Trump: ¿Emo­cio­nó y con­ven­ció?

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - 6/opinión - Nel­son Acosta Es­pi­no­za

Con­tra to­do pro­nós­ti­co Do­nald Trump fue elec­to pre­si­den­te. Es­te re­sul­ta­do ha sor­pren­di­do a un gran nú­me­ro de ana­lis­tas y con­sul­to­res elec­to­ra­les. Va­le la pe­na, en­ton­ces, in­ten­tar re­fle­xio­nar so­bre al­gu­nas de las va­ria­bles que ayu­dan a ex­pli­car es­te sor­pre­si­vo triun­fo. Y, des­de lue­go, in­ten­tar sa­car al­gu­nas con­clu­sio­nes que ayu­den a in­ter­pre­tar la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca na­cio­nal y pro­por­cio­nen cla­ves que pue­dan orien­tar el ac­cio­nar po­lí­ti­co de los de­mó­cra­tas de es­te país.

En prin­ci­pio de­be­mos se­ña­lar que am­bos can­di­da­tos (Trump y Clin­ton) eran per­ci­bi­dos, en las en­cues­tas a pie de ur­na, co­mo “ni ho­nes­tos ni con­fia­bles”. En un cier­to sen­ti­do es­ta apre­cia­ción es cohe­ren­te con una cier­ta des­con­fian­za ha­cia el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co que se ha ve­ni­do ex­pre­san­do a es­ca­la glo­bal. Por aho­ra sus ma­ni­fes­ta- cio­nes han si­do de na­tu­ra­le­za elec­to­ral. Por ejem­plo, en el Bre­xit, en el re­fe­rén­dum co­lom­biano y en al­gu­nos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en paí­ses eu­ro­peos.

Por otro la­do, es­ta elec­ción pre­si­den­cial re­ve­lo la exis­ten­cia de una frac­tu­ra so­cial que no ha­bía si­do aten­di­da por los re­la­tos po­lí­ti­cos con­ven­cio­na­les que po­san su aten­ción en se­xo, ra­za, ni­vel de es­tu­dios, etc. Las eli­tes po­lí­ti­cas del par­ti­do de­mó­cra­ta, por ejem­plo, no pro­ce­sa­ron las de­man­das de in­sa­tis­fac­ción pre­sen­tes en las po­bla­cio­nes ru­ra­les y los dis­tri­tos obre­ros desin­dus­tria­li­za­dos (whi­te wor­king class). Es­ta cir­cuns­tan­cia fue apro­ve­cha­da por Do­nald Trump y ex­pli­ca sus ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en ciu­da­des industriales de­vas­ta­das por la cri­sis co­mo De­troit o Pit­ts­burgh en “las que a más de un ter­cio de los vo- tan­tes les cues­ta ya creer en el op­ti­mis­mo glo­ba­li­za­dor de los de­mó­cra­tas”. Es­ta pér­di­da de con­fian­za en las eli­tes de­mó­cra­tas dio pie al sur­gi­mien­to de un re­la­to po­lí­ti­co en la con­tien­da elec­to­ral que hi­zo hin­ca­pié en par­ti­cu­la­ris­mos na­cio­na­lis­tas y xe­nó­fo­bos.

Otro de los as­pec­tos a ser re­sal­ta­do y que cuen­ta pa­ra ex­pli­car el éxi­to del can­di­da­to re­pu­bli­cano es el uso del len­gua­je. Trump lle­vó a ca­bo una es­tra­te­gia don­de co­lo­ca­ba más aten­ción en la re­cep­ción que en la emi­sión de sus dis­cur­sos po­lí­ti­cos. De ahí el al­to con­te­ni­do emo­cio­nal (va­lo­res, sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes…) de sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas que con­tras­ta­ba con el tono desapa­sio­na­do de su con­ten­do­ra .

Es im­por­tan­te re­sal­tar es­te as­pec­to y su im­pli­ca­ción en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca que pre­va­le­ce en la opo­si­ción. Un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me- ro de in­ves­ti­ga­cio­nes han re­sal­ta­do la im­por­tan­cia del len­gua­je y las emo­cio­nes en el mar­co de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca. A pe­sar de es­ta evi­den­cia, un cier­to eli­tis­mo ilus­tra­do ha ins­pi­ra­do la vi­sión po­lí­ti­ca que pre­do­mi­na en am­plios sec­to­res de­mo­crá­ti­cos en el país. Es­te ra­cio­na­lis­mo cuen­ta pa­ra ex­pli­car la per­ple­ji­dad de es­tos sec­to­res: “co­mo sien­do me­jo­res y te­nien­do pro­pues­tas más so­cia­les, los elec­to­res no se ren­dían a su ofer­ta con el vo­to ma­si­vo”.

La res­pues­ta a es­ta di­fi­cul­tad la po­de­mos en­con­trar en una mi­li­tan­cia y apro­xi­ma­ción ra­cio­na­lis­ta ha­cia la po­lí­ti­ca. Exis­te un li­de­raz­go de­mo­crá­ti­co que ges­tio­na su ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co en el mar­co de una vi­sión “desapa­sio­na­da de la men­te” y, en con­se­cuen­cia, le dan un ma­yor pe­so a los es­que­mas pro­gra­má­ti­cos y a las ofer­tas elec­to­ra­les. En otras pa­la­bras, pres­tan más aten­ción a la pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca que a la po­si­bi­li­dad que la mis­ma sea re­ci­bi­da.

Pa­re­ce apro­pia­do, en­ton­ces, to­mar no­ta de un con­jun­to de in­ves­ti­ga­cio­nes (Frank Luntz, Drew Wes­ten, Geor­ge La­koff, en­tre otros) que re­sal­tan la im­por­tan­cia en la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca del uso emo­cio­nal del len­gua­je y los mar­cos con­cep­tua­les. Su co­mún men­sa­je pu­die­ra re­su­mir­se así: la per­cep­ción fi­nal del elec­tor res­pec­to al dis­cur­so po­lí­ti­co es tan im­por­tan­te co­mo el con­te­ni­do de las pro­pues­tas.

En cier­to sen­ti­do, el éxi­to de Do­nald Trump obe­de­ció a que su­po ubi­car su re­la­to po­lí­ti­co a tono con es­ta má­xi­ma.

En otras pa­la­bras, po­ner el acen­to en la re­cep­ción y no en la emi­sión dis­cur­si­va im­pli­ca una apro­xi­ma­ción a la prác­ti­ca po­lí­ti­ca des­de de nue­vas ló­gi­cas y nue­vos desafíos. Es­pe­re­mos que la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la opo­si­ción ac­tué a tono con es­ta má­xi­ma e ini­cie el des­plie­gue de una es­tra­te­gia acor­de con las cir­cuns­tan­cias que se es­tán ge­ne­ran­do en la ac­tua­li­dad.

Sin du­das, la po­lí­ti­ca es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.