La Ma­ca­bra Trai­ción de los Coc­chi­ni­tos

Notitarde - - Ciudad - César Bur­gue­ra

La ba­su­ra

En el ele­va­do des­pa­cho del mu­ni­ci­pal ayun­ta­mien­to, se con­fun­den en­tre lo­do y fé­ti­do fan­go. Sus cuer­pos han au­men­ta­do des­pro­por­cio­na­da­men­te de pe­so, la ves­ti­men­ta pa­re­ce no so­por­tar el cre­ci­mien­to del ab­do­men, van ad­qui­rien­do la por­ci­na fi­so­no­mía de ver­da­de­ros Coc­chi­ni­tos que celebran la au­sen­cia del al­cal­de pa­ra po­der aco­me­ter sin re­ser­vas sus múl­ti­ples des­ma­nes y ex­ce­sos. Han lle­ga­do a la osa­día de pla­ni­fi­car, con al­gu­nos cir­cuns­tan­cia­les alia­dos, que se de­cla­re la au­sen­cia ab­so­lu­ta de Mi­guel Coc­chio­la, aque­ja­do de sa­lud y per­se­gui­do por di­fe­ren­tes fan­tas­mas. Los 3 Coc­chi­ni­tos pien­san en fu­tu­ros even­tos elec­to­ra­les e im­pues­tas can­di­da­tu­ras, que uno de ellos pue­da ser el un­gi­do por el vo­to po­pu­lar pa­ra asu­mir las rien­das de la ca­pi­ta­li­na al­cal­día, mien­tras que Va­len­cia, sus ave­ni­das y ca­lles son el trá­gi­co es­ce­na­rio don­de la ba­su­ra pa­re­ce col­mar­lo to­do, aguar­dan­do in­ge­nua­men­te al­gu­na res­pues­ta o bá­si­ca vo­ca­ción por par­te del en­te mu­ni­ci­pal.

Los apro­ba­dos re­cur­sos

Es­te mis­mo es­pa­cio, es­tás lí­neas, han ser­vi­do de so­por­te pa­ra el re­cla­mo po­pu­lar so­bre el gra­ve pro­ble­ma de la ba­su­ra, de la re­co­lec­ción de desechos só­li­dos que en po­cos días asu­mi­rá la te­rri­ble con­di­ción de ser in­con­tro­la­ble, lle­gan­do a com­pro­me­ter se­ria­men­te la sa­lud del ha­bi­tan­te, de las co­mu­ni­da­des más ne­ce­si­ta­das. Lle­ga­mos a pen­sar que la uná­ni­me apro­ba­ción de 300 mi­llo­nes de bo­lí­va­res por par­te de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal re­pre­sen­ta­ba el ins­tru­men­to pa­ra la erra­di­ca­ción de la di­fi­cul­to­sa ca­la­mi­dad, pe­ro nue­va­men­te apa­re­ció la co­di­cia y des­me­di­da am­bi­ción de los 3 Coc­chi­ni­tos, quie­nes ac­tuan­do de es­pal­das al aque­ja­do al­cal­de, de­ci­die­ron des­viar o des­ti­nar los in­gen­tes re­cur­sos pa­ra tri­via­les obras, al­gu­nas con la dé­bil ex­cu­sa de la cul­tu­ra o di­la­pi­dán­do­los en pu­bli­ci­dad pa­ra ex­hi­bir el cí­ni­co le­ma de “Va­len­cia Bo­ni­ta”. Mi­guel Coc­chio­la re­fle­xio­na y se arre­pien­te de no ha­ber es­cu­cha­do la voz sa­bia del co­mún cuan­do le ad­ver­tía de lo no­ci­vo de su en­torno gu­ber­na­men­tal, de los in­fa­mes 3 Coc­chi­ni­tos que hoy se han con­ver­ti­do en sus ver­da­de­ros sa­yo­nes, sus des­lea­les azo­tes.

El for­za­do re­gre­so

Des­de el ex­te­rior dia­ria­men­te Coc­chio­la re­ci­bía fa­mi­lia­res re­por­tes que ha­bla­ban del ru­ti­na­rio ejer­ci­cio de asal­to al era­rio pú­bli­co den­tro del ayun­ta­mien­to, el vul­gar y ce­rra­do re­par­to del bo­tín, pe­ro los cer­ca­nos emi­sa­rios en las ex­haus­ti­vas pes­qui­sas hi­cie­ron un ines­pe­ra­do ha­llaz­go, dra­má­ti­ca­men­te y de ma­ne­ra in­me­dia­ta trans­mi­tie­ron al con­va­le­cien­te al­cal­de que es­ta­ba en mar­cha, en pleno desa­rro­llo, una per­ver­sa cons­pi­ra­ción lle­va­da a ca­bo por los 3 Coc­chi­ni­tos pa­ra des­ban­car­lo de sus ele­va­das fun­cio­nes co­mo re­gi­dor de la ciu­dad. Mi­guel, sin rea­li­zar no­ti­fi­ca­ción o ad­ver­ten­cia al­gu­na y mu­cho me­nos al con­ju­ra­do tri­den­te, op­tó por el pre­su­ro­so re­torno a la pa­tria, in­te­rrum­pien­do tra­ta­mien­tos y ri­gu­ro­sos exá­me­nes tan ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar su de­fi­ni­ti­vo res­ta­ble­ci­mien­to. La sú­bi­ta apa­ri­ción tra­jo con­si­go que el asom­bro y des­con­cier­to se plas­ma­ran en las re­don­dos y abul­ta­dos ros­tros de los in­gra­tos e in­fie­les Coc­chi­ni­tos que ha­bían lle­ga­do has­ta or­na­men­tar su pe­cu­liar chi­que­ro con un ro­bus­to pino pa­ra ce-

le­brar el arri­bo de las fes­ti­vi­da­des pas­cua­les y na­vi­de­ñas.

La inopor­tu­na de­cla­ra­ción

Pre­vio al ines­pe­ra­do re­gre­so de Mi­guel Coc­chio­la se pro­du­jo, a ma­ne­ra de anéc­do­ta, una in­só­li­ta de­cla­ra­ción del pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal del Am­bien­te, don­de en un es­ta­do de preo­cu­pan­te exal­ta­ción y si­guien­do es­tric­ta­men­te el guión y di­rec­tri­ces de los in­con­se­cuen­tes cer­dos, de­nun­cia­ba que la ciu­dad es­ta­ba sien­do ase­dia­da por un cri­mi­nal sa­bo­teo por par­te de las em­pre­sas re­co­lec­to­ras que se ne­ga­ban a re­co­ger la ba­su­ra por me­ses acu­mu­la­da y que es­tas mal­he­cho­ras em­pre­sas ha­bían da­do ins­truc­cio­nes a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res pa­ra que ini­cia­ran una huel­ga en el mis­mí­si­mo re­cin­to mu­ni­ci­pal. An­te la gra­ve acu­sa­ción de que las em­pre­sas Ur­ba­ser, Trans­por­te y Lo­gís­ti­ca Ace­ro Tres Mil, Pa­so Ver­de, Ril­ca y 5 Ejes se ha­bían aso­cia­do pa­ra per­ju­di­car a la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal y ser pú­bli­ca­men­te se­ña­la­dos co­mo los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del pro­ble­ma de la ba­su­ra en nues­tra ciu­dad, sur­gen in­me­dia­ta­men­te tres interrogantes: ¿Quién las con­tra­tó?, ¿ Quié­nes la su­per­vi­sa­ron? Y fi­nal­men­te la más sus­pi­caz: ¿Quién les pa­gó? El mis­mo pre­si­den­te del IMA, Jo­sé An­to­nio Gar­cía, en ves­per­ti­nas ho­ras, en la tar­de de aquel día de su des­liz o des­afor­tu­na­da de­cla­ra­ción, lla­ma­ba te­le­fó­ni­ca y enér­gi­ca­men­te a los eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas Ril­ca y 5 Ejes pa­ra que sus­pen­die­ran cual­quier ac­ti­vi­dad que tu­vie­ra al­gún ti­po de víncu­lo con la re­co­lec­ción de desechos só­li­dos. An­te es­ta inacep­ta­ble con­duc­ta, se tie­nen que es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des. No exis­te ras­go o signo al­guno que nos in­di­que la pre­sen­cia de al­gún sa­bo­teo, sen­ci­lla­men­te es la de­li­be­ra­da in­com­pe­ten­cia e inep­ti­tud for­man­do par­te de la des­cu­bier­ta cons­pi­ra­ción con­tra Mi­guel Coc­chio­la.

La le­ja­na so­lu­ción

An­te su arri­bo sur­gía la im­pos­ter­ga­ble obli­ga­ción de dar res­pues­tas y ex­pli­ca­cio­nes so­bre el es­ca­bro­so te­ma de la ba­su­ra, el al­cal­de or­de­nó que le fue­ra re­dac­ta­da una no­ta de pren­sa, los 3 Coc­chi­ni­tos ob­ser­va­ban que esa so­li­ci­tud cons­ti­tuía una ex­cep­cio­nal opor­tu­ni­dad pa­ra con­ti­nuar con su cons­pi­ra­ti­vo plan. El Coc­chi­ni­to de re­tó­ri­ca pa­ja, de Ba­ca­lao ba­ga­je, le hi­zo lle­gar una suer­te de im­pro­vi­sa­do co­mu­ni­ca­do que de­be­ría cum­plir su im­pos­ter­ga­ble ob­je­ti­vo, lle­nar de in­cer­ti­dum­bre y des­con­cier­to a to­da la ciu­dad. Así Coc­chio­la em­pe­za­ba a se­ña­lar que con su re­gre­so ha­bía ce­sa­do la huel­ga que ha­bían pro­mo­vi­do las em­pre­sas de re­co­lec­ción, es de­cir, que de­bi­mos es­pe­rar pa­cien­te­men­te su re­torno pa­ra que cul­mi­na­ra el con­flic­to y que Va­len­cia, en su au­sen­cia, fue­ra so­me­ti­da a los ri­go­res y em­ba­tes del ca­si in­con­tro­la­ble pro­ble­ma de la ba­su­ra, lo que sig­ni­fi­ca­ría que el al­cal­de en­car­ga­do, el ma­yor de los Coc­chi­ni­tos, es la exac­ta de­fi­ni­ción de in­ca­pa­ci­dad e inuti­li­dad o se cons­ti­tu­ye en el há­bil y di­rec­to pro­mo­tor de los en­fren­ta­mien­tos. Por otra par­te, la sor­pre­sa nos asal­ta cuan­do el al­cal­de se­ña­la que fiel a sus ideas y prin­ci­pios quie­re ser par­te de la so­lu­ción, en una ex­hi­bi­ción de su­pi­na ig­no­ran­cia, ya que la re­co­lec­ción de desechos só­li­dos, el ne­ce­sa­rio ac­to de re­co­ger la ba­su­ra, es com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de las al­cal­días. Fi­nal­men­te, ya su­mer­gi­do y atra­pa­do por la puer­ca ce­la­da, por el per­ver­so co­mu­ni­ca­do, Coc­chio­la nos pro­me­te que en lap­so de 10 días es­ta­rá com­ple­ta­men­te re­suel­to el com­ple­jo in­con­ve­nien­te de la ba­su­ra. Nos con­vo­ca la me­mo­ria, es el ní­ti­do re­cuer­do cuan­do el 30 de sep­tiem­bre del 2015, ro­dea­do por los mis­mos que hoy son sus trai­do­res y mi­se­ra­bles ver­du­gos, ha­cía una si­mi­lar pro­pues­ta y que sus ma­te­má­ti­cos cálcu­los le in­di­ca­ban que en 5 días Va­len­cia es­ta­ría lim­pia, asea­da y pul­cra. Tre­ce me­ses han trans­cu­rri­do y la de­sidia e inep­ti­tud se agol­pa y api­la en ca­da ave­ni­da, en ca­lle de nues­tra mal­tra­ta­da ciu­dad ca­pi­tal. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.