Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro (Jn.19, 25-27)

Notitarde - - 8/ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Hoy la Ar­qui­dió­ce­sis de Va­len­cia se lle­na de jú­bi­lo al ce­le­brar el día de su Pa­tro­na, Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro. Pa­tro­na tam­bién de nues­tro Se­mi­na­rio. Hon­ra­mos a la Ma­dre de Je­su­cris­to, nues­tro Dios y Sal­va­dor; es de­cir, ren­di­mos tri­bu­to a la Ma­dre de Dios Hi­jo y Ma­dre nues­tra (Lc. 1, 3945). Tri­bu­ta­mos ho­nor a la que Dios Uno y Trino eli­gió pa­ra ser la Ma­dre del Me­sías y Re­den­tor de la hu­ma­ni­dad. El Pa­dre eterno la es­co­gió y por me­dio del Ar­cán­gel Ga­briel la lla­ma “lle­na de gra­cia”, le pro­po­ne ser la Ma­dre del Hi­jo eterno y es­to se ha­rá po­si­ble en ella, que­dan­do em­ba­ra­za­da por me­dio del Es­pí­ri­tu San­to (Lc. 1, 28-35). Ma­ría es­cu­chó la Pa­la­bra del Pa­dre por me­dio del án­gel, la acep­tó y la re­ci­bió en su vien­tre y en su co­ra­zón (Lc. 2,19.51). Ella mis­ma lle­na de go­zo en Dios, pro­cla­ma y re­co­no­ce que to­das las ge­ne­ra­cio­nes la lla­ma­rán di­cho­sa, fe- liz, bie­na­ven­tu­ra­da, por­que Dios Pa­dre fi­jó sus ojos en ella, hu­mil­de sier­va (Lc. 1, 46-55).

El tex­to que hoy lee­mos en la mi­sa, to­ma­do del Evan­ge­lio de Juan, re­cuer­da el mo­men­to cum­bre de Je­sús en la cruz, cuan­do es­tá en­tre­gan­do su vi­da por la sal­va­ción de la hu­ma­ni­dad y don­de es­tá al pie de la cruz Ma­ría, su ma­dre. Se cum­ple la pro­fe­cía de Si­meón y Ana so­bre la gran­de­za de su Hi­jo y que una es­pa­da atra­ve­sa­ría su al­ma (Lc. 2, 34-38). Allí en la cruz, Je­sús le en­tre­ga al jo­ven dis­cí­pu­lo a Ma­ría co­mo Ma­dre y a Ma­ría le de­ja co­mo hi­jo a Juan y en él a to­dos los dis­cí­pu­los. El dis­cí­pu­lo de Je­sús de­be re­ci­bir a Ma­ría en su ca­sa, de­be aco­ger­la, por­que en el mo­men­to cul­mi­nan­te de la vi­da de Je­sús, en­tre sus pa­la­bras, que son de vi­da eter­na y co­mo un tes­ta­men­to, nos de­jó a Ma­ría co­mo Ma­dre, aquel dis­cí­pu­lo, es ejem­plo y mo­de­lo pa­ra los fu­tu­ros dis­cí­pu­los (Jn. 19, 25-27).

Hon­rar co­mo Ma­dre a Ma­ría y re­ci­bir­la co­mo lo hi­zo Juan, es gra­to a Cris­to, es más, es su de­seo y man­da­to. Je­sús ama a Ma­ría.

IDA Y RE­TORNO: Ma­dre San­ta, ben­di­ce a tus hi­jos de Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.