio­nan pa­ra con­tro­lar el mer­ca­do. Cre­cen has­ta más no po­der. Na­die di­ce que es lo su­fi­cien­te­men­te ri­co.

-So­ber­bia: ser apo­ca­do es te­ner ba­ja au­to­es­ti­ma, tie­ne con­no­ta­ción ne­ga­ti­va; el hu­mil­de pa­sa por pen­de­jo ha­bi­tual­men­te; el so­ber­bio, el que to­do lo pue­de o por lo me­nos pre­su­me de ello, es me­jor vis­to. Arro­gan­cia, la lla­man; con la se­gu­ri­dad se le con­fun­de. Cuán­ta pre­di­ca de cuán­to char­la­tán hay por allí ven­dien­do la idea de que te­ne­mos que creer­nos ca­pa­ces de to­do…

-Si al­go ven­de en pu­bli­ci­dad es el se­xo; la lu­ju­ria es el pe­ca­do ca­pi­tal fa­vo­ri­to de los me­dios. Ma­rilyn Mon­roe, la sex sym­bol de to­dos los tiem­pos y cuán­tas más que la han tra­ta­do de se­cun­dar, de­mues­tran que és­te es el su­pre­mo bien. Ser sexy, atrac­ti­vo se­xual­men­te, se en­tien­de, es lo que que­re­mos. Mu­chas con­quis­tas se­xua­les nos ha­cen sen­tir exi­to­sos; en nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, si no tie­nes con quién ha­cer­lo, eres un fra­ca­sa­do. Una pa­re­ja que no es­ti­mu­la se­xual­men­te, sin im­por­tar vir­tu­des en otros as­pec­tos, a la lar­ga de­ja­rá de ser­lo.

-Y si al­go es el sig­ni­fi­ca­do ocul­to de to­do men­sa­je pu­bli­ci­ta­rio y, en con­se­cuen­cia, de la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta y su eco­no­mía de mer­ca­do, es la en­vi­dia: la pu­bli­ci­dad nos mues­tra a gen­te fe­liz por­que tie­ne lo que no­so­tros no, pa­ra que sin­ta­mos en­vi­dia y de­seos de com­prar, sea lo que sea, cues­te lo que cues­te. La en­vi­dia: el co­ra­zón que ha­ce la­tir a la so­cie­dad con­su­mis­ta.

-La flo­je­ra de­jó de ser la ma­dre de to­dos los vi­cios pa­ra ser la ma­dre de to­dos los in­ven­tos: co­mo te­ner que ca­mi­nar de un lu­gar a otro can­sa­ba mu­cho, in­ven­ta­mos el ca­rro, pa­ra tam­bién po­der lle­gar rá­pi­do y te­ner más tiem­po de ocio; pi­car to­dos los ali­ños can­sa, me­jor un pi­ca­to­do que ha­ce to­do más fá­cil; es tan fas­ti­dio­so te­ner que le­van­tar­se a cam­biar el ca­nal del te­le­vi­sor: na­ce el con­trol re­mo­to. Nues­tro tra­ba­jo se ha mi­ni­mi­za­do. Hu­bo pro­tes­tas en el pa­sa­do pa­ra re­du­cir la jor­na­da la­bo­ral y lle­nar el tiem­po de ocio. Aho­ra, co­mo la jor­na­da es me­nor, y te­ne­mos que bus­car qué ha­cer con el tiem­po li­bre, nos ofre­cen al­ter­na­ti­vas: apa­ra­tos con qué en­tre­te­ner­nos, si­tios a don­de ir a co­mer o de va­ca­cio­nes.

Los sie­te pe­ca­dos capitales hoy día son vir­tu­des o por lo me­nos pa­san por ser­lo: na­die los evi­ta o se evi­tan muy po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.