Do­ble­play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo Luis León Gue­rra Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

Con las críp­ti­cas y di­si­mi­les ver­sio­nes y co­mu­ni­ca­dos sa­li­dos de la reunión del dia­lo­go go­bierno-opo­si­ción co­rre­mos el ries­go de ter­mi­nar con los peor de los dos mun­dos, es de­cir, sin un buen acuer­do y con la rup­tu­ra de la MUD. Ya sa­be­mos que las de­cla­ra­cio­nes en el mun­do de la di­plo­ma­cia es­tán lle­nas de eu­fe­mis­mos y sub­ter­fu­gios, de co­sas que se quie­ren de­cir y se di­cen de otra ma­ne­ra. Eso se­rá siem­pre así. Lo que ocu­rre es que la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la no es­tá pa­ra es­tas ex­qui­si­te­ces.

Vea­mos: De­cir que ha­brá elec­cio­nes en Ama­zo­nas y no de­cir cuán­do y ade­más ver en el co­mu­ni­ca­do ofi­cia­lis­ta que so­lo se ha acor­da­do la des­in­cor­po­ra­ción de los dipu­tados, es no so­lo con­fu­so, es de una in­ge­nui­dad gran­dí­si­ma pa­ra de­cir lo me­nos.

Lla­mar a los pre­sos po­lí­ti­cos “per­so­nas de­te­ni­das” no se­ría gra­ve si las li­be­ra­ran. Creo que nin­guno de ellos se sen­ti­ría trai­cio­na­do si aun­que uti­li­za­ran ese eu­fe­mis­mo pa­ra lla­mar su con­di­ción, los pu­sie­ran en la ca­lle. Pe­ro lla­mar­los de esa ma­ne­ra y no con­se­guir la li­ber­tad es, cuan­do me­nos, una des­ga­rra­do­ra in­con­se­cuen­cia.

No de­cir una jo­ta de las elec­cio­nes que de­bie­ron ha­cer­se y no se hi­cie­ron y ha­cer una in­vo­ca­ción abs­trac­ta (en el co­mu­ni­ca­do de la MUD) de acuer­do con la cual, lo fir­ma­do nos acer­ca a una sa­li­da elec­to­ral, es, tam­bién pa­ra de­cir lo me­nos, su­rrea­lis­ta.

Los ne­go­cia­do­res de la MUD es­tán en deu­da. De­ben ex­pli­car­le al país lo que sig­ni­fi­can los acuer­dos que han fir­ma­do. Es irres­pon­sa­ble unir­se al co­ro de los que los lla­man trai­do­res, pues no es­ta­mos en su pe­lle­jo y no co­no­ce­mos to­dos los de­ta­lles del en­cuen­tro, pe­ro lo re­pe­ti­mos, Ve­ne­zue­la no es­tá pa­ra am­bi­güe­da­des y es­guin­ces.

Vea­mos por qué aho­ra es­te te­ma de acla­rar el asun­to se con­vier­te en el más im­por­tan­te de to­dos. En ese sen­ti­do de­be­mos reite­rar lo que he­mos afir­ma­do en oca­sio­nes an­te­rio­res. El me­jor acuer­do no es el que lo­gra to­do lo que que­re­mos, sino el que re­co­ge ma­yor con­sen­so en la MUD y per­mi­te que avan­ce­mos uni­dos.

Lo gra­ve es que es­te acuer­do enig­má­ti­co no cum­ple con ese ob­je­ti­vo. Ya 15 or­ga­ni­za­cio­nes se des­mar­ca­ron de la con­vo­ca­to­ria a la reunión y sus­cri­bie­ron un do­cu­men­to. Ayer VEN­TE anun­ció que no com­par­tía el acuer­do fir­ma­do por “4 par­ti­dos so­la­men­te” y VO­LUN­TAD PO­PU­LAR no ha acep­ta­do sen­tar­se en la me­sa.

Es­te es­ce­na­rio com­pli­ca­do es el que hoy te­ne­mos. Un mal acuer­do pue­de ser de­fen­di­do en uni­dad. Uno pre­ca­rio, con un apo­yo mi­no­ri­ta­rio de la opo­si­ción, se­ría una tra­ge­dia.

El mun­do no se aca­ba. Aún hay tiem­po pa­ra recomponer la si­tua­ción que vi­vi­mos. Los pro­ble­mas si­guen vi­vi­tos y co­lean­do, la cri­sis si­gue y la me­jo­ra del des­abas­te­ci­mien­to gra­cias a im­por­ta­cio­nes ma­si­vas, do­la­ri­zó la eco­no­mía a pre­cios de es­pe­cu­la­ción es­can­da­lo­sa. La in­se­gu­ri­dad cam­pea. Nin­gún es­ce­na­rio es po­si­ti­vo pa­ra el go­bierno. Pe­ro re­cor­de­mos, es­te no es un go­bierno de­mo­crá­ti­co. Es uno sin es­crú­pu­los y dis­pues­to a to­do. Las in­ge­nui­da­des y las va­ci­la­cio­nes, esas sí lo fa­vo­re­cen.

Re­cor­de­mos que la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la se re­sol­ve­rá en la ca­lle. De­pen­de de la di­ri­gen­cia opo­si­to­ras que la gen­te gri­te: ¡Fue­ra Maduro! O “¡Que se va­yan to­dos” co­mo en la Ar­gen­ti­na de De la Rúa.

Re­cor­de­mos que los Trump, los Chá­vez, las Le Pen, los Pe­pe Gri­llo, los Ber­lus­co­ni es­tán co­mo cai­ma­nes en bo­ca de ca­ño.

Es­ta pe­lea no se ga­na a lo me­ro ma­cho co­mo Juan Cha­rras­quea­do, pe­ro se pue­de per­der si nos com­por­ta­mos co­mo Bam­bi. ¡DIÁ­LO­GO CON RE­CREO Y TO­DO! La me­sa de con­ver­sa­ción en­tre go­bierno y opo­si­ción no tie­ne co­rres­pon­den­cia en tiem­po con la si­tua­ción que los obli­gó al ca­ra a ca­ra. Se sen­ta­ron jun­tos por vez pri­me­ra el 30 de oc­tu­bre, se re­en­con­tra­ron 11 días des­pués (11-12 de no­viem­bre) y se ve­rán de nue­vo el 6 de di­ciem­bre (24 días más tar­de). Mien­tras tan­to, dia­ria­men­te, el ham­bre, la sa­lud y la in­se­gu­ri­dad in­cre­men­tan sus víc­ti­mas. O sea, la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria va por el as­cen­sor y el diá­lo­go lo ha­ce por las es­ca­le­ras.

Da la sen­sa­ción que es­tán dia­lo­gan­do pa­ra or­ga­ni­zar un even­to de­por­ti­vo; no pa­ra su­pe­rar una emer­gen­cia de vi­da o muer­te. En vez de un par­la­men­to per­ma­nen­te pa­ra re­sul­ta­dos tan­gi­bles in­me­dia­tos, apa­re­cen sus pro­ta­go­nis­tas ca­si 15 días des­pués pa­ra re­ve­lar un gran lo­gro: “El diá­lo­go se es­tá for­ta­le­cien­do”. Se­ño­res, lo que es­tá ro­bus­te­ci­do y a pun­ta de es­ta­llar es el des­con­ten­to so­cial; en­ton­ces, sus par­si­mo­nio­sos en­cuen­tros ser­vi­rán de po­co o na­da. Aca­so no es­cu­chan a las ma­dres y a los ni­ños llo­rar.

La re­pre­sen­ta­ción de la MUD hi­zo men­ción a la po­si­bi­li­dad de elec­cio­nes en Ama­zo­nas pa­ra dipu­tados y del nom­bra­mien­to de rec­to­res del CNE, pe­ro sin día, ni mes ni año. Por su par­te el ré­gi­men pro­po­ne pa­rar la gue­rra eco­nó­mi­ca (¿?), acor­dar con la em­pre­sa pri­va­da (con qué dó­la­res) y con­vi­ven­cia en paz (en­friar las ca­lles); pre­ten­de una es­pe­cie de co­go­bierno con la opo­si­ción pa­ra com­par­tir tan pe­sa­do fra­ca­so po­lí­ti­co.

En re­su­men, el ré­gi­men lo­gró sus­pen­der la mar­cha a Mi­ra­flo­res, echar­le tie­rri­ta al re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, pos­po­ner las re­gio­na­les y me­ter las pro­tes­tas en el re­fri­ge­ra­dor. La MUD anotó con li­ber­tad a un 3% de los pre­sos po­lí­ti­cos. Des­pués de dos in­nings el go­bierno ga­na el jue­go 4 a 1.

¡TRUMP EN LA MI­RA DEL MUN­DO! La vic­to­ria de Do­nald Trump es­tre­me­ció al mun­do eco­nó­mi­co y aún le tiem­blan las pier­nas a alia­dos y opo­si­to­res del im­pe­rio es­ta­dou­ni­den­se. No siem­pre ga­na el me­jor can­di­da­to, sino el que me­jor se mer­ca­dea; de allí su tre­men­dis­mo elec­to­ral pa­ra vi­si­bi­li­zar su op­ción. Aho­ra co­mo pre­si­den­te ha cam­bia­do su dis­cur­so, sin de­jar de ser im­pre­de­ci­ble. En­tre lo bueno, re­gu­lar o ma­lo que pue­da re­sul­tar su ges­tión, la im­pro­vi­sa­ción pa­re­ce más ajus­ta­da a las cos­tu­ras que de­jó ver. Con la con­fir­ma­ción es­ta se­ma­na de su gabinete, po­dría­mos de­du­cir por dón­de van los ti­ros. Más que preo­cu­par­se por Trump, al ré­gi­men ve­ne­zo­lano de­be­ría in­quie­tar­le más un Con­gre­so con­so­li­da­do por los re­pu­bli­ca­nos con Mar­co Ru­bio en la azo­tea… ¡VA­MOS VA­LEN­CIA! Con es­te gri­to de gue­rra el al­cal­de Mi­guel Coc­chio­la re­to­mó las rien­das del Mu­ni­ci­pio, con­vo­can­do a los Con­se­jos Co­mu­na­les pa­ra enfrentar los pro­ble­mas de la ciu­dad. “En­tre to­dos po­de­mos más”, di­jo el bur­go­maes­tre con­ven­ci­do de que en po­cos días re­gu­la­ri­za­rá la re­co­lec­ción de la ba­su­ra. El plan pi­lo­to con los ve­ci­nos de San Blas ha te­ni­do tan­to éxi­to que lo ex­ten­de­rá a las otras pa­rro­quias. Se­ña­ló que a las crí­ti­cas mal­sa­nas les res­pon­de con tra­ba­jo. “Esos son de los que se ti­ran al sue­lo pa­ra ver si le can­tan un pe­nal­ti”, se de­jó es­cu­char en­tre sus acom­pa­ñan­tes… ¡COIN­CI­DEN­CIA PU­RA! La dis­cre­cio­na­li­dad del CNE es una epi­de­mia que ha con­ta­gia­do a la Co­mi­sión Elec­to­ral de la UC en el re­cien­te pro­ce­so de la Aso­cia­ción de Pro­fe­so­res. No ha si­do po­si­ble, des­pués de 10 días, que pro­cla­me a Eu­cli­des Que­ra­les pre­si­den­te, y a la plan­cha 3 co­mo ga­na­do­res in­dis­cu­ti­dos de las elec­cio­nes. De que se pe­ga, se pe­ga… ¡EL ME­JOR CACHITO! Si desean de­gus­tar el me­jor pan de cachito de Va­len­cia, há­gan­lo en la pa­na­de­ría Pan de Ca­sa Ca­fé ubi­ca­do al la­do de Asa­dos El Bos­que en la ave­ni­da Bo­lí­var. Cru­jien­te y ge­ne­ro­so su re­lleno. Re­co­men­da­mos el de ja­món con que­so y sal­chi­chón, acom­pa­ña­do de un buen ca­fé. LA SO­BE­RA­NÍA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.