El Pa­pa in­vi­tó a va­rios in­di­gen­tes a una mi­sa en la Ba­sí­li­ca San Pe­dro

An­tes de fi­na­li­zar el Año San­to

Notitarde - - Internacional -

Ciu­dad del Va­ti­cano, no­viem­bre 13 ( AP).- El pa­pa Fran­cis­co ce­dió el do­min­go va­rios asien­tos pri­vi­le­gia­dos a per­so­nas sin ho­gar pa­ra una mi­sa en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro del Va­ti­cano. Los in­di­gen­tes ocu­pa­ron el si­tio cer­ca del al­tar jun­to con car­de­na­les y otros pre­la­dos de im­pe­ca­ble ves­ti­men­ta ver­de.

El Pa­pa los in­vi­tó a una de sus úl­ti­mas mi­sas del Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia, que ter­mi­na el 20 de no­viem­bre.

Al­gu­nos de los in­di­gen­tes lu­cían bar­bas ra­las y ro­pa su­cia o des­ga­rra­da. Un hom­bre mos­tra­ba un gran ta­tua­je en el cue­ro ca­be­llu­do al in­cli­nar­se a re­zar, en con­tras­te con la ves­ti­men­ta pul­cra de los fie­les cer­ca del al­tar.

Jun­to a los car­de­na­les y otros miem­bros des­ta­ca­dos de la Igle­sia ves­ti­dos de ver­de, va­rios in­di­gen­tes se sen­ta­ron cer­ca del ela­bo­ra­do al­tar cen­tral. Al­gu­nos mos­tra­ban lar­gas bar­bas, cha­que­tas man­cha­das y ro­tas y, en el ca­so de un hom­bre, un gran ta­tua­je en la ca­be­za cal­va que se hi­zo evi­den­te al in­cli­nar­se.

En su ho­mi­lía, Fran­cis­co di­jo que Dios y el pró­ji­mo son las ma­yo­res ri­que­zas en la vi­da.

“To­do lo de­más -el cie­lo, la tie­rra, to­do lo que es be­llo, in­clu­so es­ta ba­sí­li­ca- pa­sa­rá, pe­ro ja­más de­be­mos ex­cluir a Dios y al pró­ji­mo de nues­tras vi­das’’, di­jo el Pa­pa.

El pon­tí­fi­ce am­plió sus de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes so­bre la ne­ce­si­dad de alen­tar las políticas so­cia­les de la in­clu­sión con­tra el tras­fon­do de po­lí­ti­cos que de­ben su po­pu­la­ri­dad cre­cien­te a que pro­mue­ven políticas de ex­clu­sión de in­mi­gran­tes de otras re­li­gio­nes, ra­zas u orí­ge­nes ét­ni­cos en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

“Es omi­no­so que nos es­te­mos acos­tum­bran­do a es­te re­cha­zo’’, di­jo Fran­cis­co.

“De­be­mos preo­cu­par­nos cuan­do nues­tras conciencias es­tán anes­te­sia­das y ya no ve­mos al her­mano o la her­ma­na que su­fre a nues­tro la­do o no ad­ver­ti­mos los pro­ble­mas gra­ves en el mun­do, que se con­vier­ten en un son­so­ne­te en las no­ti­cias ves­per­ti­nas’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.