¡La es­pe­ran­za se sien­te!

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ale­jan­dro Feo La Cruz Twit­ter: @Afeo­la­cruz

En es­te 2016 Ve­ne­zue­la atra­vie­sa la peor de las cri­sis que ha­ya

ex­pe­ri­men­ta­do. To­do de­bi­do al tes­ta­ru­do em­pe­ño gu­ber­na­men­tal de man­te­ner­se co­mo un Es­ta­do so­bre­pro­tec­tor, lo que al fi­nal de­ri­vó en un apa­ra­to in­efi­caz y co­rrup­to.

En la Al­cal­día de Na­gua­na­gua no so­mos aje­nos a es­ta reali­dad. Sin em­bar­go, en ba­se a una cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción lo­gra­mos cum­plir nues­tro com­pro­mi­so de ga­ran­ti­zar una me­jor ca­li­dad de vi­da a nues­tros ve­ci­nos.

Du­ran­te la re­cien­te pre­sen­ta­ción que hi­ci­mos an­te el Con­se­jo Lo­cal de Pla­ni­fi­ca­ción Pú­bli­ca in­for­ma­mos có­mo tra­ba­ja­mos con el 86% de re­cur­sos pro­pios y so­lo el 14% de re­cur­sos pro­ve­nien­tes del Si­tua­do Cons­ti­tu­cio­nal.

El 64% de esos re­cur­sos fue dis­pues­to pa­ra la in­ver­sión so­cial. Co­mo ejem­plo des­ta­ca­mos las me­jo­ras de via­li­dad, con las 7.400 to­ne­la­das de as­fal­to co­lo­ca­das a lo lar­go y an­cho del mu­ni­ci­pio, y las am­plia­cio­nes de las ave­ni­das Uni­ver­si­dad, Va­len­cia y Salvador Feo La Cruz.

En ayu­das eco­nó­mi­cas pa­ra exá­me­nes, ope­ra­cio­nes o con­sul­tas, así co­mo en la en­tre­ga de equi­pos mé­di­cos, en­tre­ga­mos 13.960.350 bo­lí­va­res, be­ne­fi­cian­do a 49.757 per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos.

El pro­gra­ma Ca­sas de La Ale­gría su­mó 4.000 mu­je­res be­ne­fi­cia­das di­rec­ta­men­te y 13.910 per­so­nas fa­vo­re­ci­das in­di­rec­ta­men­te. Mien­tras que con las alian­zas edu­ca­ti­vas que man­te­ne­mos con el CUAM, UJAP, UNIPAP y Alia­das en Ca­de­na, arri­ba­mos a 7.000 jó­ve­nes y adul­tos be­ne­fi­cia­dos.

En los cua­tro cen­tros de me­di­ci­na pre­ven­ti­va ubi­ca­dos en Ta­ra­pío, Bri­sas de Ca­ra­bo­bo, Las Quin­tas y Ma­la­gón, más las clí­ni­cas mó­vi­les ads­cri­tas a nues­tra Di­rec­ción de Sa­lud, fue­ron aten­di­das 55.000 per­so­nas.

To­do lo an­tes ci­ta­do, más las obras que por ra­zo­nes de es­pa­cio omi­ti­mos, po­drían re­sul­tar po­co an­te la mag­ni­tud de la cri­sis. Pe­ro créan­nos, no des­ma­ya­re­mos en nues­tra ta­rea de ma­xi­mi­zar la efec­ti­vi­dad de los re­cur­sos, siem­pre a fa­vor de los ve­ci­nos.

¡Des­de Na­gua­na­gua en Ca­ra­bo­bo la es­pe­ran­za se sien­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.