Con­tra la gue­rra, el diá­lo­go

El Iz­quier­da­zo

Notitarde - - Ciudad - Tha­ma­ra Al­ca­lá

En Ve­ne­zue­la la di­ri­gen­cia de la de­re­cha no sus­ten­ta le­gal­men­te la ma­yo­ría de sus ac­cio­nes y lo peor es que mu­chos de sus se­gui­do­res re­pi­ten sin sa­ber, aun sin te­ner ar­gu­men­tos vá­li­dos ni mu­cho me­nos le­ga­les; los ma­ni­pu­lan me­diá­ti­ca­men­te y ha­cen que vi­van de sus pro­pios en­ga­ños y men­ti­ras.

Es in­só­li­to ver que es­tán de acuer­do con que la Asam­blea Na­cio­nal eje­cu­te la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca, Ni­co­lás Ma­du­ro, pe­ro nues­tra Cons­ti­tu­ción no lo per­mi­te; es­tán de acuer­do con que­rer des­ti­tuir al Pre­si­den­te por­que no es ve­ne­zo­lano sin nin­gu­na do­cu­men­ta­ción, por al­go sim­ple­men­te ar­bi­tra­rio; di­cen que quie­ren tam­bién des­ti­tuir­lo por­que se ha ido de nues­tro país sin au­to­ri­za­ción a bus­car con los paí­ses de la OPEP me­jo­ras en los pre­cios del pe­tró­leo. Con esos ar­gu­men­tos y sin la fa­cul­tad cons­ti­tu­cio­nal mu­chos ve­ne­zo­la­nos su­po­nen y has­ta lo­gran creer sus pro­pias men­ti­ras que­rien­do, sin fun­da­men­tos, des­ti­tuir un Pre­si­den­te de ma­ne­ra ile­gal y an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.

Aho­ra bien, a pe­sar de to­das esas pe­ti­cio­nes y ca­len­ta­mien­tos per­ni­cio­sos e in­mo­ra­les de ca­lle en ba­se a esos ar­gu­men­tos sin fun­da­men­tos le­ga­les, hoy ve­mos una opo­si­ción acep­tan­do la pe­ti­ción del Pa­pa y ven que no exis­te me­jor y úni­ca sa­li­da que bus­car me­jo­ras en la si­tua­ción po­lí­ti­ca del país me­dian­te el dia­lo­go que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro des­de el ini­cio de su man­da­to con­vo­có y que tan­to ha pe­di­do.

En nues­tro país hay una cri­sis po­lí­ti­ca, pe­ro ba­jo nin­gún pre­tex­to po­de­mos es­tar de acuer­do con la in­ter­ven­ción mi­li­tar nor­te- ame­ri­ca­na pa­ra el de­sa­rro­llo de nues­tro país. Es ob­vio que el tra­ba­jo que vie­ne rea­li­zan­do la Una­sur y el Va­ti­cano en la búsqueda de una so­lu­ción po­lí­ti­ca ade­cua­da pa­ra sol­ven­tar mu­chas de las di­fi­cul­ta­des que hoy atra­ve­sa­mos, es lo más via­ble y muy bien re­ci­bi­da por la ma­yo­ría del pue­blo no­ble ve­ne­zo­lano.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que la CE­PAL se­ña­ló que en nues­tro país no hay cri­sis hu­ma­ni­ta­ria tal co­mo uno de los sec­to­res de la de­re­cha ve­ne­zo­la­na ha que­ri­do ma­ni­fes­tar an­te el mun­do en­te­ro de la ma­ne­ra más hos­til, so­lo pa­ra mal po­ner al go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio y, por su­pues­to, es­pe­rar la in­ter­ven­ción mi­li­tar pa­ra traer ali­men­tos y me­di­ci­nas y ha­cer ver que es­ta­mos en una cri­sis exa­ge­ra­da y ba­sa­da en men­ti­ras, sin ar­gu­men­tos só­li­dos.

Cuan­do he­mos vis­to las di­fe­ren­tes mo­vi­li­za­cio­nes de am­bos sec­to­res nun­ca sa­lie­ron a la ca­lle los su­pues­tos ham­brien­tos pi­dien­do co­mi­da, me­di­ci­nas, sino que vi­mos a otra cla­se de pú­bli­co de­rro­chan­do lu­jos y buen es­ta­do fí­si­co, eso sí, car­ga­do de odio y re­sen­ti­mien­tos; sin em­bar­go, los ve­ne­zo­la­nos apo­ya­mos el dia­lo­go ba­jo cual­quier si­tua­ción pa­ra lo­grar las me­jo­ras en las fa­llas ac­tua­les que exis­ten.

En Ve­ne­zue­la to­dos de­be­mos apo­yar la de­fen­sa de nues­tra so­be­ra­nía y aho­ra bien re­ci­bi­do es y se­rá el dia­lo­go a fin de re­sol­ver de ma­ne­ra cons­ti­tu­cio­nal nues­tros pro­pios pro­ble­mas. Pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar el fun­da­men­to real de to­da es­ta pe­lí­cu­la, cuan­do he­mos vis­to en paí­ses her­ma­nos la in­ter­ven­ción y has­ta lo­grar la in­ter­ven­ción co­mo le su­ce­dió en Bra­sil a Dil­ma, son los mis­mos que es­tán por to­da Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do bus­can­do to­dos los me­ca­nis­mos pa­ra im­pe­dir que los pue­blos ten­gan un mí­ni­mo de­sa­rro­llo, bie­nes­tar, so­be­ra­nía y con­ti­nuar sa­quean­do y apro­ve­chán­do­se de las ri­que­zas de los pue­blos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.