Be­lla Flo­ri­da II con ver­te­de­ro im­pro­vi­sa­do

Ve­ci­nos so­li­ci­tan que el aseo ur­bano re­ti­re los des­per­di­cios que afec­tan la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes

Notitarde - - Miguel Peña-rafael Urdaneta-negro Primero - Pa­ra de­nun­cias co­mu­ní­que­se a los te­lé­fo­nos: 0241.850.15.14 0241.850.15.22 Co­rreo: co­mu­ni­da­des­sur­no­ti­tar­de@gmail.com

Va­len­cia, no­viem­bre 13 ( Ana M. Ra­mos Ló­pez).- La con­vi­ven­cia con la ba­su­ra ca­da día es más in­so­por­ta­ble pa­ra un apro­xi­ma­do de 35 fa­mi­lias que vi­ven fren­te al cam­po de béis­bol La Man­ga, en el sec­tor Be­lla Flo­ri­da II de la pa­rro­quia “Mi­guel Pe­ña”.

Los más vul­ne­ra­bles a la ex­po­si­ción de es­tos desechos só­li­dos son 10 ni­ños, en­tre ellos dos be­bés que es­tán en el ma­ter­nal Ya­cam­bú. Ese cen­tro de cui­da­do es­tá muy cer­ca de los des­per­di­cios, so­lo los se­pa­ra la ave­ni­da 113, que es la vía prin­ci­pal, por lo que las mos­cas y los roe­do­res tam­bién los afec­tan, ex­pli­có Ma­rit­za Gar­cía, ha­bi­tan­te des­de ha­ce 10 años y pro­pie­ta­ria de la guar­de­ría.

El ver­te­de­ro im­pro­vi­sa­do se for­mó ha­ce ca­si dos me­ses, cuan­do un gru­po de fa­mi­lias co­men­zó a arro­jar to­do ti­po de re­si­duos a la ace­ra pa­ra in­va­dir un te­rreno que co­lin­da con el es­ta­dio, allí se que­dó ese ma­te­rial y po­co a po­co re­si­den­tes tam­bién co­men­za­ron a re­pe­tir la ac­ción, ex­pli­có Nel­son Al­ca­lá, miem­bro de la me­sa de con­tra­lo­ría del con­se­jo co­mu­nal de Be­lla Flo­ri­da II, zo­na con más de 18 años de fun­da­da. Li­mi­ta con Los Cao­bos, Ri­car­do Urrie­ra y Los Par­ques y es ha­bi­ta­da por 347 fa­mi­lias.

Ma­rit­za Gar­cía di­jo que la ba­su­ra ca­si siem­pre es­tá re­ga­da en la ca­lle por­que no so­lo los pe­rros rom­pen las bol­sas, tam­bién lo ha­cen las per­so­nas pa­ra bus­car al­go de co­mi­da. “El otro día tu­ve que qui­tar de la ace­ra de mi ca­sa unos cue­ros de po­llo que es­ta­ban re­ga­dos”, ex­pre­só. En un in­ten­to por evi­tar que en la is­la que se­pa­ra los sen­ti­dos de la vía tam­bién se man­ten­ga re­ple­ta de desechos, ve­ci­nos han sem­bra­do plan­tas. El ob­je­ti­vo se cum­ple a me­dias por­que al­gu­nos ha­bi­tan­tes si­guen con el mis­mo há­bi­to, mien­tras que otros se lle­van las ma­tas sin au­to­ri­za­ción.

Al­ca­lá ase­gu­ró que des­de el con­se­jo co­mu­nal se ha con­sig­na­do al Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal del Am­bien­te di­ver­sas so­li­ci­tu­des pa­ra que los ca­mio­nes com­pac­ta­do­res cum­plan con el ho­ra­rio, es de­cir, re­co­ger los des­per­di­cios tres ve­ces a la se­ma­na, in­clu­so los es­cri­tos que en­tre­ga­ron al IMA es­tán acom­pa­ña­dos por ma­te­rial au­dio­vi­sual que co­rro­bo­ra la si­tua­ción con la que li­dian to­dos los días, pre­ci­só el di­ri­gen­te ve­ci­nal.

Con­cien­cia ciu­da­da­na tam­bién pi­die­ron los en­tre­vis­ta­dos a sus ve­ci­nos. Evi­tar desechar es­com­bros en el lu­gar ayu­da­ría a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da to­dos, coin­ci­die­ron los con­sul­ta­dos.

Ma­le­za es la gua­ri­da

A la ba­su­ra se le su­ma la ma­le­za, es­to crea las con­di­cio­nes per­fec­tas pa­ra que los de­lin­cuen­tes se ocul­ten y asal­ten a los tran­seún­tes, aña­die­ron Nel­son Al­ca­lá y Adol­fo Ra­mos, es­te úl­ti­mo vi­ve allí des­de ha­ce 20 años. Apro­ve­chó pa­ra so­li­ci­tar la pre­sen­cia de pa­tru­lla­je en ho­ras noc­tur­nas. Re­co­no­ció que si ve bri­ga­das del Cuer­po de la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na y la Po­li­cía de Ca­ra­bo­bo, pe­ro no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra con­tra­rres­tar a los asal­tan­tes, por­que en el mo­men­to en el que se ne­ce­si­tan no hay fun­cio­na­rios.

En opi­nión de Al­ca­lá, la in­se­gu­ri­dad es uno de los pro­ble­mas más preo­cu­pan­tes. Los ro­bos en lo­ca­les y vi­vien­das ca­da vez son más fre­cuen­tes. De acuer­do con su es­ti­ma­ción, se in­cre­men­tó en es­te año. Men­cio­nó el asal­to a mano ar­ma­da de un ha­bi­tan­te fren­te a su ca­sa, pa­ra qui­tar­le su vehícu­lo, el atra­co al pro­pie­ta­rio de la char­cu­te­ría, ade­más de la fe­rre­te­ría. “Yo fui víc­ti­ma de ro­bo, a mí me qui­ta­ron mis dos ai­res acon­di­cio­na­dos”.

El re­pre­sen­tan­te del con­se­jo co­mu­nal di­jo que tam­bién so­li­ci­ta­ron ma­yor se­gu­ri­dad a la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de Va­len­cia en una vi­si­ta que rea­li­za­ron al ayun­ta­mien­to ha­ce más de 20 días, pe­ro no ob­tie­nen res­pues­tas sa­tis­fac­to­rias.

Los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de que su lla­ma­do sea aten­di­do a la bre­ve­dad po­si­ble. El equi­po re­por­te­ril que vi­si­tó la co­mu­ni­dad in­ten­tó con­tac­tar vía te­le­fó­ni­ca a Jo­sé An­to­nio Gar­cía, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal del Am­bien­te (IMA), pa­ra ob­te­ner la ver­sión ofi­cial de esa de­pen­den­cia de la Al­cal­día de Va­len­cia, pe­ro no fue po­si­ble es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­ción.

La ave­ni­da 113 es el es­pa­cio que se­pa­ra el de­pó­si­to de ba­su­ra y las vi­vien­das que es­tán jus­to en fren­te, en­tre ellos es­tá un ma­ter­nal.

La ma­le­za en la zo­na es otro de los re­cla­mos de los con­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.