Ham­pa se equi­pa pa­ra di­ciem­bre en el Mer­ca­do La Candelaria

Hur­ta­ron en sie­te lo­ca­les co­mer­cia­les es­te sá­ba­do

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, no­viem­bre 13 (Ru­bén Bo­lí­var Idro­go).- In­dig­na­dos se sien­ten los arren­da­ta­rios del Mer­ca­do Pe­ri­fé­ri­co La Candelaria por­que ven có­mo de­lin­cuen­tes de ba­ja mon­ta se equi­pan pa­ra re­ci­bir las fies­tas de­cem­bri­nas des­va­li­jan­do los lo­ca­les de los co­mer­cian­tes ho­nes­tos que so­bre­vi­ven an­te es­ta si­tua­ción eco­nó­mi­ca crí­ti­ca por la que es­tá pa­san­do el país.

En una voz al uní­sono le ma­ni­fes­ta­ron al re­gi­dor del mer­ca­do, Juan Car­los Pin­to, que se ol­vi­de de co­brar los cá­no­nes de arren­da­mien­to, es­to en vis­ta del hur­to a sie­te lo­ca­les en ho­ras de la no­che del sá­ba­do.

Los de­lin­cuen­tes abrie­ron un hue­co en una de las ma­llas de hie­rro que sir­ve de pro­tec­tor a las ins­ta­la­cio­nes del mer­ca­do. Co­mo los pro­pios bar­ba­ra­zos car­ga­ron con la char­cu­te­ría de va­rios lo­ca­les. “Se lle­va­ron mor­ta­de­la, ja­món, que­so, cho­ri­zos, en­tre otras co­sas más. A una ami­ga que le ro­ba­ron la re­ba­na­do­ra, có­mo va a tra­ba­jar aho­ra”, sos­tu­vie­ron los afec­ta­dos.

“Nos ne­ga­mos a pa­gar la men­sua­li­dad. En­tre ocho a 10 ne­go­cios son vio­len­ta­dos por los la­dro­nes, en es­pe­cial los fi­nes de se­ma­na cuan­do es­ta­mos más equi­pa­dos. No des­car­ta­mos com­pli­ci­dad in­ter­na con los la­dro­nes”, ase­ve­ra­ron va­rios co­mer­cian­tes.

Por otro la­do pre­gun­tan: ¿Có­mo ha­ce una per­so­na que le hur­tan to­da o ca­si to­da la mer­can­cía? “Las au­to­ri­da­des sí son bue­nas pa­ra co­brar. Si pa­sas dos me­ses sin pa­gar te apli­can un pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo que con­lle­va a que tu pues­to lo pue­den ven­der sin de­re­cho a pa­ta­leo”.

El Mer­ca­do Pe­ri­fé­ri­co La Candelaria cuen­ta con un so­lo vi­gi­lan­te. Es im­po­si­ble que una per­so­na pue­da vi­gi­lar un es­pa­cio tan gran­de. Por tal mo­ti­vo, les re­co­mien­dan a las au­to­ri­da­des que pon­gan co­mo mí­ni­mo cua­tro hom­bres pa­ra rea­li­zar ese tra­ba­jo.

Es­ta si­tua­ción des­agra­da­ble la tie­nen vi­vien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po los arren­da­ta­rios de La Candelaria. Ya van 17 hur­tos en los úl­ti­mos me­ses.

“Que des­agra­da­ble sor­pre­sa nos lle­va­mos cuan­do a las 6:00 de la ma­ña­na abri­mos las puer­tas de nues­tros lo­ca­les. Es im­po­si­ble ex­pli­car el de­ses­pe­ro, la de­cep­ción, el do­lor y la tris­te­za que sen­ti­mos cuan­do ha­lla­mos nues- tro ne­go­cio pe­lao, sin na­da. Pen­sa­mos en nues­tros hi­jos, fa­mi­lia, deu­das. Aquí se res­pi­ra la ne­gli­gen­cia de una ge­ren­cia que no res­pon­de a nues­tros in­tere­ses, a nues­tros de­re­chos”, pun­tua­li­za­ron va­rios arren­da­ta­rios.

Fi­nal­men­te, le exi­gen al re­gi­dor del mer­ca­do que se abo­que a la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad, a la fal­ta de alum­bra­do que rei­na en el lu­gar que les da de co­mer a mu­chas fa­mi­lias ca­ra­bo­be­ñas.

“Aquí no que­re­mos ge­ren­tes que pa­re­cen más bien ador­nos de ar­bo­li­tos, que­re­mos bue­nos ge­ren­tes que nos ga­ran­ti­cen bie­nes­tar y se­gu­ri­dad en nues­tro si­tio de tra­ba­jo”, agre­ga­ron los afec­ta­dos.

El mer­ca­do so­lo cuen­ta con un vi­gi­lan­te, don­de al me­nos se ame­ri­tan cua­tro pa­ra cum­plir re­gu­lar­men­te la se­gu­ri­dad en el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.